Poderes salvajes, de Raúl Trejo Delarbre

lunes, 18 de abril de 2005
México, D F, 18 de abril (apro)- En medio de la discusión en torno de la nueva Ley Federal de Radio y Televisión (que ha dividido al PRI y al PAN en el Senado), Raúl Trejo Delarbre, investigador en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, lanzó al mercado su nuevo libro Poderes Salvajes Mediocracia sin contrapesos (editado por Cal y Arena) sobre los medios de comunicación La publicación contiene un mensaje en un papel aparte: “Para entender la urgencia de una regulación moderna de los medios de comunicación” En 206 páginas, Trejo Delarbre analiza los medios mexicanos en el gobierno de Vicente Fox y enfatiza que las leyes de éstos son tan obsoletas que casi nunca se aplican, o no registran los avances tecnológicos que han ocurrido en ese campo en las últimas cuatro décadas Además, ofrece un panorama para entender los medios actuales en el mundo, y “mirarlos sin prejuicios, pero sin complacencia” El también columnista da diversos conceptos de especialistas internacionales sobre lo que es la mediocracia Ahí, el autor del libro concluye que mediocracia es el poder descomunal que han alcanzado las empresas de comunicación Cabe destacar lo que piensa el profesor español José Luis Dador sobre cómo se distingue en su país la mediocracia: “Utilización de los medios por los políticos como principal plataforma de exposición de sus críticas, manifestaciones y denuncias Además del recurso casi diario de todas las fuerzas políticas a ruedas de prensa, comunicados, respuestas informales a las preguntas de los periodistas e incluso intervención habitual como comentaristas en las tertulias radiofónicas y programas de debates televisivos, etcétera, los políticos recurren mucho más a los medios que al propio Parlamento o a las asambleas regionales y locales para realizar su labor de oposición y de controversia política” El sexenio de Fox Trejo Delarbre menciona que desde los inicios de su gobierno, el presidente Vicente Fox mantuvo una tensa, constante y a menudo desgastante relación con los medios de comunicación: “Los reproches mutuos, suscitados por la exigencia del presidente a los medios cuando no cubrían sus actividades con la intensidad y el optimismo que él deseaba, y por la desilusión de muchos periodistas que parecieran haber querido presenciar cambios más drásticos en las decisiones del poder político, se mantuvieron más allá de la primera mitad de esa administración, electa en 2000 para gobernar durante seis años “Aunque su lema de campaña y gobierno había sido la promoción del ‘cambio’, en el campo de los medios de comunicación la política del presidente Vicente Fox consistió en mantener la situación de privilegios, concentración monopólica y ausencia casi total de responsabilidades públicas que tenían las empresas de esa ramo durante los gobiernos del PRI” En seguida se refiere a la modificación reglamentaria del 10 de octubre de 2002, en que se disminuyó el 125% del tiempo de transmisión en televisión y radio que tenía el gobierno desde 1969 La imagen del presidente, señala, ha sido promovida en televisión y radio en el tiempo del cual disponía el gobierno y otra fue pagada con recursos públicos Sobre esta última situación da un ejemplo: “Tan sólo entre enero y mayo de 2003, el gobierno mexicano difundió un millón 874 mil spots de 30 segundos en radio y televisión con mensajes de Vicente Fox “Las disposiciones que el presidente expidió en octubre de 2002 fueron consideradas como una abierta concesión a las grandes empresas televisoras, especialmente a Televisa Se publicó, inclusive, que el reglamento y el decreto no habían sido elaborados en las oficinas del gobierno sino por los asesores jurídicos de esa empresa” Otro tema pone en la mesa Las concesiones Destaca que al inicio de 2004 había, según datos del gobierno mexicano, 461 estaciones de televisión concesionadas De ellas, 80% eran propiedad o afiliadas del consorcio Televisa Las 4 redes nacionales de esta empresa, añade, estaban conformadas por 372 estaciones: la más importante es la cadena del Canal 2, conformada por 175 televisoras que cubren todo el país; la cadena del Canal 5 tiene 98 estaciones; la del Canal 4, 51 televisoras y la cadena del Canal 9, 48 También habla de la iniciativa de la Ley Federal de Radio y Televisión (realizada por diversos actores de la comunicación, ciudadanos, grupos políticos y especialistas) que se discute en el Senado Poderes salvajes Mediocracia sin contrapesos es interesante, porque también menciona a la radio, los diarios, las revistas y el Internet Polémica Justo cuando el libro sale a la venta, de nuevo hay polémica con la intención de reformar la Ley Federal de Radio y Televisión Se ha estancado la disputa porque hay otros nuevos proyectos e iniciativas para restarle peso a la primera propuesta hecha por la asociación civil y los comunicadores La fracción del PRI en la Cámara alta ya elabora otro anteproyecto, en el cual se integran propuestas de Emilio Gamboa y Erick Rubio Al parecer será apoyado por Enrique Jackson Además, está el llamado proyecto Osuna, que es una propuesta del presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes (Héctor Osuna), que formuló con base en las exigencias de los concesionarios de la radio y la televisión De hecho, la Red Nacional de Radiodifusoras y Televisoras Educativas y Culturales, que agrupa a 43 sistemas de radio y televisión, denuncia que se han desechado muchas de las propuestas consensuadas en la iniciativa hecha por los diversos actores de la comunicación en México En una carta enviada a Apro, dicha agrupación manifiesta: “No menos triste es el hecho de que se hayan desconocido las decenas de propuestas específicas con las que la academia, la sociedad civil, los partidos y varias secretarías de Estado enriquecieron un trabajo de mucho tiempo, llevado a cabo en numerosos foros El nuevo anteproyecto cancela todo el esfuerzo” Raúl Trejo Delarbre opina en entrevista sobre la situación con el intento de reformar la ley de radio y televisión: “El dictamen del senador Osuna es otra cosa, pareciera que más que culminar el proceso legal que ha durado más de dos años y medio, Osuna hubiera querido congraciarse completamente con el interés de los concesionarios Cada uno de los puntos, surgidos en las discusiones abiertas, que los concesionarios señalaron como inquietantes o incómodos para ellos, los borró Osuna del dictamen e incorporó algunos que habían demandado los concesionarios” Sin embargo, Trejo Delarbre no quiere ser tan pesimista y piensa que no se apoyará el proyecto de Osuna

Comentarios