Luego de 17 años, aún sin aclarar la muerte de Héctor Félix Miranda

jueves, 21 de abril de 2005
* Tres guardaespaldas de Jorge Hank Rhon emboscaron al columnista Tijuana, BC, 20 de abril (apro) - En el marco de los nuevos ataques a los periodistas mexicanos, los compañeros de Héctor Félix Miranda recordaron la muerte del columnista del semanario Zeta, hace 17 años, a manos de gatilleros al servicio del hoy alcalde priista Jorge Hank Rhon En momentos en que periodistas de distintos puntos de todo México enfrentan nuevas embestidas, en Tijuana se recordó al columnista Félix Miranda –que firmaba bajo el seudónimo del “Gato Félix”-- con una sencilla ceremonia celebrada en el 5613 de la calle Ramón López Velarde, sitio donde se impactó el vehículo que conducía A casi dos décadas del crimen, el semanario Zeta, la casa editorial de Félix, aún exige el esclarecimiento de la autoría intelectual del homicidio, toda vez que el asesino material –Antonio Vera Palestina-- se encuentra preso, y es así que el codirector de Zeta, Jesús Blancornelas, reseñó el hecho en su más reciente columna: “Tres guardaespaldas del ingeniero Jorge Hank Rhon emboscaron a nuestro codirector Héctor Félix Miranda Uno de ellos, su compadre Antonio Vera Palestina, le disparó dos escopetazos Félix lo conocía y seguramente vio cuando le apuntó Por eso levantó el brazo izquierdo para defenderse La descarga casi se lo partió en dos El segundo disparo entró por el cuello del lado izquierdo Destrozó corazón y pulmón Salió dejando un boquete por el costillar del lado derecho Los médicos me dijeron después ‘ni agonía tuvo Tampoco dolor’ Murió en cuanto fue tiroteado Su cuerpo quedó enroscado La fuerza de los escopetazos le arrastraron desde frente al volante de su carro hasta topar con la puerta contraria La cabeza inclinada hacia el piso Los pies desmadejados” Ahora, Jorge Hank, uno de los sospechosos del crimen, es presidente municipal de Tijuana, e incluso uno de sus escoltas personales es hijo del propio Vera Palestina, quien termina de purgar su condena en el penal de Puente Grande, Jalisco, luego de ser trasladado de la penitenciaría de La Mesa, donde se había hecho del control pese a la resistencia del entonces director, Jorge Alberto Duarte Castillo, en cuyo asesinato participó desde el interior de la cárcel Ante los puntos pendientes del crimen de Héctor Félix, la Procuraduría de Baja California dio a conocer, en marzo del 2004, que a petición de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se creaba una fiscalía especial para atender el caso de Héctor Félix, el cual no se podía considerar cerrado Sin embargo, dicha fiscalía quedó inicialmente en manos del director de Servicios Periciales, Francisco Castro Trenti, ligado indirectamente al entonces candidato a la alcaldía de Tijuana, Jorge Hank, por conducto de su hermano, Fernando Castro Trenti, coordinador de la campaña del abanderado priista Ante las reacciones suscitadas, Francisco Castro informó que la titularidad de dicha fiscalía quedaba en manos de la procuradora María Teresa Valadez Otros fiscales del caso son Patricia Olamendi, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y por parte de la SIP, los periodistas Ricardo Trotti, Roberto Rock, Jack Fuller y Alberto Ibargüén Blancornelas agrega que “desde hace 16 años insistimos en justicia La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington, recomendó al gobierno mexicano revisar el caso Si se encontraban fallas, iniciar averiguación en la búsqueda del autor intelectual No hay antecedente igual en asuntos criminales de periodistas en todo América”

Comentarios