Veracruz se recoloca como estado expulsor de mano de obra

martes, 5 de abril de 2005
* En sólo ocho años pasó del lugar 15 al sexto en importancia a escala nacional Jalapa, Ver , 4 de abril (apro)- En la última década, el número de veracruzanos que ha emigrado a Estados Unidos se ha multiplicado ya que, tan sólo en ocho años, las remesas recibidas reubicaron al estado del quince al sexto lugar en orden de importancia en el ámbito nacional De acuerdo con el diagnóstico del Plan Veracruzano de Desarrollo (PVD), enviado por el gobernador Fidel Herrera Beltrán al Congreso local, mientras en 1995 había alrededor de 50 mil veracruzanos en Estados Unidos, para 2004 ya sumaban 300 mil, aunque esta cifra podría ser superior por tratarse de flujo migratorio de indocumentados Respecto del resto de las entidades federativas, hoy Veracruz está situado sólo atrás de estados con larga tradición de expulsión de mano de obra, al pasar de 21% del total de remesas recibidas en el país, a 62, que en términos absolutos aumentaron de 769 millones de dólares en 2003, a 9505 millones en 2004, y se estima que en 2005 ocupe el quinto lugar nacional En el diagnostico se subraya que en los últimos años el desenvolvimiento del entorno económico ha sido desfavorable para Veracruz, ya que en el ámbito internacional se deterioran los precios de los principales productos locales, en particular de los bienes primarios agrícolas y no agrícolas Este fue el caso del maíz y frijol, azúcar, petróleo y petroquímicos, incluso los de diversas frutas y legumbres; por ejemplo, en el periodo 1995-2004, los precios de los productos alimenticios se redujeron 37% en promedio por año, los insumos industriales en 41, y los provenientes de la agricultura en 46 En el PVD se reconoce que en Veracruz están presentes los factores que hacen posible y amplían el circulo vicioso de la pobreza, incluso el de la extrema, es decir, “la vida social, económica, política y cultural del estado está excluyendo de sus beneficios a la mayoría de sus habitantes” Sin embargo, según el mismo diagnóstico, la situación de pobreza en el estado de Veracruz “es aún más grave”, ya que diversos indicadores permiten sostener la hipótesis de que la marginación, en lugar de reducirse, “podría estar aumentando” Y hace referencia a datos de la Sedesol, que tiene identificadas 22 micro regiones de pobreza extrema en el estado, conformadas por 147 de los 212 municipios, 49 de los cuales están clasificados como de muy alta marginación y 98 de marginación alta De esta manera, “68% de los veracruzanos, además de estar excluidos del bienestar, “enfrentan condiciones adversas que les impiden aportar sus capacidades y potencialidades al desarrollo de la entidad”, situación que se suma a las características propias de la geografía veracruzana, que dificultan atender a unas 22 mil localidades Dada estas características, Veracruz no tiene los recursos financieros ni la infraestructura humana y organizacional para llevar servicios básicos a tal número de localidades, donde más de 40% de la población es rural, dedicada especialmente a la actividad agropecuaria En cuarto lugar se ubica la estructura económica, la cual es quizá uno de los problemas más graves del estado, en la medida que el sector servicios tiene un peso importante en el aparato productivo, “pues Veracruz carece de una industria amplia y diversificada, su sector agropecuario está desarticulado y presenta una debilidad estructural” Debido a las debilidades observadas en la economía estatal, a la cual contribuyen unas finanzas políticas pobres, y que cada vez se destina menos a la inversión pública, “su crecimiento en los últimos años ha sido menor al promedio nacional” y, por tanto, “la creación de empleos también ha sido deficitaria” Por ejemplo, mencionó, el producto interno per cápita de Veracruz en 2002 se ubicó en el lugar 25 entre las entidades federativas, y en el periodo 1994-2004, los asegurados permanentes del IMSS sólo aumentaron en 625% por año, “cifra claramente insuficiente para las necesidades del estado” Desde 1995, precisó, la economía veracruzana ha perdido dinamismo y ha crecido de manera insuficiente, generando con ello escasas fuentes de trabajo Estos factores, más un campo poco productivo y con rentabilidad variable e incierta, “se han combinado para convertir a Veracruz en uno de los estados más expulsores de población”

Comentarios