El PRD, de nuevo en busca de identidad

domingo, 27 de marzo de 2005
El nuevo y cuestionado dirigente electo del PRD, Leonel Cota Montaño, admite que mantendrá la apertura pragmática del partido a candidatos desilusionados de otros membretes Se considera "heredero de la izquierda" y, ante el señalamiento de que su propuesta los acercaría "aún más" al PRI, Cota replica que así consolidará un partido "competitivo" Un año después de los videoescándalos y de fracasos electorales, medio millón de miembros del PRD votaron en una elección interna que elevó a Leonel Cota Montaño como su nuevo líder Esta vez los perredistas tampoco pudieron deshacerse del estigma de irregularidades que marcaron los comicios internos bajo las gestiones de Amalia García y de Rosario Robles Ya lejos su trotskismo juvenil y aún cercana su militancia en el PRI, a la que renunció al no ser designado candidato a la gubernatura de Baja California Sur por ese partido, Cota Montaño admite su pretensión de transformar el PRD hacia un esquema similar al del tricolor Sus razones: "Para hacerlo competitivo" y para que "ser perredista sea un orgullo" Igual que Martí Batres en el Distrito Federal, Cota fue considerado como el candidato de Andrés Manuel López Obrador En entrevista con Proceso, estima que el PRD ha sido "rehén de las canonjías del sistema político mexicano" y ubica el inicio de su grave crisis actual en la gestión de Rosario Robles Berlanga, contra quien, dice, no promoverá ninguna sanción Y sostiene que la tan criticada apertura del partido debe mantenerse en el PRD porque es uno de sus pilares: "Un político no puede ser todo, ciento por ciento, ideología Tiene que actuar, sí, con principios, pero frente a una realidad que no necesariamente obedece a las más puras intenciones ideológicas" Cartas marcadas Al término de la reciente elección interna -que costó 125 millones de pesos-, la planilla del exguerrillero Camilo Valenzuela denunció anomalías similares a las detectadas en 1999, cuando la votación tuvo que repetirse y finalmente la ganó Amalia García En 2002, el proceso estuvo marcado -según se supo después- por el factor Carlos Ahumada para favorecer a Rosario Robles En esta ocasión se han denunciado irregularidades como el rasuramiento del padrón -ni Cuauhtémoc Cárdenas pudo votar-, robo y quema de urnas, la insaculación anulada en Oaxaca y Tabasco (estados donde no se abrieron 233 de las 5 mil 141 casillas), instalación tardía de urnas o en sitios distintos de los designados, falta de capacitación de los funcionarios de casilla, así como el supuesto condicionamiento de programas asistenciales del Distrito Federal a favor de las planillas de Cota y de Martí Batres A través de esos cuestionamientos, Cota se ubica como el triunfador de la contienda con una tendencia de más de 80% de los votos, contra menos de 20% obtenidos por Camilo Valenzuela, quien se negó a sumarse a la planilla de unidad que lleva a la secretaría general a Guadalupe Acosta Naranjo, integrante de la corriente Nueva Izquierda, conocida como "los chuchos" y que ha mantenido esa cartera desde 1996 Para Cota, las irregularidades registradas "no son tan delicadas" y la alta diferencia de votos a su favor legitima a la dirigencia nacional que asumirá el cargo en la segunda quincena de abril "Mi triunfo es perfectamente legítimo", afirma Cota, y presume que en algunas casillas ganó en una proporción de 100 a uno y hasta 500 a uno Reconoce, no obstante, que los sufragios que obtuvo Camilo Valenzuela -aproximadamente 100 mil- representan "la inconformidad contra las expresiones del partido y hay que asumirlo" Pese a que su campaña incluyó ciudades de Estados Unidos, donde por primera vez el PRD colocó urnas, el gobernador de Baja California Sur con licencia asegura que no puso dinero de su bolsa: "Tuve el apoyo financiero de 600 militantes perredistas que aportaron, cada uno, mil 300 pesos" Al tratar el tema de que el PRD es el partido de izquierda electoral, Leonel Cota Montaño desempolva su pasado: "Por muchos años fui gente del trotskismo en México", dato omitido de su currículo publicado en la página web del gobierno de Baja California Sur; únicamente se destaca su militancia priista a partir de 1980 y hasta 1998, año en que se afilió al PRD Al igual que su hermano Juventino, Leonel participó en un movimiento de casas del estudiante en la Ciudad de México en los años setenta En 1976, fue uno de los fundadores del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), en el que militó durante cuatro años Salió con una "fuerte decepción" al no concretarse en corto plazo las "esperanzas de cambio que se albergaban" Mientras Leonel se integraba al PRI, Juventino Cota Montaño mantuvo su militancia de izquierda hasta convertirse en diputado federal del PRT en Guerrero cuando el gobernador era José Francisco Ruiz Massieu Dicho partido tiene presencia en las zonas indígenas de esa entidad, aunque carece de registro El dirigente electo del PRD abunda sobre aquella decepción en su primera experiencia izquierdista: "Pertenecimos, en esa etapa, a un movimiento más amplio que la propia formación política que lo sustentaba Se albergaban esperanzas de cambio a corto plazo, de tener una enorme fuerza en el país, pero fue en decremento Frente a la realidad, era evidente que venía el retiro de mi parte y decidí integrarme al PRI" -¿Esto revela su pragmatismo? -Posiblemente Pero frente a la realidad que no podía transformar tenía que buscar el camino desde el punto de vista personal Fue esta misma visión, asegura, la que después lo llevó a integrarse al PRD, una vez que el gobernador Guillermo Mercado Romero lo sacó de "la jugada" para la sucesión en el estado Recuerda: En 1998 "hablé con Andrés Manuel, que era dirigente nacional