PRD: Ineptitud y simulación congénitas

viernes, 25 de marzo de 2005
México, D F, 24 de marzo (apro)- Justo a un año de la exhibición televisiva de las miserias de René Bejarano, un ridículo émulo del estafador Carlos Salinas, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) regala a la sociedad otro bonito espectáculo que acredita su real nivel político, manifiesta ignorancia y envilecimiento irremediable No es ningún comportamiento que no hayan exhibido antes miembros de este partido que, como está, no tiene capacidad de hacer aportes a la disputa por la nación que está en marcha Más bien, con su actuación cotidiana, su vigencia implica la coartada perfecta para que el país siga marchando por la derecha y, peor aún, por la extrema derecha Tres hechos recientes acreditan la ineptitud, la ignorancia y la simulación congénitas del PRD: La elección de su nuevo presidente nacional, la torpeza en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal --mediante la cual se vuelven cómplices de los adversarios de Andrés Manuel López Obrador para encarcelarlo y liquidarlo políticamente-- y el menosprecio a sus adversarios de la extrema derecha, que se ríen de los dirigentes de ese partido En efecto, en una coyuntura en que es preciso exhibir cohesión para darle a la sociedad certeza de que su oferta política es capaz de cambiar el rumbo del país desde la Presidencia de la República, los perredistas volvieron a ser congruentes con su vocación marginal Ignorantes de que los partidos políticos adversos a ellos crujen por sus propias disputas internas, ruidosas o soterradas, los perredistas volvieron al comportamiento faccioso y a la disputa que no trasciende la cuadra, el barrio, la chamba, el enjuague de las prerrogativas Las corrientes internas, de análogo comportamiento y cuya denominación de “tribus” ellos mismos han acuñado como sinónimo de autodesprecio, fueron las que ahuyentaron de las urnas a buena parte de la base del PRD que, todavía, cree que su partido puede significar una esperanza de transformación social Pero no, el espectáculo sigue, hasta que se repita la transa en la repartición de chambas Faltos de memoria y de palabra, los dirigentes de las corrientes internas perredistas muy pronto olvidaron el compromiso de disolverse que hicieron en el Congreso Nacional de marzo del año pasado, cuando como consecuencia de ellas Cuauhtémoc Cárdenas desistió de ocupar cualquier cargo en ese partido y el lloroso Leonel Godoy las dijo abominar Nada pasó y nada pasará Y como consecuencia de este canibalismo es que una maniobra panista tuvo éxito en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal: Ignorante de lo que votó, la mayoría perredista aprobó presentar ante la Cámara de Diputados una iniciativa para que los servidores públicos que gozan de fuero en la capital de la República, entre ellos López Obrador, queden sin esa protección constitucional una vez que soliciten licencia Excelente regalo de Semana Santa para los adversarios de López Obrador, cuya inquina en su contra es instrumentada por la facción foxista que ha degradado la justicia, como Rafael Macedo y Marta Sahagún, y el hampa política que encabezan Roberto Madrazo y Manlio Fabio Beltrones Más que a los panistas, es a los priistas a los que favorece la monumental torpeza: Tan sencillo que se produzca en la Sección Instructora un empate y quede sin efecto el desafuero, lo que implica que ya no paguen el costo político por tamaña decisión, porque queda un mes para dictaminar en el Congreso la iniciativa legitimada por los perredistas Total, dicen los priistas, una vez que López Obrador solicite licencia, la facciosa PGR aprehenderá al jefe de gobierno capitalino y alargará el juicio hasta consumir los tiempos legales para el registro de candidatos a la Presidencia de la República, aunque al final sea declarado inocente por el juez El propósito estará cumplido Y entonces, el camino está abierto para la mafia priista y la extrema derecha panista, sinónimo de autoritarismo, exclusión e ineptitud: Se disolverá el nuevo amasijo de membretes denominado “Sociedad en Movimiento”, liderado por la Organización Nacional del Yunque, este consorcio clandestino que la ignorancia perredista, como la del diputado Pablo Gómez, supone es una “exageración” Nada, pues, puede esperarse del PRD que no sea su vocación martirológica producto de su ignorancia, ineptitud y enorme capacidad de simulación Un partido como este jamás podrá ganar nada por sí mismo, salvo por el repudio de muchos sectores de la sociedad a priistas y panistas Lo bueno de todo, y a contrapelo del envilecimiento perredista, es que la sociedad trasciende a todos los partidos políticos y en esta disputa por la nación sabe distinguir Igual que la victoria de Vicente Fox en el 2000, que rebasó al PAN y a la extrema derecha que ya acreditaron su mediocridad, dentro de 16 meses asumirá como suyo proyecto, equipo y candidato que impliquen el cambio real de rumbo de México Comentarios: delgado@procesiocommx

Comentarios