Enredos de la democracia

sábado, 26 de marzo de 2005
* Alarmante el incremento en el número de conflictos reportados al TEPJF México, D F, 25 de marzo (apro)- En los últimos tres años el número de conflictos electorales estatales ha crecido de manera alarmante En el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE) la cantidad de expedientes aumentó en 217 por ciento en la primera mitad del gobierno foxista Si la lista de conflictos es larga, la mayor parte de las acusaciones se centra en la falta de autonomía e independencia de los órganos electorales ante los gobiernos locales, principalmente los del PRI, como el caso de Veracruz, donde se acusa al gobernador Miguel Alemán de manipular las elecciones en favor del priista Fidel Herrera “Es parte del poder que aún mantiene el PRI en los estados A nivel nacional el priismo perdió la Presidencia de la República en el 2000, pero no ha perdido todo el poder en el Legislativo ni en los estados donde todavía es muy poderoso En aquellas entidades donde el priismo gobierna, los órganos electorales son un elemento más de la estructura del poder”, sostiene el exconsejero del Instituto Federal Electoral (IFE), Jaime Cárdenas, al poner como ejemplo reciente el caso de Veracruz En la entidad que gobierna actualmente Fidel Herrera, la principal queja del PAN, PRD y Convergencia es que tanto el presidente como el secretario general del Instituto Electoral Veracruzano (IEV), Salvador Martínez y Marco Antonio Aguirre, son simpatizantes del PRI Esto es que el órgano electoral es parcial y dependiente del gobernador: Salvador Martínez es cuñado del Guillermo Zúñiga Martínez, quien fuera coordinador de campaña de Fidel Herrera, mientras que Rodríguez Moreno fue legislador del PRI La frágil autonomía del IEV también ha sido cuestionada por una red ciudadana de vigilancia integrada por investigadores, académicos y representantes de asociaciones, quienes aseguran que este órgano “no tiene nada de ciudadano” “No se ve la ciudadanización del Instituto y su autonomía es un saldo que todavía tenemos pendientes los veracruzanos”, sostiene Alberto Olvera Rivera, director del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana; pero no es el único caso en la actualidad En Puebla donde hubo elecciones locales el pasado 14 de noviembre, el PAN acusó a todos los consejeros electorales --el presidente Alejandro Arturo Necoechea Gómez; y Miguel Ángel Flores Muñoz, José Pascual Urbano Carreto, Manuel Gregorio Alonso Espinosa y José Félix Urbano Noé Ávila--, de haberse reunido con diversos funcionarios del PRI para tratar cuestiones relativas al proceso electoral, lo cual “generó incertidumbre entre la población y desconfianza en diversos sectores de la sociedad”, señalaron los panistas en el recurso presentado ante el TEPJF, el cual fue rechazado Las acusaciones no sólo son contra los priistas, en Yucatán en las elecciones del 2001 y 2004 el gobierno de Patricio Patrón Laviada ha sido también inculpado de intervenir en los órganos electorales en favor de los candidatos de su partido En esta entidad, incluso se llegó a tener dos órganos electorales como no se había registrado en la historia electoral del país En el 2001 el todavía gobernador Víctor Cervera Pacheco se enfrentó al TEPJF que ordenó el reestablecimiento del Consejo Electoral que no había sido reconocido por el gobernante del PRI Por casi cinco meses Cervera impuso a un consejo priista hasta que la Secretaría de Gobernación amenazó con intervenir con la fuerza para que se instalara el Consejo Electoral reconocido por el TEPJF De este hecho se agarró el PRI para acusar al secretario de Gobernación, Santiago Creel, de crear su “brazo ejecutor” en la vida política de la entidad Hoy, ante la proximidad del fin de su gestión de casi una década a fines de este año, el Consejo Electoral de Yucatán sigue siendo acusado por el PRI de mantener un estrecho vínculo con el gobernador y con el secretario Creel, a través del asesor jurídico Pedro Rivas, hijo del secretario de Gobierno estatal que lleva el mismo nombre, y del consejero Ignacio Puerto Gutiérrez Las acusaciones de influencia del gobierno local en los órganos electorales se han