La fábula del alacrán

martes, 5 de abril de 2005
México, D F, 4 de abril (apro)- Todo está consumado… La burda maniobra legaloide con que se intenta inhabilitar políticamente al jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Andrés Manuel López Obrador, está a punto de llegar a su fin para regocijo y descanso de quienes, por su pequeñez y animadversión, temen enfrentar en las elecciones del 2006 al puntero en las preferencias electorales de los mexicanos El tema, aunque las autoridades federales y sus agoreros se cansen de decir lo contrario, desde el momento mismo en que fue solicitado el juicio de procedencia ante la Cámara de Diputados, se volvió político Salió del ámbito jurídico por las circunstancias en que ocurrió Prueba de ello es la parálisis legislativa que existe y la obstinación con que hasta hace unas semanas el presidente Vicente Fox atizaba una y otra vez el fuego contra López Obrador, quien se convirtió en su obsesión, como el alcohol para un bebedor empedernido El tema se impuso en todos los ámbitos, incluso, no hay reunión en la cual el desafuero no salga a relucir En lo político, todos han expresado su punto de vista y, ante la opinión pública en general, la percepción es que se trata de una simple maniobra para sacar de la carrera presidencial a López Obrador Lo dicen las encuestas En sus páginas de Internet, los principales diarios y revistas, incluido Proceso, han sondeado hasta qué punto la ciudadanía estaría dispuesta a apoyar las manifestaciones de apoyo a López Obrador, y la respuesta ha sido abrumadora La percepción es que se trata de una “canallada” Más ilustrativo resulta el hecho de que un nutrido grupo de “moneros” –irreverentes por naturaleza-- decidió hoy sumarse al rechazo a arrebatar de esta manera al tabasqueño sus aspiraciones al 2006, incluso aunque muchos de ellos no comulguen con el partido que representa, y sus colaboraciones aparecieron en los principales diarios (La Jornada, Milenio, El Universal, Monitor, etcétera) bajo un fondo negro y leyendas alusivas contra la maniobra que Fox, Creel, el PAN y el PRI intentan consumar el próximo jueves Desde 1968 no había ocurrido un fenómeno social similar, salvo cuando los cartonistas ilustraron sus espacios con un moño negro, en señal de luto por la matanza de Tlatelolco Y esta singular protesta la seguirán haciendo hasta el próximo jueves Resulta curioso que hoy, como hace 37 años, el principal argumento del gobierno de Vicente Fox, como en su momento Gustavo Díaz Ordaz, sea el mismo: la observancia del estado de derecho y el respeto a la legalidad La prueba que se trata de simple retórica aderezada con frases vacías la veremos con el paso de los días Si es cierto, como se han cansado de pregonarlo, que lo que mueve el juicio contra López Obrador es la observancia de la ley, necesariamente –y la ciudadanía está obligada a exigirlo así-- tendremos que ser testigos del desafuero del senador priista Ricardo Aldana, por el desvío de más de mil 500 millones de pesos de Petróleos Mexicanos que fueron a alimentar la campaña presidencial de Francisco Labastida en el 2000 Los hechos delictivos quedaron comprobados Tendremos que ser testigos también del desafuero del gobernador Sergio Estrada Cajigal, cuyo gobierno represor no se ha detenido en golpear y encarcelar a manifestantes contrarios a su manera de mandar Y, sobre todo, tendremos que ser testigos de un castigo ejemplar para quienes violaron la ley electoral en el caso “Amigos de Fox”, por haber recibido financiamiento ilegal, y cuyas maniobras fuera del marco jurídico fueron comprobadas El presidente ni siquiera ha tenido la humildad para ofrecer disculpas a la sociedad por las “marranadas” del grupo que lo impulsó para llegar a Los Pinos Esto, por supuesto, no sucederá Habrá oídos sordos El estado de derecho es uno para los amigos y aliados; y otro para los enemigos políticos La torpeza que han demostrado nuestras autoridades federales para conducir el asunto del desafuero orilló al gobierno a una oscura negociación con el PRI de Roberto Madrazo, quien --debería saberlo el secretario de Gobernación--, es un maestro en las artes de la mentira, la corrupción y las traiciones El líder nacional del PRI no se detiene ante nada con tal de obtener lo que desea y, en este caso, es la Presidencia de la República Es capaz de negociar con el mismo diablo y, después, traicionarlo Así es su naturaleza El gobierno federal debería saberlo Son ingenuos Fox y Creel al pensar que Madrazo respetará las condiciones de lo pactado para desaforar a López Obrador Es como el alacrán, su condición lo traiciona Y el día menos pensado, tendrá que encajar el aguijón, sin importar que se hunda quien lo lleva a cuestas, como en la fábula, cuando a la orilla de un río le pide a la rana que lo ayude a cruzar de una rivera a la otra, y a mitad se hunden A medio camino, Madrazo hundirá a Fox y se hundirá él mismo, con el riesgo de que el país se acerque al precipicio Todo está consumado… La línea es el desafuero en la Cámara de Diputados; pero López Obrador y el PRD le apuestan a lo que mejor conocen: la movilización social y, para ellos, esto apenas empieza Una pregunta queda en el aire: ¿es necesario poner al país al borde de la inestabilidad por una obstinación enfermiza, y negociar al mismo tiempo con un diablo tricolor, conociendo su condición traicionera? El tiempo pondrá a todos en su lugar y la historia los juzgará Comentarios: jperez@procesocommx

Comentarios