El "teatro físico" de Bernardo Rubistein

lunes, 21 de marzo de 2005
México, D F, 21 de marzo (apro)- Exbailarín de la compañía El Cuerpo Mutable, Bernardo Rubistein es uno de los pocos mexicanos que ha incursionado dentro del llamado “teatro físico” A punto de iniciar en abril un taller en el Claustro de Sor Juana, el también coreógrafo de cuarenta y dos años explica a Apro las cualidades de este arte apenas conocido en México (Carbono 14 en los 80, y muy recientemente Gecko, en el Festival Internacional Cervantino, son algunos de sus exponentes) El teatro físico, explica, es una nueva forma de ver al intérprete y a su entrenamiento en la escena contemporánea a partir de herramientas concretas que enriquecen el movimiento, la acción y la voz: “Todo es una conjunción histriónica sin asumir el texto como un tótem iniciático Sus bases, al igual que como pasa en todas las artes, borran los límites entre los diferentes estratos sociales y artísticos También las rígidas distinciones entre los sexos enfatizando el conocimiento a través de la improvisación y los múltiples recursos por explotar del pastiche, la parodia, la ironía y el sentido del juego” Este tipo de arte favorece la fragmentación y la ambigüedad como formas de autorreflexión La simultaneidad es permanente y los temas son reelaborados modificando su estructura inicial Por lo mismo, sostiene Rubinstein, “cuestiona el concepto de las grandes narrativas en favor de las mininarrativas, es decir historias que definen pequeñas prácticas, eventos locales, en lugar de conceptos globales a gran escala” Las “mininarrativas son siempre situacionales, provisionales, contingentes e intemporales Esto sin reclamar la llamada universalidad, la razón o la estabilidad del tipo que sea El teatro físico se aleja así de los conceptos tradicionales del teatro No existe ni la verdad absoluta o la realidad permanente” Con una maestría en teatro físico por la Universidad de Surrey en Inglaterra, Rubinstein, investigador del Cenidi-Danza José Limón, apunta: “El teatro físico no es una moda Surge justo cuando Stanislavsky estaba a punto de morir y se da cuenta que era mucho más importante preparar al actor a través del entrenamiento corporal que de la voz Esta propuesta es retomada por Mayerhold y el Bauhauss explorando el espacio y el escenario “Esto se fortalece con la tesis de Artaud del llamado ‘atleta del corazón’ y después todo trasciende a las enseñanzas francesas surgidas después de la Segunda Guerra Mundial” Los participantes de este arte no son ni bailarines ni actores ortodoxos: “Mucho de lo que se hace lo puedes entender a partir de lo que hace Peter Brook con su gente Para él, sus actores no deben de comenzar por los textos sino por aprender a sentarse Saber moverse” Hay que entender entonces “que el cuerpo vive una serie de emociones y estas son siempre visibles o detonadoras de algo visible El discurso del teatro se plantea entonces a través del movimiento” Agrega: “En México hay gente que se encuentra haciendo teatro-físico pero que no se atreven a decirlo, y ese es un problema Ericka Torres de Yucatán está haciendo teatro-físico y también Alicia Sánchez, aunque a esta última le cuesta asumir esa línea, porque ya está muy bien reconocida en el ambiente de la danza” Planeado para iniciarse el 5 de abril en horarios vespertinos los martes y jueves, el curso de teatro físico de Rubinstein será de 27 sesiones (81 horas) La única condición para participar es ser apto en cuestión física

Comentarios