Wolfowitz: Neocon del dinero mundial

lunes, 11 de abril de 2005
San Francisco, Cal , 11 de abril (apro)- El ideólogo y arquitecto de la guerra contra Irak, defensor y líder de los llamados neocons que defienden la política unilateral de Estados Unidos, es el nuevo presidente del Banco Mundial Conocido por su carácter “implacable”, el “halcón” Wolfowitz, subsecretario de Defensa y número dos del Pentágono ahora controlará los dineros del mundo, aplicando una política neoconservadora que pretende establecer globalmente la hegemonía del Imperio El líder de los neocons es el décimo presidente del Banco Mundial y tomará las riendas el 1 de junio, pero desde ya funciona como tal y anda buscando apoyos en Europa, donde su designación “a dedo” por el presidente George Bush, ha causado numerosas críticas Y es que el nuevo regulador de la economía mundial, de 61 años, obtuvo rápidamente el consenso en Washington, donde los 24 integrantes del Consejo Ejecutivo de la institución que representan a los 184 países miembros, aceptaron por unanimidad la única candidatura impuesta como un trámite burocrático Agachar la cabeza, siempre es más fácil que levantarla con dignidad Wolfowitz ha prometido cumplir su nueva misión de “forma humilde”, porque dice que “nada es más gratificante que ayudar a los más necesitados del mundo”; pero los grupos anti pobreza se reunieron precisamente el día de su elección para protestar en contra de su nombramiento, porque sencillamente no confían en un hombre con semejante historia de “violencia e impunidad”, sobre todo en el mundo árabe Los grupos de derechos humanos, organizaciones no gubernamentales, parte del mundo académico y medios de comunicación han recibido con “horror” el nuevo nombramiento, ya que consideran que el principal artífice de la guerra de Irak, alguien que visitó Abu Grhaib durante las terribles torturas a los presos ampliamente difundidas, no es el mejor hombre para gestionar el desarrollo de los países más necesitados y el mensaje de la paz Un centenar de profesores de economía de varias universidades europeas firmaron hace unos días una carta contra el nombramiento del “halcón” número uno de Bush, ya que la “elección de este candidato fuertemente controvertido” demuestra, según dicen, que el proceso de selección “debe ser modificado porque está desfasado, antidemocrático, opaco y cada vez menos adaptado para la selección de la mejor persona” Explican que Wolfowitz “no es favorable a las instituciones multilaterales y no ha testimoniado jamás su poyo a las organizaciones de cooperación al desarrollo” Los líderes europeos no se han hecho con una posición unánime frente al líder de los neocons La revista The Economist dijo que “si Wolfowitz quiere ser un líder creíbles y eficaz, su primer cometido será disipar las sospechas de que es un lacayo de Bush” El periódico El País en una editorial institucional del 5 de abril se pronuncia por cambiar la elección del presidente del Banco Mundial: “Ha vuelto a imponerse esa anacrónica y escasamente legítima práctica que atribuye la presidencia de esa institución al ciudadano estadounidense que proponga su Administración”, ya que tradicionalmente se deja el cargo de director del FMI de igual forma arbitraria a un europeo El diario señala que esta elección no da “legitimidad” al Banco Mundial, ya que sus credenciales no son las más adecuadas para alcanzar el reclamo de Keynes en la Conferencia de Bretón Woods de 1944, cuando nacieron el BM y el FMI El diario “Le Monde” va más allá al desacreditar al nuevo presidente: “Fueron los neoconservadores encabezados por Paul Wolfowitz los que inspiraron a George Bush en su cruzada del ‘bien contra el mal’, ellos le dieron el fundamento ideológico a la intervención en Irak Fue Wolfowitz quien le aseguró a George Bush que los soldados estadunidenses serían recibidos con flores en Bagdad” A pesar de que Wolfowitz tiene una licenciatura en matemáticas por la Universidad de Cornell, sus cálculos fracasaron en Irak, donde estimó que la guerra costaría entre 65 y 95 mil millones de dólares y que sólo serían necesarios menos de 10 mil soldados La realidad es un cubo de agua fría que se estrella contra él: en Irak hay alrededor de 170 mil militares y la guerra, junto a la destrucción del país y la presunta reconstrucción han costado entre 250 mil y 350 mil millones de dólares El periódico The New York Times se hizo una pregunta: “¿Por qué Wolfowitz? Y determinó