Consolidan México, EU y Canadá perímetro de seguridad

lunes, 28 de marzo de 2005
* La renuencia del Ejército Mexicano a participar en acciones conjuntas con otros países está a punto de desvanecerse con la firma de la Alianza concretada en Waco, Texas México, D F, 28 de marzo (apro)- A pesar de la resistencia del Ejército Mexicano, cada vez son más quienes favorecen un intercambio intenso entre las fuerzas armadas de Estados Unidos, México y Canadá para crear un “perímetro de seguridad” en Norteamérica En sintonía con la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad en América del Norte, firmada el pasado miércoles entre los mandatarios de los tres países, un grupo de exfuncionarios, empresarios e investigadores de la región busca que México se sume a las actividades militares que desde hace décadas desarrollan de manera conjunta Estados Unidos y Canadá El papel que se quiere dar a los militares mexicanos tiene ya como base el acuerdo firmado en Texas por los presidentes Vicente Fox y George Bush, y el primer ministro de Canadá, Paul Martin, para establecer un cerco de seguridad en América del Norte El objetivo es que los tres países tengan un “enfoque común en materia de seguridad” para proteger a América del Norte de “amenazas externas”, pero también para “prevenir y enfrentar amenazas internas” Aunque tradicionalmente la Secretaría de la Defensa Nacional ha sido reacia a participar en acciones militares con el ejército estadunidense, el compromiso firmado por Fox dice que México compartirá con Estados Unidos y Canadá “una estrategia integral” para combatir amenazas extrarregionales, en particular del terrorismo, la delincuencia organizada, el tráfico de personas y el contrabando de bienes Motivada por la decisión estadunidense de reforzar sus fronteras, la alianza será la justificación para que los tres países instrumenten “mejoras en la seguridad aérea y marítima”, en las que deberán participar la Fuerza Aérea Mexicana y la Marina de México, de acuerdo con el enfoque de lucha antiterrorista de Bush El compromiso de México coincide con la propuesta de un grupo de empresarios, exfuncionarios y académicos integrantes del Council on Foreign Relations, el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales y el Canadian Council of Chief Executives El grupo, entre el que se encuentra el exsecretario de Hacienda, Pedro Aspe Armella, busca una cooperación regional más amplia en temas de defensa: “Además de fortalecer la cooperación entre agencias contraterroristas y fuerzas policiales de los tres países, hay que seguir construyendo sobre el sólido cimiento de los acuerdos militares existentes en el continente” El paso más importante, dicen, sería ampliar el Comando Estadunidense de Defensa Aeroespacial (NORAD, por sus siglas en inglés) para crear un comando bilateral Canadá-Estados Unidos de fuerzas conjuntas que tenga el mandato de proteger todas las vías de acceso marítimas y aéreas de América del Norte En un documento titulado “Creación de una comunidad de América del Norte” y entregado a los presidentes previo a su encuentro, el grupo propone además que Canadá y Estados Unidos inviten a México “a compartir más extensamente la información y planeación entre organizaciones militares, como medida para construir una confianza mutua y preparar el camino para una mayor cooperación en el futuro” Su lógica es también la del terrorismo como un problema regional Cualquier ataque terrorista en el futuro podría tener como objetivo blancos en cualquiera de los tres países Y aunque hubiera un ataque dirigido exclusivamente a una ciudad o instalación estadunidense, éste podría extender sus efectos hacia México o Canadá, dicen los especialistas en el enfoque de seguridad en Norteamérica asumido por el gobierno mexicano En el largo plazo, los gobiernos de los tres países “deben crear un perímetro de seguridad para América del Norte”, proponen los influyentes especialistas entre los que se encuentra, además de Aspe, Andrés Rozental, exembajador plenipotenciario de Fox, exsubsecretario de Relaciones Exteriores y exrepresentante de México ante la ONU Por parte de Estados Unidos está Chappell H Lawson, exdirector de Asuntos Interamericanos del Consejo de Seguridad Nacional y actual profesor del Instituto Tecnológico de Massachussets; además de William F Eld, quien fue subprocurador general encargado de la División Criminal del Departamento de Justicia De Canadá está John P Manley, quien después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 fue nombrado presidente del Comité del Gabinete de Seguridad Pública y Antiterrorismo y como tal negoció el acuerdo de “frontera inteligente” con el extitular del Departamento de Seguridad de la Patria de Estados Unidos, Tom Ridge También participa Thomas P D´Aquino, ejecutivo en jefe del Consejo Canadiense de Ejecutivos (CCE), quien ha sido asistente del primer ministro de Canadá, además de ser presidente de la Iniciativa sobre la Seguridad y la Prosperidad de Norte América del CCE Para los especialistas, México, Estados Unidos y Canadá deben “asegurar que un terrorista que intente ingresar en nuestra región enfrente las mismas dificultades en cualquiera de los tres países al que pretenda ingresar primero” Como sucedió hace una década con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dicen, la creación de un perímetro de seguridad es un objetivo ambicioso pero asequible, que requerirá cambios políticos y de normas en los tres países Entre ellos mencionan la armonización de las políticas de visa y asilo, en la que se acuerde una lista de países cuyos nacionales no requieran visa para entrar a cualquier país de Norteamérica También proponen armonizar los procedimientos de identificación y rastreo de personas, bienes y vehículos, además de elaborar listas de personas identificadas por nombre y características biométricas Otras de las medidas son equiparar los procedimientos de monitoreo de importaciones y exportaciones; y compartir los datos sobre las salidas y entradas de ciudadanos extranjeros En materia comercial proponen la inspección conjunta de los contenedores que ingresen por puertos estadunidenses, además de tener un enfoque común frente a las negociaciones internacionales relativas al movimiento global de personas, carga y transporte marítimo La Alianza pactada por los tres países es un primer avance en esas propuestas, pues lo firmado por los tres mandatarios implicará “mejorar las alianzas en materia de información de inteligencia”, defensa de la infraestructura más importante de la región, sistemas comunes de bioprotección fronteriza y un modelo compartido de respuesta a emergencias, en especial ante un eventual ataque terrorista transfronterizo En algunas de esas tareas será necesaria la participación de militares De lo que se trata, según la alianza, es facilitar la seguridad y eficiencia del tráfico legítimo y de bajo riesgo de personas y mercancías Aunque el compromiso trilateral menciona la creación de un “área de prosperidad”, el énfasis está puesto en las medidas de seguridad, a diferencia de la propuesta de los especialistas, según la cual la seguridad de Norteamérica pasa también por el crecimiento económico de México Por eso proponen que Estados Unidos y Canadá establezcan “un Fondo de Inversión para América del Norte”, diseñado para crear la infraestructura necesaria que conecte a las partes más pobres de México con los mercados del norte, así como para apoyar la educación y la capacitación técnica para entidades estatales mexicanas El fondo, dicen, debe concebirse como una inversión productiva Aunque la propuesta también se refiere a una estrategia conjunta de seguridad energética y de recursos naturales, la alianza firmada por Fox, Bush y Martin está diseñada sobre todo a satisfacer las necesidades de seguridad de la Casa Blanca

Comentarios