presentado también en Jalisco, Querétaro, Baja California y Aguascalientes, donde el PAN también gobierna “En Querétaro el caso fue escandaloso, el Congreso local no le convenía como estaba el Instituto Electoral y se aprovecharon de un error de los consejeros que se autoprestaron para despedirlos sin seguir ningún procedimiento especial, sin ninguna garantía”, recuerda el exconsejero Cárdenas En Jalisco el PRI también ha impugnado la conformación y funcionamiento del Consejo Electoral, a cargo del empresario Alejandro Elizondo por sus presuntas ligas con Acción Nacional y con el gobernador Francisco Ramírez Acuña En el 2001, Elizondo fue responsabilizado de gasto excesivo en la impresión de boletas electorales que sobrepasó el número que se requería, de no tomar en cuenta el estatuto de servicio profesional y de no haber escogido el personal capacitado Un estudio del Tecnológico de Monterrey señaló que algunos de los consejeros no ofrecían una confianza “por oscuridades de su pasado” También en el caso de Tlaxcala, gobernado por el PRD, añade Cárdenas, donde a los anteriores consejeros no los dejaron concluir su periodo y los destituyeron Aunque acudieron a los órganos de impugnación a defenderse, no tuvieron éxito Mientras que en Michoacán, gobernado por el PRD, el Instituto Electoral es objeto de acusaciones del líder estatal del PRI, Jesús Reyna García, de que recibe “línea” del mandatario Lázaro Cárdenas En es por ello que Jesús Cantú, también exconsejero del IFE, sostiene que el problema de la autonomía e independencia de los Institutos Estatales Electorales no se circunscribe a las acusaciones en contra de un solo partido, sino que la “tentación está en todos los casos” Los escándalos En los últimos tres años algunos de los órganos electorales ciudadanizados han sido fuertemente criticados, tanto por su conformación como por el desempeño de sus integrantes Los casos de Veracruz, Tabasco, Estado de México, Oaxaca, Puebla, Yucatán y Querétaro son los más claros En cada uno de ellos los presidentes enfrentan graves acusaciones por parte de los partidos, inclusive algunos de ellos, como el Estado de México y Tabasco, existen demandas por presuntos delitos de ejercicio indebido de funciones, tráfico de influencias y fraude En el caso de Tabasco los partidos PRD y PAN no sólo buscan destituir al presidente del Instituto Electoral, Martín Rueda de León, por sus vínculos con el gobierno, sino que intentan llevarlo a la cárcel por los presuntos delitos de ejercicio indebido de servicio público, ejercicio abusivo de funciones, tráfico de influencias y fraude Desde que se conformó el Instituto Electoral en marzo del 2003, Rueda de León fue el más impugnado por sus vínculos de negocios con el empresario Carlos Madrazo Cadena, primo de Roberto Madrazo y secretario particular del gobernador Manuel Andrade, como lo señaló el entonces perredista Javier May Los perredistas señalan que desde 1994 el empresario dedicado al ramo de Seguros y Fianzas, fue uno de los apoyaron a Roberto Madrazo, entonces candidato a gobernador En febrero del año pasado, el consejero electoral Carlos Ruiz Aguilar presentó una demanda penal en contra de Rueda de León por “encubrir” la compra de seguros de 94 autos del instituto a la empresa Interacciones SA, con un valor de 700 mil pesos, a través de su representante “CRG Agente de Seguros y de Fianzas, SA de CV”, del que Rueda León sigue siendo “socio director”, de acuerdo con la carta cobertura, tarjeta de presentación, el cuadro comparativo de precios y la copia certificada del acta constitutiva de la referida empresa, anexadas a la denuncia Aunque también destaca el caso del Instituto Electoral del Estado de México, que 12 días antes de las elecciones del 2003 se vio envuelto en un escándalo judicial cuando la presidente del órgano, María Luisa Farrera, fue supuestamente objeto de un atentado que, a la postre, resultó ser una farsa montada por ella misma para desviar la atención de las campañas de las presidencias municipales, principalmente en aquellas donde el PRI estaba en desventaja Las elecciones para gobernador en Oaxaca también se desarrollaron en el escándalo y la violencia El autoatentado