después de un análisis que simplemente Bush pretende “difundir desde el Banco Mundial el mensaje neoconservador” Efectivamente George Bush está colocando estratégicamente en puestos clave a nivel mundial a sus neocons, algunos antiguos veteranos de los gobiernos de Ronald Reagan y George Bush padre, como Polter Goss, el director de la CIA; John Negroponte, el súper “zar” de los servicios secretos que vigilan el mundo; John Bolton, el embajador ante la ONU; y, por supuesto, Stephen Hadley, el consejero de Seguridad del presidente y, claro, cómo no nombrar a la neocon número uno en el actual gobierno estadunidense, la dama de acero Condoleeza Rice, quien progresivamente se ha ido colocando en el ala más conservadora de las ideas de los neocons, seguida por Donald Rumsfeld y otros de menos importancia, como Frank Gaffney, Robert Blackwill, Richard Perle, Robert Zoellick, Dov Zakheim, Tom Donnelly o Richard Armitage, entre muchos otros Son gente que ha sabido enviar durante los últimos cuatro años su influencia ideológica a nivel mediático, social, religioso, financiero y político Esta red oscura de alianzas y “valores americanos” envuelta en un peligroso patriotismo, se extiende inexorablemente por el mundo Su mensaje saltó a la luz pública luego de los ataques del 11 de septiembre, cuando Bush encontró un momento ideal para adoptar su discurro y estrategia basada en la hegemonía de Estados Unidos y en la presunta “guerra contra el mal” Es tanto el poder de los neocons que dominan todas las instituciones internacionales: desde la ONU, el Tribunal Penal Internacional dirigido por el argentino Luis Moreno Campo, quien desde hace dos años llegó a su puesto y no ha hecho nada por empezar a enjuiciar los crímenes contra la humanidad cometidos en el globo terrestre, hasta que no le de el visto bueno Estados Unidos Los neocons también controlan el Protocolo de Kyoto o los tratados comerciales con Europa y Asia Dominan la política interna y externa del país La nueva cruzada de los neocons a nivel mundial, es “llevar la democracia al mundo árabe” Ya vimos su fallido ejercicio en el Irak ocupado, donde las elecciones fueron una pantomima ¿Pero de dónde le viene a Wolfowitz ese “noble” interés por democratizar el mundo árabe? No es sólo del aspecto económico que encuentra en el petróleo y en el mercado de armas, su principal fuente de ganancias billonarias, sino hay un aspecto íntimo que muchos han pasado por alto Wolfowitz anda de novio con Shaha Ali Riza, precisamente una funcionaria del Banco Mundial nacida en Túnez y educada en Arabia Saudita Ella es la “musa” que le inspira las “ansias liberadoras” impuestas a las dictaduras de Oriente Medio Entre Wolfowitz y Shaha ahora existe una relación a nivel profesional: jefe y subalterna Nunca este tipo de relaciones han sido recomendadas, incluso en España hay un refrán que dice: “Donde tienes la olla, no metas…” La dulce historia de amor entre Wolfwitz y Shaha pasa por los destinos del mundo El líder de los neoconsy defensor de las acciones preventivas, y de la ortodoxia moral sexual en contra del aborto, los anticonceptivos, la eutanasia o las relaciones sexuales prematrimoniales ha encontrado una inspiración pura, legítima y sublime en Shaha, y propone atacar a todos los “estados hostiles” con el imperio: Siria, Corea del Norte o China, por mencionar sólo algunos Y tiene un especial interés por el conflicto de Israel donde vivió parte de su adolescencia y donde vive actualmente su hermana Toda la familia de su padre, pereció en el Holocausto Una de las bases de los neocons es su sentimiento judío y su radical visión sionista Wolfowitz dirigirá junto al dispositivo de la economía capitalista global representada en el FMI y la OMC los destinos del mundo, para mantener la potencia militar, tecnológica y económica de Estados Unidos Allí podrá hacer alianza con el ultraderechista español Rodrigo Rato, cuestionado por escándalos de corrupción durante su paso por la vicepresidencia de España y simpatizante del ala radical del Partido Popular que defiende el “legado” del dictador Francisco Franco Ambos podrán establecer las nuevas líneas del sistema financiero mundial, aunque el que mandara será el líder de los neocons y los demás, como siempre, sólo obedecerán Con este “halcón” manejando los dineros del mundo, los países en vías de desarrollo ya pueden olvidarse de mejorar su futuro El mensaje es más pobreza, violencia e impunidad

Comentarios