Enjuicia Mattelart a Televisa y TV Azteca

miércoles, 11 de mayo de 2005
* México, en el umbral máximo de la concentración de medios, opina el teórico de la comunicación México, DF, 10 de mayo - “El medio no debe ser un líder político, es una cuestión de ideología y de ética periodística”, reconoció el teórico de la comunicación y académico Armand Mattelart, al hacer una revisión del comportamiento de los mass media mexicanos, como la televisión La televisión ha asumido un papel que no le corresponde, agravado por el duopolio que representan Televisa y Televisión Azteca, sostuvo, tras destacar que este nivel de concentración no es exclusivo de México, pero aquí “alcanza el umbral máximo”, consideró Y explicó que en la Unión Europea hace menos de un año se impulsó un proyecto para legislar los umbrales de la concentración En entrevista antes de participar en el Tercer Encuentro Internacional de la Radio, la semana anterior, destacó que progresivamente en el país se está vislumbrando una toma de conciencia respecto de los medios, principalmente electrónicos, que desembocaron en propuestas ciudadanas de reforma a la ley en la materia: “Pero uno comprueba la dificultad de hacerlas pasar, de hacerlas concretizar a través de una ley, a pesar que todo el mundo, igual instituciones, reconocen que es obsoleta” Dicha legislación fue frenada hace unos meses por empresarios de los medios que no quisieron ser regularizados Finalmente la propuesta fue abortada Para Mattelart esta acción sólo responde a que la reforma no convenía a los intereses empresariales Así que lo más importante es que el Estado cumpla su función, “y no deje a la ley del mercado jugar el papel del Estado, porque finalmente lo que se trata es de defender el interés colectivo, y éste no está protegido por la lógica del libre mercado de intercambio” El papel de los medios Autor del libro Para leer al Pato Donald, con el narrador Ariel Dorffman, que en los setenta fue vetado en Estados Unidos, Mattelart planteó la posibilidad de que los medios no comerciales --como Radio Educación o las emisoras comunitarias-- se encuadren sobre el papel del ciudadano dentro de una sociedad, no sólo como consumidores de un producto “Eso lo encuentro totalmente anormal Debido a eso, a que manejan recursos públicos como el espectro radioeléctrico deberían tener también una misión Al principio la radio y la televisión estaban destinadas a educar, divertir e informar Este ideal de la comunicación es fundamental, sobre todo donde la gente lo necesita En este sentido, si uno mira cómo avanza el debate en los medios de la radio comunitaria o las asociaciones de radio latinoamericanas, se ve que es totalmente anormal utilizar este potencial de transmisión únicamente con fines comerciales o fines políticos Todo está mezclado a través de la variable marketing” Respecto del uso que las televisoras mexicanas han dado a este medio de impacto social a conflictos de corte político, como los videoescándalos, o la reciente campaña de TV Azteca contra Banamex y la Secretaría de Hacienda pretextando el caso Fobaproa, el especialista consideró inválido dar este manejo informativo “Si hay una regulación en Europa es ésta De ahí la necesidad de una regulación Y eso sin opinar sobre lo que no conozco Creo que la cuestión de la regulación es finalmente poder controlar estas cosas para que no ocurran”, indicó, aunque mencionó que asumir como medio un papel de apoyo, como en el caso del desafuero del jefe de gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador, “entonces es positivo” Así mismo, habló del debate sobre la sociedad de la información suscitado en México el año pasado, ante la primera fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (del 10 al 12 de diciembre de 2003 en Ginebra, Suiza, y que este año se llevará a cabo del 16 al 18 de noviembre en Túnez) Y agrega: “La cuestión de la regulación es un denominador común, una interrogación común” El papel del periodista Mattelart también planteó el papel subjetivo u objetivo que debería asumir un reportero o periodista en casos que involucren el desarrollo nacional Estableció que hoy en día no se trata solamente de pensar en periodismo a partir del periodista y de la protección de su oficio, sino que el modo de producir la información es cómo el periodista puede redefinir su relación con las demandas sociales Esto “no es solamente lo propio de la tarea del periodista, sino de todo productor del saber”, dijo, y detalló: “Cada vez más aumenta el problema de la construcción de un saber que no tiene relación con la sociedad, y en este sentido hay toda una interrogación sobre el papel, incluso, de los intelectuales, de ahí también la crisis de las universidades”, apuntó Por eso, es importante redefinir las fuentes de información y las fuentes del saber en relación con la sociedad, con una misión social que se traslade a los medios La cultura En su trabajo más reciente, Mattelart, junto con el profesor de Ciencia Política y miembro del Centre Nacional de la Recherche Scientifique de Rennes, Eric Neveu, “Introducción a los estudios culturales”, hace un análisis de los sesenta hasta los ochenta, para concluir que el análisis de lo cultural sigue siendo una prioridad en el mundo, pero en la actualidad “la cultura está cada vez más mediada por la técnica y el mercado” Hay una vinculación entre cultura y economía, sin tomar en cuenta la diversidad cultural, aspecto que no se está dando en los debates en la UNESCO, pues ni Estados Unidos, Japón, la Unión Europea, América Latina, la India o Brasil han definido qué es diversidad cultural o qué es cultura “Lo que es interesante es ver que paralelamente hay una idea que rescata que la cultura, la producción cultural, está cada vez más ligada a una maquinaria industrial, evidente, de producción industrial Hay toda una reflexión sobre la transformación de la cultura cotidiana y esto abarca un dominio enorme, de ahí la dificultad de proponer una convención que sancione la violación de las expresiones culturales”, opina De este modo, concluyó que en materia cultural surge la pregunta sobre el papel del intelectual frente a la sociedad, es decir, cómo se redefinen los “productores del saber en la sociedad del conocimiento" Apuntó: “Francamente las instituciones que entregan saber o información deberían pensar en esto, porque son transformaciones también de tipo antropológico” Armand Mattelart, nacido en Bélgica en 1936, estudió Derecho y Ciencia Política en Lovaina, y posteriormente estudia Demografía, en París Experto en Políticas de Población en El Vaticano, viajó en 1962 a Chile, donde se pronunció contra los modelos de planificación familiar aplicados por las fundaciones Ford y Rockefeller, impulsados por la Organización de Estados Americanos (OEA) y el presidente estadunidense John F Kennedy, en 1961, en lo que se llamó la “Alianza para el Progreso”, y que planteaba la limitación de nacimientos para mejorar la vida de los habitantes Participó en la fundación de un Centro de Estudios de la Realidad Nacional y, en 1972, junto a Ariel Dorffman, publicó el libro Para leer el Pato Donald, y otros títulos sobre el poder transnacional de las multinacionales y la cultura de masas Durante la dictadura de Pinochet retornó a Francia, donde en 1974 participó en la película La espiral, dedicada al proceso chileno Luego, enseñó en la Universidad París VIII, donde imparte Ciencias de la Información y la Comunicación Entre sus obras más destacadas, resaltan: Historia de las teorías de la comunicación, en colaboración con Michéle Mattelart y La mundialización de la comunicación, entre otras

Comentarios