Culiacán "de las cruces"

domingo, 27 de marzo de 2005
En lo que va del gobierno de Jesús Aguilar Padilla, entre enero y marzo de 2005 en Sinaloa han sido asesinadas diariamente dos personas, promedio mayor que el de una guerra de baja intensidad La mayoría de los homicidios está relacionada con el narcotráfico y la mitad de ellos ocurre en Culiacán Cruces y monumentos funerarios erigidos en las calles de la capital sinaloense dan testimonio de los estragos de la violencia CULIACÁN, SIN- Las camionetas con el logotipo de las principales funerarias aparecen casi al mismo tiempo que la policía cuando se reporta una ejecución en las calles de la ciudad A veces llegan antes que los reporteros o fotógrafos que cubren la fuente policiaca y en no pocas ocasiones se pelean al muertito sobre todo cuando es un narco "pesado" Equipados con escáners para interceptar la frecuencia de la radio policial, los vehículos de las funerarias San Martín, Emaús, La Mexicana y Moreh llegan velozmente al sitio del crimen Y en Culiacán hay ejecuciones prácticamente todos los días Según los registros oficiales, tan sólo en los últimos 11 años se han cometido más de 7 mil 110 homicidios dolosos en Sinaloa, la mayoría vinculados con el narcotráfico Como saldo de la guerra de los cárteles, los monumentos funerarios y las cruces marcan en las calles los sitios donde cayeron sus "soldados" La página de internet de la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa señala que durante el gobierno de Renato Vega Alvarado (1993-1998) se registraron 3 mil 900 homicidios dolosos, mientras que en el sexenio de Juan S Millán Lizárraga sumaron 3 mil 110 A partir del 1 de enero de 2005 -cuando asumió la gubernatura Jesús Aguilar Padilla- y hasta finales de febrero, se han reportado 99 asesinatos A esta cifra hay que agregarle una veintena más de muertes ocurridas en marzo El periódico Noroeste de Culiacán ofrece un dato complementario: entre el 1 de enero y el 15 de marzo, se cometieron 120 homicidios Estas cifras reflejan la violencia provocada por el narcotráfico en la entidad, lugar de origen de muchos de los más importantes capos del país: Ismael El Mayo Zambada, Joaquín El Chapo Guzmán Loera, Vicente Carrillo Fuentes, Juan José El Azul Esparragoza, Miguel Félix Gallardo, Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca Don Neto, Javier Torres El JT y la familia Arellano Félix Algunos ya están encarcelados y otros son buscados por las autoridades mexicanas y estadunidenses En su vaivén de lealtades y traiciones, el narco en Culiacán ajusta cuentas y aplica correctivos que terminan frecuentemente con la muerte de quien infringe los códigos del negocio, lo que ha dejado más muertes que en un conflicto bélico, opinan entrevistados como el catedrático Juan Carlos Ayala Barrón "En Sinaloa -sostiene- hay más muertos que en una guerra de baja intensidad, y la presencia de armas de fuego es ampliamente conocida" En marzo de 2003, al iniciarse la Segunda Guerra del Golfo, un periódico local comparó la violencia en Irak con la de Sinaloa Tan sólo en la primera jornada hubo 12 muertes en el estado, casi el doble que en el país asiático Y debido a que más de 50% de las ejecuciones en Sinaloa ocurre en su capital, es frecuente encontrar pequeños monumentos funerarios o cruces en las principales avenidas, como el Malecón Viejo, lo mismo que en camellones y banquetas de los barrios pobres y en los exclusivos fraccionamientos, plazas y centros recreativos Los familiares de los muertos colocan esos recordatorios públicos, explica un funcionario municipal Sin embargo, durante el período 2001-2004 el ayuntamiento de Culiacán, que encabezó Jesús Enrique Hernández, retiró aquellos que obstaculizaban la visibilidad "No fue campaña, sólo se aplicó el reglamento porque había algunos realmente exagerados, de hasta un metro o metro y medio -dice el exregidor perredista Ramón Espinoza- Si no se hubiera aplicado, la ciudad tendría miles de cruces; en vez de Culiacán se llamaría Las Cruces" Por ejemplo, en el estacionamiento de la Plaza del Sol fueron asesinados el pasado 11 de septiembre Rodolfo Carrillo Fuentes, El Niño de Oro, y su esposa Giovanna Quevedo Gastélum Justo a un lado del poste de luz donde quedaron los cuerpos se colocó una cruz de madera recién barnizada, con los nombres de las víctimas y con veladoras encendidas En el poste aún pueden verse las perforaciones provocadas por la ráfaga de metralleta que acabó con la vida del hermano del ya fallecido Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos Impactos similares pueden verse en otro poste, en el camellón del