Reprueba la CNDH deportación de cuatro cubanos

jueves, 12 de mayo de 2005
* El INM violó una suspensión provisional y los derechos humanos de los inmigrantes, denuncia México, D F, 11 de mayo (apro)- El ombudsman nacional José Luis Soberanes fustigó la actitud asumida por las autoridades migratorias contra cuatro cubanos a los que deportó arbitrariamente, a sabiendas de que podrían haber infringido no sólo faltas administrativas, sino civiles y penales El organismo deploró abiertamente la conducta seguida por servidores públicos del Instituto Nacional de Migración (INM) –que, además de violar derechos humanos, pueden ser constitutivas de otras responsabilidades-- al deportar el pasado sábado 7 de mayo a cuatro personas de nacionalidad cubana, a pesar de que contaban con una ampliación vigente de la autorización para permanecer en nuestro país y de que habían obtenido una suspensión provisional dictada por el juez Cuarto de Distrito de Mérida, Yucatán Los quejosos, que habían interpuesto una denuncia ante la CNDH, ingresaron a México en forma legal como integrantes de un grupo musical que realizó presentaciones en varias ciudades del país Sin embargo, ante la proximidad del vencimiento de su permiso de estancia solicitaron y obtuvieron del delegado regional del INM en Mérida, Yucatán, Guibaldo Vargas Madrazo, una ampliación de 30 días naturales para permanecer en México, misma que vencía el 15 de mayo Los cuatro cubanos deportados se trasladaron de Mérida al Distrito Federal, con la intención de ir luego a Tijuana, Baja California y ofrecer otros conciertos musicales, pero ya en la Ciudad de México se les impidió continuar su viaje El 22 de abril fueron asegurados y retenidos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por elementos de la Policía Federal Preventiva y remitidos al día siguiente a la estación migratoria del INM en Iztapalapa, donde solicitaron la intervención de visitadores de la CNDH, con el fin de quejarse y exigir que se respetaran sus garantías fundamentales Personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos se puso en contacto permanente con los agraviados, quienes dieron a conocer en diversas ocasiones su voluntad de no regresar a Cuba, lo cual reiteraron a las 23:15 horas del pasado viernes 6 de mayo, última vez que se permitió a los visitadores de la CNDH –-que cuentan con fe pública-- tener contacto con ellos El sábado 7, a las 10:00 horas, visitadores de este organismo nacional acudieron a la estación migratoria para entrevistarse de nueva cuenta con los quejosos y en forma inusitada no les fue permitido el paso; poco después se les informó que las cuatro personas ya habían sido trasladadas al aeropuerto para ser deportadas, pues supuestamente habían dado su consentimiento a esa medida, lo cual resulta contrario a lo que durante varios días manifestaron al personal de este la CNDH Los visitadores se trasladaron al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde personal del INM les impidió tener contacto alguno con los quejosos A las 12:00 horas, se informó telefónicamente a las autoridades migratorias que existía una suspensión provisional dictada por el juez Cuarto de Mérida, Yucatán, Rafael Martín Ocampo Pizano para que a dichas personas no se les mantuviera incomunicadas y se adoptaran las medidas necesarias para evitar su deportación No obstante, los cuatro ciudadanos cubanos fueron conducidos hasta el avión de la Compañía Mexicana de Aviación que partió a La Habana a las 12:15 horas Ante tal atropello, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos considera que el personal del Instituto Nacional de Migración no sólo violó la ampliación emitida por su propio delegado regional en Mérida, Yucatán, sino también la suspensión provisional del juez Cuarto de Distrito en dicha entidad, de lo cual podrían derivarse diversas responsabilidades administrativas, civiles y penales

Comentarios