Pide Bush al Senado mano dura contra ilegales

miércoles, 27 de abril de 2005 · 01:00
* Solicita incluir en el Pentágono la enmienda antimigratoria * Prevé una barda en la frontera con México y negar la licencia de manejo a indocumentados Washington, 26 de abril (apro) - Argumentando “la gran necesidad de fortalecer la vigilancia en la frontera con México por la amenaza del terrorismo internacional”, el presidente George W Bush, exigió al Congreso federal de su país asumir una posición de mano dura, e incluir en el proyecto de ley para gastos del Pentágono la enmienda antimigratoria que pide la continuidad en la construcción de una barda en la zona limítrofe y negar a los inmigrantes indocumentados el uso de la licencia de manejar como documento de identificación ante una instancia federal “El gobierno urge en los términos más fuertes posibles la inclusión del Acta de Identidad Auténtica del 2005 en la versión final de la legislación “Esta importante legislación fortalecerá la habilidad de Estados Unidos para proteger a sus ciudadanos de la entrada de terroristas, en particular la legislación endurece los procedimientos para la entrada de extranjeros y para su presencia en Estados Unidos, facilitando la construcción de barreras físicas donde sean apropiadas para proteger las fronteras de Estados Unidos”, señala Bush en la carta que envió a los líderes legislativos de la conferencia bicameral que están definiendo el proyecto final para los gastos del Pentágono La misiva presidencial surge ante la posibilidad de que en el proyecto de ley de gastos de defensa, por más de 81 mil millones de dólares, quede fuera la enmienda antimigratoria Pese a que la Cámara de Representantes aprobó el presupuesto del Pentágono con la enmienda, la versión de la Cámara de Senadores la excluyó, y ahora una conferencia bicameral está definiendo los detalles de una versión final que en los próximos días será sometida a la consideración de los dos plenos para su aprobación En el Senado los 100 legisladores que componen esa Cámara se oponen a la medida antimigratoria, sin embargo, Bush se alió con la de Representantes que por abrumadora mayoría la endosó, por lo que ahora consideró necesario presionar al Senado y conseguir que se adopte en la versión final del proyecto de ley que tendrá que salir de la conferencia entre representantes y senadores El mandatario estadunidense reiteró en el caso de las licencias de conducir que la acción antimigratoria “facilita el fortalecimiento de los estándares para la seguridad e integridad de los permisos de manejo” que emiten a inmigrantes indocumentados varios de los 50 estados que componen ese país La carta que envió Bush a la conferencia bicameral, consolida la posición antimigratoria que tiene la Casa Blanca y denota el doble discurso que usa el presidente Bush con respecto al tema migratoria: Por una parte pide la creación de una programa de empleo temporal para indocumentados procedentes de México, al tiempo que apoya las medidas más radicales para hacerles más difícil la vida a los inmigrantes indocumentados que desde hace varios años viven y trabajan en Estados Unidos

Comentarios