Exigen indígenas tzotziles cierre de una granja avícola

miércoles, 9 de marzo de 2005
* Acusan al Grupo Pecuario San Antonio de contaminar sus tierras de cultivo, estanques de criadero de peces y manantiales Tuxtla Gutiérrez, Chis , 8 de marzo (apro)- Campesinos e indígenas tzotziles de los ejidos Cuauhtémoc y Aztlán, del municipio de Ixtapa, exigieron hoy a las autoridades estatales y federales, el cierre de una granja avícola del Grupo Pecuario San Antonio que está contaminando sus tierras para cultivo, estanques de criadero de peces y manantiales donde se abastecen del líquido para consumo humano Los inconformes pidieron apoyo al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), a través del cual exigieron al gobernador Pablo Salazar y al presidente Vicente Fox intervenir para que se les respete “el derecho a vivir en un ambiente sano y libre de contaminación” El Frayba dijo que existen evidentes violaciones al territorio y a los recursos naturales de los ejidos Cuauhtémoc y Aztlán, del municipio de Ixtapa, a unos 45 kilómetros al oriente de esa capital El organismo no gubernamental mencionó que desde hace dos años los mencionados ejidos están luchando por la defensa de su territorio, como consecuencia de la instalación de una granja avícola propiedad del Grupo Pecuario San Antonio SA de CV Señaló que esta granja está contaminando las tierras destinadas a la siembra, estanques de peces y un manantial en donde las comunidades se abastecen de agua para la vida comunitaria, además de perjudicar a adolescentes y niños que asisten a la telesecundaria y al jardín de niños, pues las escuelas están aproximadamente a cien metros de la empresa “La afectación del territorio como parte del pueblo tzotzil, está impidiendo a las comunidades la posibilidad de seguir reproduciendo sus formas culturales, a través de sus usos y costumbres, pues derivado de los olores fétidos, no pueden hacer sus fiestas tradicionales”, acusó el organismo de derechos humanos fundado por el obispo emérito de San Cristóbal de Las Casas, Samuel Ruiz García

Comentarios