Madrazo, el escapista

jueves, 12 de mayo de 2005
México, DF, 11 de mayo (apro) - Roberto Madrazo Pintado es uno de los principales personajes de los escándalos que han cimbrado a la política nacional últimamente, sin embargo, casi no se le ve pues siempre está escapando de los reflectores como si tuviera una enfermedad lucífuga Si revisamos los acontecimientos políticos del país desde que inició el gobierno de Vicente Fox, la sombra de Madrazo aparece en algunos de los más importantes como fue el fraude que se vivió en las elecciones ordinarias y extraordinarias de Tabasco a finales del 2001 Según algunos políticos de esa entidad, como Humberto Mayans y Arturo Núñez Jiménez, al evadir su responsabilidad de impulsar la democracia en Tabasco, el presidente Vicente Fox en realidad mostró que estaba dispuesto a negociar la gobernabilidad de su sexenio con el grupo duro del PRI encabezado por Madrazo, quien estuvo siempre detrás de la candidatura de Manuel Andrade El evidente fraude en las elecciones a gobernador de Tabasco por el PRI madracista, se efectuó bajo la complacencia del gobierno foxista, el que no atendió los ruegos que le hicieron los propios tabasqueños de impedir políticamente el avance de este grupo político que actúa como la mafia Los políticos tabasqueños que conocen las mañas de Roberto Madrazo pidieron desde entonces a Fox tomar acciones preventivas y cortar de tajo sus intenciones de alcanzar la candidatura presidencial, que desde ese año ya anunciaba Sin embargo, el fraude se consumó, Madrazo hizo lo que quería en Tabasco y tomó por asalto la dirigencia nacional del PRI en marzo del 2001, ganándole las elecciones internas a Beatriz Paredes Rangel Ya como presidente nacional del PRI, Madrazo se comprometió con Vicente Fox a apoyar las llamadas reformas estructurales –hacendaria, energética y laboral--, y aprobarlas en la Cámara de Diputados Madrazo dio su palabra y, a través de Elba Esther Gordillo, entonces coordinadora del PRI en la Cámara de Diputados, participó en las negociaciones entre el gobierno foxista con los otros partidos, los líderes de los sindicatos petroleros y electricistas, así como con el sector obrero del tricolor Pero el escándalo del Pemexgate, y la posibilidad de que fueran a la cárcel los líderes del sindicato petrolero, el exdiputado Eduardo Romero Deschamps y el senador Ricardo Aldana, abortaron las negociaciones, sobre todo porque a la hora de la definición Roberto Madrazo se echó hacia atrás, rompiendo su palabra de seguir apoyando la reforma energética Lo mismo ocurrió con la propuesta de reforma hacendaria, la cual está basada en recaudar más dinero vía la imposición de impuestos a medicinas y alimentos Una vez que Elba Esther Gordillo lanzó la iniciativa, Madrazo nuevamente se hizo hacia atrás, traicionando su propia palabra Ante la lluvia de críticas, Madrazo se agazapó, dejó que los costos de impopularidad recayeran en Fox y Elba Esther Gordillo, y hasta mucho después levantó la cabeza para iniciar una nueva aventura Esta vez en contra de Andrés Manuel López Obrador Y en esta ocasión aliado con el propio expresidente Carlos Salinas, el priista tabasqueño hizo de reflector del enorme escándalo que generaron los videos de corrupción de René Bejarano y Gustavo Ponce Desde la dirigencia nacional del PRI lanzó también acusaciones e incluso impulsó el proceso de descalificaciones en contra del jefe de gobierno capitalino Nuevamente atrincherado en su propio cuartel, Madrazo encabezó la campaña de desafuero en contra de López Obrador a través de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, coordinada por Emilio Chuayffet Chemor En esta ocasión utilizó el doble lenguaje: de dientes para fuera decía que le gustaría ver a López Obrador en la competencia por la Presidencia del 2006, mientras que en privado organizaba la estrategia para apoyar al gobierno foxista en la eliminación de su principal adversario Doble cara, Madrazo avanzó en sus intenciones aviesas hasta que el PRI votó mayoritariamente a favor del desafuero de López Obrador el 7 de abril A partir de entonces creyó que su cometido había tenido un éxito rotundo y nuevamente se agazapó para no recibir los costos negativos de esta acción que, en el extranjero, fue calificada como un atentado a la débil democracia mexicana Madrazo dejó que el desgaste lo pagara Fox, aprovechó el escándalo y se fue de viaje a China y luego a Estados Unidos, pretextando en el primer caso vacaciones y, en el segundo, la recuperación de su esposa en un hospital de Miami No obstante, la rectificación del presidente Fox, de reconsiderar las acusaciones en contra de López Obrador luego del enorme escándalo nacional e internacional que había provocado el desafuero, lo tomó fuera de base No era para menos, al rectificar, el presidente Fox develó al verdadero gestor del desafuero, Madrazo, quien salía como el principal beneficiado del descarte de López Obrador El último escape de Madrazo había fallado El desgaste se desvió hacia su figura y hacia el PRI, que ya galopaba libremente rumbo a la elecciones del 2006 De ahí la cólera de Madrazo y los suyos, que acusaron al presidente Fox de “inconsecuente” Hoy Madrazo nuevamente se ha escondido en su refugio y, fiel a su costumbre, espera el momento político más propicio para él a fin de dar un nuevo golpe con la esperanza de ganar la silla presidencial el próximo año

Comentarios