Juana de Arco y la liberación del ser

lunes, 28 de marzo de 2005
México, D F, 28 de marzo (apro)- La vigencia de Juana de Arco y sus propuestas filosóficas y espirituales en el mundo contemporáneo, a través de los textos que, más que respuestas son preguntas acerca de la personalidad y alcances de este polémico personaje, son planteadas por la compañía Teatro de Ciertos Habitantes en ¿Dónde estaré esta noche?, obra dirigida por Claudio Valdez Kuri en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón, del Centro Cultural Universitario La fascinante y transgresora historia de esta adolescente campesina que decide liberar al reino francés del yugo de Inglaterra, es retomada por Valdez Kuri para hablar, entre otras cosas, de la fuerza interna que mueve voluntades y de la lucha personal de una mujer que supo escucharse a sí misma y vencer sus límites En tal sentido, la puesta nos presenta un personaje atemporal De hecho, al inicio de la trama las acciones se ubican en el sureste mexicano, con la presencia de un general con acento yucateco, mientras que uno de sus subalternos habla como si fuera un indígena tzotzil La compañía busca enfatizar que el lugar de donde proviene Juana es un rincón olvidado del reino francés; pero en realidad la historia puede acontecer en cualquier parte del mundo, ya que el trabajo escénico busca rescatar principalmente la lucha de la “Doncella de Orleáns”, ofreciendo para ello distintas posibilidades de lectura Abordar el personaje de Juana de Arco es un proyecto que Claudio Valdez Kuri había acariciado desde hace largo tiempo; su primer encuentro con el personaje fue a los 14 años cuando vio la película de Ingrid Berman y desde entonces --ha dicho--, quedó fascinado Pero fue hasta su presentación de De monstruos y prodigios en Bélgica, donde la directora del Kunsten Festival des Arts hizo una comisión a Valdez Kuri, cuando éste decidió emprender con su compañía la aventura de dicho montaje y replantear, en el camino, los ecos que el actual momento de la historia pueda contener la figura de Juana de Arco Esta obra nos ofrece una imagen de la heroína como un ejemplo extremo de alguien que logra rebasar sus propios límites y, tácitamente, es una invitación para que cada persona, en su fuero interno, haga lo mismo: atender a su guerrero interior como parte de un proceso de liberación personal “No importa --afirma el director de la puesta-- si Juana escuchó o no santos, si era médium o no; lo importante es que se pudo escuchar a sí misma y con base en ello tomar decisiones, en su caso, de gran trascendencia Para todos nosotros escuchar nuestra voz interior y tomar decisiones es trascendental y eso lo hacemos precisamente en los momentos de intimidad personal, cuando se logra liberar a esa nación que es uno mismo Juana liberó al territorio francés como uno necesita liberarse de sus propias limitantes” En términos escénicos, la propuesta juega con butaquerías confrontadas para que, en determinado momento, público y actores sean lo mismo De esta forma los personajes se van desdibujando para dar preeminencia a la figura del actor El inicio está en la ficción y así los espectadores pueden seguir un discurso coherente y después, difuminan los bordes que separan la ficción de la realidad, al grado de que en algunos momentos los espectadores forman parte de la representación ¿Dónde estaré esta noche? es coproducción internacional de la Coordinación Nacional de Teatro del INBA, la Dirección de Teatro y Danza de la UNAM, el Festival Internacional Cervantino, el Kunsten Festival des Arts (Bruselas), el Wiener Festwochen (Viena), la Haus der Kulturen der Welt (Berlín), el Festival del Desierto y México en Escena Actualmente la obra cuenta ya con invitaciones para presentarse en festivales importantes del mundo en Montreal, Miami, Nueva York y Alemania, entre otros El elenco está integrado por actores de diversas nacionalidades: María Teresa Dalpero, actriz italiana que trabaja con el Teatro de los Andes, en Bolivia, al igual que Cristian Mercado; Kaveh Parmas, de Irán; y los mexicanos Gibrán Galaviz, Carlos López, Miguel Ángel López, Fermín Martínez, Ruy Olivares y Gastón Yanes

Comentarios