Lo peor del horror, de Eduardo Monteverde

lunes, 28 de marzo de 2005
México, D F, 28 de marzo (apro)- Ediciones B presenta el libro Lo peor del horror, de Eduardo Monteverde, prologado por Paco Ignacio Taibo II La edición cuenta con 23 pequeñas historias que fueron recabadas en las calle y en su tiempo publicadas en distintos medios como nacionales El Financiero o La Prensa Monteverde (DF, 1948), médico por la UNAM y especializado en patología y pediatría, estudió además en la Carl Marx Universitat y en el Centro de Capacitación Cinematográfica El único hilo conductor de estas narraciones que se desarrollan a lo largo de 364 páginas, es “México, y una manera de relacionarse con él” El siguiente es el prólogo: * * * Mi amigo Justo Vasco tratando de encontrar una lógica en toda esta conversación de las grandes ciudades en trampas del mal, dijo, citando creo al autor ruso Leónidas Andreiev: “Lo peor del horror es que no hay horror” La barbarie que nos circunda se disuelve en lo cotidiano, por reiteración, abuso de cabeza periodística, reportaje superficial de la televisión Forma parte de la melaza rosa-roja-negra que nos rodea A los más, de vez en cuando el accidente se aproxima, toca a un amigo, a un conocido, a uno mismo y ya no es monotonía informativa, es la real realidad dejándote sin aliento Eduardo Monteverde desciende a los infiernos para narrarlos Y su narración los hace terriblemente próximos Leyendo estas páginas he descubierto cien novelas y doscientos cuentos El texto me ha abrumado, desprende por todos lados la brutal calidad literaria de la verdad Entrando en una y otra de estas pequeñas historias, cuyo único hilo conductor es un país, México, y una manera de relacionarse con él, la criminal, uno no puede dejar de sorprenderse ¿Todo esto está pasando a nuestro lado? ¿Todo esto está sucediendo así? Se supone que estoy vacunado, que muchos años de ser un mexicano bien informado me han vacunado contra historias como estas No hay tal El texto me encandila, me vapulea, me sorprende una y otra vez Durante algunos años Monteverde, que reúne una extraña formación: marinero, premio nacional de cine y video científico, tres premios internacionales en documental, periodista científico, reportero, médico, psicólogo y filósofo, se metió en los infiernos: salas de forenses, barandillas de Ministerio Público, hospitales psiquiátricos, calles oscuras donde los muertos aún sangran, sórdidas cárceles, y habló con los protagonistas: es suicida fallido, el mago violador de niños, el cerebro de la banda del enemigo publico número uno, los campesinos indígenas a los que van a comer las moscas, los trabajadores de un zoológico acosado por la penuria, la mentira y las ratas, los travestíes perseguidos, los redentores delirantes, los médicos brujos, los brujos tan médicos, los destazadores, las mujeres violadas, las infanticidas, el fallido asesino de Díaz Ordaz, que está recluido a perpetuidad sin que nadie lo sepa Vio, observó, narró, reduciendo una y otra vez la distancia Nada de “ellos” y “nosotros” Múltiples versiones del “nosotros” Y desentraña fraudes, plantea incógnitas, hace terribles preguntas: el suicidio no es tal, se trata de un asesino, los inocentes están en la cárcel, los culpables en la mayoría de los casos están libres ¿Quién juzgó al loco y lo condenó a reclusión perpetua? El oficio criminal es el que más garantías de triunfar tiene en este país No hay profesión que pueda garantizar como el crimen un 97% de éxito Esa es la cifra de los casos en los que perpetradores de un acto delictivo no son detenidos, juzgados, encarcelados Estamos ante uno de esos libros que invita a no dormir, que invita a reflexionar y a pasar a la acción Algo, muchas cosas, deberán de hacerse Y Monteverde logra que esta incursión en las zonas oscuras de nuestra sociedad, lo que él llama “periodismo negro” sea eficaz, porque combina una investigación de primera mano (todas las historias fueron reporteadas en las calles, en el territorio) con una extraña, singular, muy singular pericia narrativa y capacidad para hacer reflexiones en el más sorprendente de los contrapuntos El resultado es apasionante Difícilmente uno de nuestros colegas escritores podría desplegar una imaginación que se acercara tímidamente a historias como estas Conforme uno va leyendo, la sensación de que uno se encuentra ante uno de esos diez libros para entender a México, crece Insisto Este libro debe circular, ser leído Es lo menos que les debemos a las niñas y del mago, al trabajador universitario asesinado, al paladín de los derechos gay suicida, a los indígenas de Chihuahua y Los Chimalapas, a las tristes putas de la Merced, a la mujer violada A todas esas personas y esos rostros que mientras están leyendo son también nuestros rostros

Comentarios