Desafuero: Un PRI entrampado

miércoles, 30 de marzo de 2005
México, D F, 29 de marzo (apro)- Entrampados en el tema del enjuiciamiento al jefe del GDF, dudosos sobre los costos políticos que implicarían para cada uno de sus partidos, PRI y PAN han decidido cambiar la fecha sobre el posible desafuero de Andrés Manuel López Obrador En medio de filtraciones a los medios de información, de señales encontradas sobre cómo votaría el tricolor al interior de la Sección Instructora, el futuro político inmediato del jefe de gobierno capitalino se mantiene aún en suspenso La noche de ayer, después de haber anunciado en conferencia de prensa que este martes fijarían sus posiciones políticas para luego votar el dictamen la mañana del miércoles, los cuatro miembros de la Sección Instructora decidieron dejar el tema para el próximo viernes Lo curioso es que la petición de una prórroga corrió a cargo del diputado del PRI, Francisco Frías, un hombre muy ligado a Francisco Labastida Ochoa Pero la cercanía de Frías no es sólo con el candidato perdedor del 2000, pues también se le identifica con el propio Emilio Chuayffet Chermor, con quien compartió pupitre en la UNAM Su petición la secundó su compañera de partido, quien por la mañana había perfilado la posible prórroga al recordar que la Sección Instructora se impuso un plazo de 45 días, y al martes apenas habían consumido 42 No es de extrañar que la propia Godínez adelantara la postura y petición de Frías, ya que ambos trabajan para el mismo jefe, Emilio Chuayffet, y es que Godínez fue nombrada presidenta del Tribunal de Justicia del Estado de México justo cuando el hoy coordinador fungía como gobernador de aquella entidad El PAN, deseoso de que el asunto ya se resuelva, ha dicho que tiene preparado su voto Pero ha sido el PRI el que un día propone que se decida la votación, y otro impone el cambio de fecha Y es precisamente Rebeca Godínez la encargada de mandar las señales encontradas Lo extraño de todo esto es que el PAN se haya sumado a la petición del tricolor Ello lo único que revela es que también este partido se encuentra entrampado, y aún evalúa los efectos negativos o positivos que pudiera tener un sí o un no al desafuero de López Obrador Y en medio de todo esto están las filtraciones a la prensa, la que, ávida de información, compra todo lo que le ofrecen, aunque por lógica versiones así resulten poco probables Así, el tema del desafuero tiene no sólo preocupados a PRI y PAN, también a la prensa, a la ciudadanía, a Santiago Creel, a Roberto Madrazo y a todo aquel que aún sueña con unas elecciones presidenciales democráticas y legítimas

Comentarios