del PRD, y decidí encabezar la coalición PRD-PT en busca de la gubernatura, aun cuando podía hacerlo por otros partidos con más presencia que el PRD en Baja California Sur, pero era más congruente con mi formación" Sin embargo, para la exsenadora perredista Rosa Albina Garavito, la elección para renovar la dirigencia nacional no es más que "la crónica de la repetición del fraude anunciado" que se hizo presente en los procesos internos del PRD en 1999 y en 2002 Excandidata a la presidencia nacional perredista en 1999, Garavito Elías considera que precisamente desde ese año su partido no es más que "una refuncionalización del PRI", aunque no descalifica a Cota Montaño por su reciente pasado priista "Venir de la izquierda histórica en el PRD no ha sido garantía de defender y poner en práctica un proyecto democrático", apunta en referencia a las gestiones de Amalia García y de Rosario Robles No obstante, entre las características que acercan al PRD con el PRI, Garavito enumera el "poder de facto de los gobernadores" como Cota, lo que por otra parte evitará que sea "víctima de las tribus, porque tiene la fuerza política que le da haber sido un gobernador exitoso" Para Rosa Albina Garavito la cercanía de Cota con López Obrador -quien lo integró el año pasado a la estructura para impulsar su proyecto político-, no sería un problema si el PRD fuera una institución sólida Diagnóstico Como "heredero de la izquierda en México", como se asume, Cota Montaño pretende redimensionar al PRD en ese perfil político y comparte algunas de las conclusiones a las que lo lleva su análisis de la organización: -El PRD se metió a la lucha electoral y abandonó las causas sociales Por el "centralismo que vive el partido y que hizo crisis en 2002, empezamos a ser rehenes de la lucha electoral del país" -Actualmente, lo importante es pelear por un cargo de representación proporcional y no formar un partido competitivo, lo que convierte al PRD en "rehén de las canonjías políticas del sistema político mexicano" -Prevalece la impunidad; "la Comisión Nacional de Garantías y Vigilancia no castiga las conductas ilícitas cometidas" -Las corrientes controlan los órganos del partido, lo que impide el "arribo de nuevas expresiones de militantes, porque pueden reventar el control burocrático" -"Parte del caos" está en la falta de institucionalidad en el PRD, derivada de que "algunos dirigentes se asumen como cabezas de corrientes" -Hizo a un lado una de las banderas que lo distinguían: "Fue un error que los senadores del PRD aprobaran la Ley de Derechos y Cultura Indígenas, lo que nos alejó no sólo del EZLN sino de todo el movimiento indígena" -En este desdibujamiento del PRD, quedó una "enorme deuda con los intelectuales y los académicos" que lo fundaron -Se perdió el "orgullo de ser perredistas", precisamente por los "controles del partido, por sus errores y corrupción" Después de reconocer que en 2004, el año de los videoescándalos y de los fracasos electorales, el PRD "mordió el polvo", Leonel Cota Montaño no quiere mirar atrás, ni siquiera para enfrentar las presuntas irregularidades financieras que dejó Rosario Robles Berlanga, quien antes de renunciar a su militancia le heredó al perredismo una deuda de casi 600 millones de pesos que todavía afecta las campañas "No tengo elementos para decir que Rosario Robles haya cometido actos indebidos, no puedo hacer señalamientos en el aire" -Por ese y otros casos se formó una comisión anticorrupción ¿Cuál es el futuro de esas investigaciones? -Yo le he pedido a la dirigencia nacional (a Leonel Godoy) que si hubiese asuntos que castigar, lo hagan antes que yo llegue No voy a empezar mi dirigencia con el pasado, sino con los compromisos de futuro del partido En cuanto a la críticas al PRD por arropar como candidatos a priistas descontentos, Cota Montaño descarta cancelar esa vía al asumir la dirigencia: "A la luz de los resultados, aun con fracasos en algunas entidades, creo que es positivo para el partido porque participó en el desarrollo político en muchas regiones" No debe extrañar eso, agrega, porque lo mismo ocurre en el PRI, que hace candidatos a personajes que no fueron designados por sus partidos "Es parte de la movilidad de los cuadros políticos Finalmente los militantes también nos movemos de manera pragmática frente a las circunstancias del poder político en México Un político no puede ser todo, cien por ciento, ideología", argumenta Para sortear fracasos, anuncia la creación de un área de "relaciones interinstitucionales del partido con gobiernos, para formar administraciones perredistas y que no sólo sean una entelequia del formato y del color Para conducir un gobierno debe haber cierta independencia, pero debemos justamente discutir y evaluar la función de nuestros gobiernos desde la visión del partido" Otra de las propuestas que expuso en campaña es la federalización del PRD, que explica como un mecanismo para dar espacios a militantes con experiencias electorales "exitosas", lo que ha sido visto por algunos dirigentes del PRD como una copia de la dirección del PRI, en el que sus dirigentes se miden por la cantidad de votos que aportan "Yo creo que sería un partido más representativo, no sería cuota al gobernador, no sería cuota a la corriente, aunque pudieran hacer propuestas, pero con el perfil de la experiencia exitosa y tener una dirigencia nacional que no sea solamente una bola burocrática, sino que tenga visión de competencia política", dice Cota Y en cuanto a López Obrador: "No vengo a buscar una candidatura para alguien, sino a tratar de conducir el partido como institución, fortalecerlo para que le sirva al candidato que el partido designe y podamos lograr la meta de acceder al poder en el 2006", puntualiza l

Comentarios