El Yunque: Religión, política y corrupción

viernes, 18 de marzo de 2005
México, D F, 17 de marzo (apro)- Ya que los católicos militantes de la Organización Nacional de El Yunque no guardaron los 40 días de oración, ayuno y caridad que implica la Cuaresma, por dedicarse a tomar el control total del Partido Acción Nacional (PAN), ahora --además de festinar que la Semana Santa disminuirá el escándalo-- deben reflexionar en estos Días Santos sobre el tamaño de su osadía Si efectivamente son católicos sinceros --y no sólo “meones de agua bendita”, como los llamó Germán Martínez parafraseando a Adolfo Cristlieb Ibarrola--, saben que todo pecado requiere sacrificio, salvo que lo tomen al revés, como suelen hacerlo: El sacrificio fue apoderarse de esa institución política, ahora con Manuel Espino al frente, para redimir del pecado a los mexicanos Qué pecadores somos los mexicanos, caray, que como yo, hasta capaces somos de asumir los sacramentos sagrados para desafiar a nuestra Iglesia Justamente sobre El Yunque, su naturaleza y objetivos, ha escrito un católico panista, congruente con su práctica religiosa y política: Felipe de Jesús Vicencio Álvarez, senador por el estado de Jalisco A él no le importa, como al firmante de este texto, asumir su fe, pero tampoco deslindar Y él, Vicencio Álvarez, habla sobre El Yunque: La intolerancia: El extremismo en el pensamiento lleva al aislamiento; el aislamiento incapacita para entender al otro y termina por llevar a la intolerancia Una organización o una sociedad con actitudes o convicciones de intolerancia es incompatible con la democracia, pues en ésta hay que acometer la ardua tarea de construir la convivencia entre quienes piensan diferente y merecen respeto y aceptación En El yunque parece haber muchos juicios categóricos que excluyen la validez de cualquier otro; son reflexiones que reciben una carga adicional de contenido moral, estableciendo una infranqueable barrera entre los “buenos” y los “malos” En esta perspectiva de confrontación, las agresiones y hasta el crimen pueden ser fácilmente justificados, lo que constituye una grave contradicción con los motivos superiores que los animan Sobre la primordialidad, señaló que “es inaceptable que una organización instrumentalice a un partido político que de buena fe abre sus puertas a todos los que están dispuestos a compartir sus objetivos que, por lo demás, son explícitos y abiertos, no secretos “Si eso ocurriera, estaríamos ante una deslealtad que es inaceptable Y menos aún lo es el servirse de personas como instrumentos con la justificación de la nobleza de la causa En quienes afirman nutrirse de la doctrina cristiana, no puede encontrarse justificación de ninguna especie para tratar a las personas como medios” Reserva: El secreto no es buen amigo de la democracia En los albores del siglo XXI no hay justificación para que exista en nuestras sociedades una organización honorable que deba ocultar su presencia o propósitos… Ese rasgo, lo mismo que la insana afección por el espionaje, son rescoldos de los tiempos de la Guerra Fría que ya debieran ser parte de la historia De nada vale el argumento que pretende matizar afirmando que las actividades de la organización no son secretas, sino reservadas Este es sólo un malabar semántico que no acredita una diferencia sustancial y que da cobertura al autoengaño Para quienes, hipócritas, aluden siempre a la religión católica, piensen, reflexionen, sobre todo en el PAN y en los mexicanos Ustedes ya perdieron Como en las borrascas, que en tiempo breve se asientan polvo, hojas y basura, en el PAN las cosas se van acomodando No es raro: Más fuerte que los principios, no la mentada institucionalidad, lo delicado es quedarse sin chamba Eso ocurrirá Ni Felipe Calderón –quien ya repudia el catolicismo-- ni Santiago Creel –matador de palomas-- ganarán …Y habrá de venir el diluvio Señores del Yunque, lean las Sagradas Escrituras Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios