España: La estrategia del multilateralismo

lunes, 14 de marzo de 2005
Madrid, 14 de marzo (apro) - La primera Cumbre Mundial sobre Democracia, Terrorismo y Seguridad –celebrada la semana anterior en esta ciudad, en el marco del primer aniversario de los ataques del 11 de marzo— ayudó al gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero a reencontrar un lugar destacado en la política internacional El acto –en que participaron 200 expertos y al que asistieron una docena de jefes de Estado y el secretario general de la ONU, Kofi Annan— reflejó el apoyo internacional a la visión de política exterior que impulsa el nuevo gobierno español: el multilateralismo Washington mira con recelo al gobierno de Rodríguez Zapatero Le incomoda que el jefe del gobierno español proponga en foros internacionales que el multilateralismo deba relevar a la presión “imperial” Pero ello le ha granjeado simpatías internacionales a Rodríguez Zapatero El mandatario español aprovechó una reunión que sostuvo con Annan para aterrizar la propuesta de “alianza de civilizaciones” que ya había lanzado durante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en septiembre pasado, y que le valió ser invitado a participar en las sesiones de la próxima reunión de la Liga Árabe En el contexto de la Cumbre de Madrid, el proyecto de Rodríguez Zapatero también se “vendió” como un elemento indispensable para rebajar las tensiones con el mundo árabe y, por tanto, útil para prevenir más estallidos terroristas Annan, por su parte, también hizo planteamientos que lo acercaron a las tesis de Rodríguez Zapatero Dijo: “Las amenazas pueden ser las armas de destrucción masiva, el terrorismo, la pobreza extrema o la degradación ambiental, y hemos de buscar formas para tratar todos esos problemas Por eso, en Naciones Unidas hemos ligado la lucha antiterrorista al desarrollo En ocasiones puede ser necesaria la fuerza, pero no sólo” Esta “coincidencia” en la comprensión de las relaciones internacionales y de las causas de las tensiones actuales, pretende aprovecharla José Luis Rodríguez Zapatero en dos direcciones: por un lado, hacer visible que su posición es más cercana a la de la ONU que la sostenida por los defensores del unilateralismo, especialmente, el gobierno estadunidense; y por otro, tratar de conseguir un mayor peso, influencia y presencia de España en la ONU Por lo pronto, Rodríguez Zapatero logró una promesa de parte de Annan: que su proyecto de “alianza de civilizaciones” sea gestionado por un Grupo de Alto Nivel y que la ONU lo asuma como propio Además cuenta con el apoyo de la Liga Árabe, la mayoría de los países de la Cumbre Iberoamericana, Francia y Alemania Estos últimos no tendrán más remedio que integrar a España en su eje europeo, si la estrategia de Rodríguez Zapatero, de situar a España como motor permanente del multilateralismo, avanza sin complicaciones Tensión interna A la sombra del aniversario del 11-M, la tensión política en España se acrecentó Los partidos políticos representados en la Comisión de Investigación Parlamentaria del 11-M lograron un acuerdo para presentar 136 recomendaciones al gobierno Éstas van desde el refuerzo de la coordinación entre las fuerzas de seguridad y medidas para incrementar la prevención y la disuasión, hasta un gran paquete de sugerencias para mejorar la atención a las víctimas Sin embargo, los representantes del Partido Popular se negaron a suscribir dicho acuerdo Ello inhibió la imagen de unidad frente al terrorismo, reclamada insistentemente por la sociedad española y, muy especialmente, por los representantes de las víctimas y afectados Por el contrario, los líderes del PP endurecieron su discurso y acusaron al resto de los partidos de haber trabajado con la vista puesta en “otros intereses” El martes 8, el presidente del PP, Mariano Rajoy, argumentó: “Queremos proteger a las víctimas Queremos averiguar la verdad Queremos que se adopten medidas dentro y fuera de España que nos protejan Pero no estamos dispuestos a suscribir un documento que estimamos fraudulento, al servicio de un interés partidista” Rajoy aseguró que la aprobación de las 136 medidas era “una maniobra manifiestamente partidista, que persigue liquidar una investigación antes de completar sus trabajos y, además, parcelar las conclusiones como mejor le convenga al partido del gobierno” Admitió, sin embargo, que las medidas contenidas en el texto eran “razonables, pero incompletas” El portavoz parlamentario del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, respondió: lo que persigue el PP es “deslegitimar todos los trabajos de la comisión porque sólo quieren su verdad, que no es la de la Comisión de Investigación” Durante la votación de las medidas, los diputados del Partido Popular permanecieron sentados y no ejercieron su voto en ningún sentido, ni siquiera el de la abstención En reunión del Consejo de Ministros, efectuada el viernes 11 y marcada por el aniversario de la matanza, Rodríguez Zapatero asumió la gran mayoría de las recomendaciones de la comisión Éstas serán presentadas posteriormente en forma de propuestas ley y proyectos de ley ante el Parlamento Pero el clima de enfrentamiento no termina en esta discrepancia El PP pide con insistencia la dimisión de Gregorio Peces-Barba como alto comisionado para la Atención a las Víctimas El PP fue uno de los siete redactores de la Constitución Española y es actualmente rector de la Universidad Carlos III de Madrid El PP acusa a Rodríguez Zapatero de haberle nombrado para ese cargo con el fin de “engrasar” una posible negociación política con ETA y el entorno de la izquierda abertzale El miércoles 9, durante una sesión en el Senado, a la que acudió voluntariamente el jefe del gobierno, el senador del PP, Ignacio Cosidó, se dirigió al ministro del Interior, José Antonio Alonso, en los siguientes términos “El presidente del gobierno nombró al señor Peces-Barba () como una pieza más en una estrategia de negociación y diálogo con ETA Y para ese diálogo y esa negociación las víctimas son un serio obstáculo, porque lo que éstas no van a consentir es que ustedes por la mañana les digan bonitas palabras, y por la noche estén manteniendo contactos indecentes e inconfesables con los terroristas” Esta escalada verbal del PP se enmarca en su estrategia de oposición sin tregua –y sin pruebas-- De hecho, cuando el Ejecutivo español solicitó al PP explicaciones por esta actitud, éste no dio respuesta El clima que ha rodeado el aniversario de los ataques terroristas también se vio enrarecido por el malestar demostrado por la Asociación de Víctimas del 11-M Pese a que el gobierno ha decidido ampliar el plazo para efectuar las correspondientes reclamaciones de atención e indemnización para las víctimas, los portavoces de la asociación se quejan de la prematura retirada de la asistencia psiquiátrica y psicológica a heridos y familiares También se muestran completamente decepcionados con la actitud de enfrentamiento permanente entre las fuerzas políticas --que impide la unidad reclamada por ellos--, y especialmente molestos están con el comportamiento del PP La presidenta de esta asociación, Pilar Manjón, declaró hace dos semanas que no iban a consentir la “utilización partidista de unas sola de las víctimas”

Comentarios