del gobernador José Murat, la muerte de un simpatizante de la oposición encabezada por Gabino Cué, la caída del sistema de conteo electrónico el mismo día de los comicios y las decenas de denuncias de compra e inducción del voto en favor del PRI fueron desdeñadas por el Instituto Electoral Estatal que al final sólo reconoció la victoria del senador del PRI, Ulises Ruiz, uno de los operadores claves en el equipo de Roberto Madrazo Lucha contra el caciquismo Jaime Cárdenas, exconsejero del IFE, acepta que los escándalos de algunos institutos y consejos electorales reflejan que la autonomía y la independencia son aún “el talón de Aquiles” del sistema electoral en general y, al mismo tiempo, un remanente del viejo sistema priista “En el fondo es una lucha contra el caciquismo local y es una lucha por la autonomía de los órganos electorales El ejemplo que vemos actualmente en el IFE no es buen ejemplo porque el PAN y el PRI se repartieron el actual Consejo, eso no favorece porque tiene una lectura local Además se fijan en el tipo de consejeros, nosotros no éramos un paradigma, pero la gente en los estados veían nuestro trabajo, el nivel de nuestra discusiones, ahora qué ejemplo pueden dar”, refiere Aunque también advierte que existe una situación económica difícil de superar para los consejeros electorales de casi todos los estados “¿Qué pasa con un consejero electoral estatal? El sabe que si no se alía a las posiciones dominantes, cuando salga de ahí no va a tener ninguna opción ni laboral ni profesional Entonces son medios sociales y económicos muy limitados, en donde no hay muchas opciones para la gente que está en los órganos electorales y, por lo tanto, no hay mucha independencia Esa es la razón, eso es lo que pasa, son las propias condiciones sociales y políticas de los estados, la inercia del poder del priismo en los estados, lo que impide la autonomía e independencia” --¿Cómo se puede hacer una revisión de la independencia y cómo fortalecer la autonomía? --Habría que revisar varias cosas, por ejemplo la duración en el cargo, quién los nombra, la retribuciones que reciben y compararlas con las de todos los estados, las atribuciones y las leyes de los órganos electorales, la permanencia de las comisiones, la figura de los propios consejeros para ver si son sujetos a juicio político porque en algunos estados los nombran y los corren libremente “Entonces, lo que hace falta es revisar las constituciones locales, las leyes electorales locales, el artículo 116 de la Constitución, fracción cuarta, que es el que establece los mínimos que deben tener los órganos electorales locales respecto a la autonomía” Jesús Cantú, afirma que los conflictos y las acusaciones en contra de los órganos electorales estatales muestran la deuda que se tiene ante la ciudadanía de contar con instituciones completamente autónomas e independientes: “Lamentablemente nos encontramos frente a una situación muy heterogénea a nivel nacional; si revisamos las entidades encontramos que hay unas donde los institutos electorales están muy fortalecidos, tienen una operación muy hecha y avances importantes Pero, lamentablemente, existen institutos que todavía generan una gran desconfianza para la ciudadanía Todavía existen institutos a los que se les ve como una apéndice más de los gobiernos estatales, que todavía se les vincula directamente a ellos, y esto tiene que ver con muchos aspectos de fondo y de forma “De fondo –añade--, cuando tienen que ver con la independencia de los consejeros para tomar sus decisiones; y de forma, cuando todavía vemos que muebles, inmobiliario, entre otras cosas, siguen estando a cargo de los gobiernos de los estados “Esto mina la credibilidad Mientras no exista una absoluta autonomía financiera, funcional y operativa de las instituciones, pues claro que habrá un resquemor Si vemos el panorama a nivel nacional hay una deuda, todavía no se puede afirmar que en las 32 entidades federativas haya consejos electorales que den confianza a la sociedad y a los partidos políticos”, sostiene (Con información de los corresponsales Francisco Castellanos, Felipe Cobián, Armando Guzmán, Regina Martínez y José Palacios)

Comentarios