Defensa

lunes, 4 de abril de 2005
México, D F, 4 de abril (apro)- Lectores de todos mis respetos: ni harto de pan ni de vino, sino de estar hasta la maceta que en este buzón aparezcan con cierta frecuencia cartas con enconadas críticas contra “la visión empresarial de la historia”, escribo, y espero que publiquen en el mismo, la presente en su defensa y sus progenitores, los burgueses Como me llamo Xavier, estoy plenamente convencido que ese sujeto y su clase, el burgués y la burguesía, es decir, los ciudadanos acomodados y ricos, no merecen las amargas críticas enderezadas a las cualidades, costumbres, tendencias e ideología que la animan y caracterizan Considero injusto que la ataquen y más cuando lo hacen por el simple hecho que el conjunto que la integra, los burgueses, tanto en los países desarrollados como en los emergentes, ocupen posiciones privilegiadas por su opulencia y sea importantísimo elemento director en la ineluctable globalidad, pues su trabajo y dedicación le ha costado y le cuesta Recordemos, mi estimado lector, aunque sea sucintamente, que ese esfuerzo por conseguir su lugar bajo el sol, los burgueses lo iniciaron desde su nacimiento, en la Baja Edad Media dedicándose al comercio y a las artesanías, cundo los burgos o ciudades retomaron su importancia en el desarrollo social, con lo que la burguesía contribuyó no poco a la consolidación de los Estados nacionales Por si eso fuera poco, hay que añadir que en el Renacimiento, entre los representantes más curiosos, inquietos y valerosos de la misma, surgieron los que criticaron los valores de la sociedad feudal e iniciaron la tendencia a la investigación cinética, destinada a dominar la naturaleza y colocar sus fuerzas al servicio del hombre Los descubrimientos geográficos, en los que colaboraron con ingenio y audacia, posibilitaron e impulsaron el comercio a escala intercontinental, con lo que la burguesía comercial se enriqueció fabulosamente ¿Y qué ocurrió? Que nuestros burgueses, en vez de dilapidar su capital en triviales lujos, como los nobles, en los siglos XVII y XVIII, pusieron a trabajar su dinero invirtiéndolo en talleres y fábricas y así produjeron la revolución industrial y de ahí para el real, ya que con su continua actividad, genio emprendedor y audacia, con su denostada “visión empresarial de la historia” impulsaron, sostuvieron y no pocas veces encabezaron los movimientos que crearon el liberalismo económico y político y el parlamentarismo, ejes en los que giran las ruedas del progreso de la moderna sociedad ¡Qué logros! Con razón el barbas-tengo de Carlitos Marx no tuvo más remedio que reconocer los méritos de nuestros burgueses Pero no nos distraigamos y sigamos con nuestro tema ¿Que a la burguesía se le critica acerbamente el haber dado nacimiento y explotado a la clase obrera? ¡Al carajo con ello! La civilización clásica ¿no se sustentaba en los esclavos? La sociedad feudal, ¿no tenía como base a los siervos? Y dígame, mi estimado, quién disfruta de mejores y mayores beneficios, ¿el esclavo, el siervo o el obrero? También se les censura acremente, a los burgueses empresarios, su persistente incitación al consumo por el consumo, imprescindible por la producción en masa de toda clase de bienes, tanto necesarios como prescindibles De acuerdo ¡Pero al carajo igualmente con esto! ¿Pues no es el consumo el motor del progreso y hasta permite al consumidor ejercer la libertad de elegir? ¿Entonces? Así mismo, se acusa a la burguesía de ser groseramente materialista y capaz de generar las más atroces guerras si siente que perjudican sus intereses o ven en las mismas ganancias que la beneficien ¿Qué me dicen de las no menos atroces que se dieron en nuestra pasada historia por espirituales motivos religiosos? ¿Que “la visión empresarial de la historia”, con eso de la libre competencia y poner el derecho a la par de la oportunidad, de igualarlos, e incluso privilegiar a la oportunidad en el caso en que el bien a conseguir sea inmoral, pero no ilegal, está haciendo un campo de batalla de la sociedad, donde todos van contra todos? ¡Al carajo también con ello!, pues eso hace posible el triunfo de los más capaces, emprendedores y más persistentes en su esfuerzo, y gracias a ellos se sostiene, afirma y avanza el progreso social Lector de todos mis respetos: si por ignorancia, desidia, miedo o resentimiento, que de todo hay en la viña del Señor, es de los que a la fecha no ha sacado provecho de las oportunidades sin cuento que ofrece “la visión empresarial de la historia”, le recomiendo que no pierda el tiempo ¡Animo y adelante! Tenga en cuenta que se lo dice un hombre que está sacando buenas rajas de las mentadas oportunidades y que, así como tienen la seguridad de que se llama Xavier, tiene la misma seguridad de que no se engaña ni le engaña Su servidor para lo que guste y mande X DE LA GANDAYA

Comentarios