Paseo Niños Héroes, colonia Las Quintas, donde sufrió un atentado el comandante Pedro Pérez López, exfuncionario de la Policía Ministerial señalado como protector de Rodolfo Carrillo y quien finalmente resultó herido aquel mismo 11 de septiembre Por órdenes de los hermanos Arellano Félix, a Pérez López le dispararon el 28 de marzo y el 26 de mayo de 2001 La primera vez cayeron abatidos sus escoltas Luis Martín Martínez Sainz y Guillermo Huezo Urbalejo En el sitio del atentado se levanta un pequeño monumento funerario construido por la Policía Ministerial y por Jaguar, como se le conoce a Pérez López Estos enviados ubicaron al menos 20 cruces y monumentos de esta clase en la ciudad En la esquina de las calles Zaragoza y Riva Palacio se levanta uno de ellos en memoria de la abogada y luchadora por los derechos humanos Norma Corona Sapién, asesinada en mayo de 1990 "La gente en Culiacán y en Sinaloa en general se inquieta, pero ya no se alarma con las ejecuciones", dice Ayala Barrón, autor de la tesis de maestría Aplicación de la categoría analógica al problema de la identidad sinaloense "Creo que hay un proceso de pérdida de sensibilidad en Sinaloa", explica Es tan recurrente la información sobre la violencia que los lectores de El Debate "regularmente leen el periódico de la última página hacia adelante", explica Ayala, ya que es ahí donde se publica la información de las ejecuciones "Así, buscan información sobre el muerto del día", apunta Negocio paralelo En un recorrido por el bulevard Emiliano Zapata, donde se ubican las funerarias San Martín, Emaús y Moreh Inhumaciones, Roberto -empleado de una de éstas- admite que "hay tanto ejecutado que resulta un gran negocio" Regularmente, dice, el Ministerio Público entrega el cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo), pero mientras los familiares reciben la carta de liberación, los representantes de las empresas funerarias ya hicieron sus ofertas "A ellos se les conoce como 'zopilotes'" "Entre los 'zopilotes' hay camaradería, porque todos se conocen", dice Roberto, "el problema empieza cuando el muerto es un narco pesado, porque se pelean para poder brindar el servicio" -¿Son buenos los contratos? -se le pregunta -Mira, en la muerte de Emilio Quintero (1993) los gastos que se generaron fueron de 600 mil pesos Lo mismo se gastó cuando murió, recientemente, Carlos Tirado Lizárraga El Carlillos, lugarteniente de Ismael El Mayo Zambada El empleado explica que el costo de los ataúdes para el sepelio de un narco puede llegar a 550 mil pesos, cuando tienen incrustaciones de chapa de oro; mientras que el precio de los plateados oscila entre 250 mil y 300 mil pesos; los de maderas preciosas cuestan alrededor de 200 mil pesos También llaman la atención los ostentosos mausoleos en la parte posterior del panteón del Humaya, en Culiacán Roberto llama la atención de los enviados sobre los vehículos estacionados afuera de las funerarias Son camionetas Lobo, Suburban, Escalade Observa: "Te puedes dar cuenta del tamaño del pez, si es un ciudadano común, si es un narquillo o si es un narco 'pesado', por el tipo de vehículos que están estacionados aquí, que es la gente que viene a los servicios funerarios" Continúa: "Cuando muere un narcotraficante de peso, en la funeraria hay gente armada y la policía ni se acerca Se han dado casos en que la tambora entra tocando al recinto", dice Roberto, quien estima que tan sólo una de estas empresas atiende más de 500 sepelios al año De acuerdo con la guía amarilla, las cuatro funerarias también brindan su servicio en Navolato, Badiraguato, Mocorito y en Tamazula, Durango, entre otros sitios que registran altos niveles de violencia Olor a plomo Si en la etapa final del gobierno de Juan S Millán hubo una escalada de violencia, ésta no disminuyó al iniciar 2005, con el mandato de Aguilar Padilla En el primer día del año, en la colonia Seis de Enero -que tiene un alto índice de violencia-, el menor Eduardo Álvarez cayó abatido por una bala perdida El jueves 11 de enero, a unos pasos de la presidencia municipal, un grupo de pistoleros ejecutó a Carlos Alfonso López Quintero, quien esperaba el cambio de semáforo en el transitado crucero de las avenidas Obregón y Juárez Horas antes, en la colonia Rosario Uzárraga una decena de sicarios había acribillado a policías ministeriales, uno de los cuales murió Cinco días después, un comando intentó asesinar a Nicolás Mascareño Salazar, quien fuera jefe de escoltas del gobernador Renato Vega Alvarado Mascareño pudo huir y refugiarse en la alcaldía Luego de varios enfrentamientos, la mañana del 15 de febrero aparecieron 13 