En la tierra de "El Chapo"

domingo, 27 de marzo de 2005
Se alude a ellos con la afectuosa expresión de “paisanos” y son vistos como benefactores “Ellos son gente buena… son los únicos que nos ayudan”, dice un lugareño Antihéroes que cuentan con las simpatías de mucha gente, sus apellidos encabezan los principales cárteles del narcotráfico en México: se trata de los Caro Quintero, los Fonseca, los Guzmán Loera, los Quintero Payán, los Palma, quienes gozan en Badiraguato, Sinaloa, de un gran respeto, expone Proceso en su edición de este domingo 27 de marzo “Esperamos más de ellos que del gobierno”, dice la señora Ernestina en el patio de su casa en Santiago de los Caballeros, ranchería donde nació Ernesto “Don Neto” Fonseca, quien, en el penal de máxima seguridad de La Palma, purga una sentencia por delitos contra la salud y a quien se acusó de haber participado en el homicidio del agente de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) Enrique Camarena Salazar, en febrero de 1985 De hecho, hace tres semanas el nombre de Badiraguato cruzó nuevamente las fronteras cuando se difundió un cartel con fotografías privadas de Joaquín “El Chapo” Guzmán, en las que se veía al capo bailando en una fiesta, divirtiéndose con su gente, en una ranchería de El Vallecito, lugar al que posteriormente arribaron las fuerzas especiales del Ejército y aseguraron una computadora en la que encontraron las imágenes del capo, por quien la DEA ofrece una recompensa de 5 millones de pesos “Aquí ya se sabía que ‘El Chapo’ andaba por estos rumbos”, confía un lugareño Meca de gomeros y, posteriormente, de moteros, porque la tierra es pródiga con los cultivos de amapola y mariguana, este municipio —el segundo en extensión de Sinaloa— también es la cuna de buena parte de los capos mexicanos y fue el escenario principal de la controvertida Operación Cóndor del Ejército, que acabó con sembradíos, costó vidas y obligó a los narcos a emigrar a Jalisco, a principios de los 80 En las 457 comunidades que conforman el municipio, ubicado en el corazón del “triángulo dorado del narcotráfico”, el cultivo y el trasiego de drogas se ven bajo una óptica distinta: se destacan los beneficios que reciben y se minimizan los efectos del tráfico y el consumo, destaca Procesoen su edición que circula a partir de este domingo 27 de marzo

Comentarios