personas ejecutadas en distintos puntos de la carretera internacional 15, Culiacán-Nogales; entre ellas se encontraba Carlos Tirado Lizárraga El Carlillos Entonces el gobernador Aguilar anunció una campaña contra el crimen organizado y otra de despistolización, en la que participarron militares y policías Además, dispuso que se aplicara una inversión de 207 millones de pesos en seguridad pública, pero ni siquiera así logró frenar la violencia La noche del 7 de marzo, Lorenzo Zavala Arellanes se accidentó en su motocicleta cuando era perseguido por un grupo de sicarios Gracias a la intervención de unos transeúntes, los servicios de emergencia lo internaron en el hospital Culiacán, de la calle Mariano Escobedo, en el primer cuadro de la ciudad Unas horas después, los pistoleros, vestidos de policías, ejecutaron al paciente en el tercer piso del nosocomio "¡Tírense al suelo, hijos de su puta madre! ¡Rápido, cabrones!", gritaron los sicarios al llegar a la habitación donde estaba Zavala, según los testigos Después se oyeron tres detonaciones y los asesinos huyeron El miércoles 9, la policía encontró el cuerpo de Refugio García Bojórquez, comerciante de 27 años, en el interior de una camioneta abandonada en la colonia Guadalupe Victoria El jueves 10, una camioneta tripulada por tres jóvenes fue acribillada por sicarios en la colonia Seis de Enero En la escena murió Daniel Zamora Menchaca, de 16 años, sobrino del narcotraficante Gonzalo Araujo El Chalo, de la organización de El Mayo Zambada, mientras que sus dos acompañantes resultaron heridos Frente a decenas de testigos, en su huida los gatilleros abandonaron armas de alto poder, chalecos antibalas y un vehículo La madrugada del viernes 11, los cuerpos de Jesús Beltrán Hermosillo, de 18 años, y Víctor León García, de 21 años, fueron abandonados en el poblado La Michoacana Y el sábado 12, Guillermo Hernández Salazar y Héctor Rubén Pérez Arce fueron asesinados en la Sindicatura Costa Rica Uno de sus acompañantes le contó a la policía: "Los subieron a la fuerza en dos camionetas, una de ellas era una Liberty, se arrancaron y cuando yo hablaba para avisar, escuchamos los disparos" Poco antes, la mañana del viernes, Jorge Ulises Landeros Aguirre (19 años), hijo del excomandante de Tránsito de Culiacán, Martín Landeros Valenzuela, fue interceptado por unos encapachados fuertemente armados El sábado temprano su padre imploró que le regresaran a su hijo, pero horas más tarde se localizó su cadáver en un paraje al sur de la ciudad Los testimonios abundan: "A una víctima que pidió a los sicarios que no lo ejecutaran frente a sus hijos, le permitieron bajar del auto y lo ultimaron cuando se alejaba del vehículo" Otra persona relata: "Los pistoleros ubicaron en un consultorio médico a una persona que debían asesinar, y cuando lo iban a cazar, ésta les dijo: 'Aquí no, porque hay niños'" Las estadísticas oficiales señalan que durante la actual administración se han registrado 194 homicidios culposos por día, el mayor promedio diario para un período semejante en los últimos 11 años La página de internet de la procuraduría indica que, en los últimos años, se han reportado 79 personas desaparecidas o no localizadas, 56 de las cuales son hombres Entre éstos se encuentra José Alfredo Andrade Bojórquez, autor del libro Desde Navolato vengo y abogado del extinto capo Amado Carrillo Fuentes El 25 de enero, en una entrevista televisada, el gobernador Aguilar consideró "normal" el ciclo de violencia en su entidad y se aventuró a afirmar que la situación estaba "controlada" Incluso, el 14 de marzo declaró en Los Mochis que los homicidios dolosos han disminuido en 50% con la presencia militar en las calles "Sociedad de riesgo" Tras señalar que "el narcotráfico ya genera ciertos rasgos de identidad que permean a la actividad tradicional del sinaloense", el catedrático Juan Carlos Ayala advierte que si se analiza el perfil de los muertos en los últimos cinco años, "vas a encontrar una generación muy joven" "La mayoría nació en los años setenta u ochenta, cuando el narcotráfico proliferaba en el escenario público Muchos son hijos de personas involucradas en ese negocio Por ello es común ver jóvenes que conducen autos muy costosos", apunta durante un recorrido por las calles de Culiacán "Hay un perfil del narco consolidado, de treintones o cuarentones, que son los señores del negocio Y aun los hay mayores, aunque se observa que los muy jóvenes, que están en sus 20, han roto ciertos códigos de este negocio Por ejemplo, ahora asesinan esposas, niños o gente ajena, cosa que antes no era común", concluye l

Comentarios