EU: Polarización migratoria

lunes, 16 de mayo de 2005
México, D F, 16 de mayo (apro)- En una sola semana, hemos visto enfrentarse dos proyectos migratorios divergentes en Estados Unidos El martes 10 el Senado de ese país aprobó Ley Real ID y un día después el presidente George W Bush la firmó Dicha ley es de carácter antimigrante, limita la obtención de licencias a los indocumentados, ordena la construcción de una valla de cinco kilómetros en la frontera con San Diego y pone obstáculos a la obtención de asilo El jueves 11, los senadores Ted Kennedy y John McCain, a nombre de un grupo bipartidista de congresistas, presentaron un proyecto de reforma migratoria que pretende dar una respuesta integral a la existencia en Estados Unidos de entre 10 y 12 millones de indocumentados, revisando y adecuando a las nuevas realidades el actual sistema migratorio De ser aprobada en el curso del presente año la Ley de 2005 para un Estados Unidos Seguros y una Migración Ordenada, millones de trabajadores indocumentados podrían regularizar su situación, abriría también un camino para ordenar los flujos migratorios, para crear mejores condiciones de seguridad en la frontera con México mediante la expedición de visas de trabajo por tres años renovables Los indocumentados de hoy y los trabajadores temporales de mañana podrían acceder a la residencia, incluso a la ciudadanía La iniciativa bipartidista coloca en el centro del debate en Estados Unidos el tema de la migración, con altura de miras y visión de futuro El debate será intenso porque es evidente que la ley Real ID y acciones como las de los paramilitares armados de Minuteman --que se dedica a cazar migrantes y plantean sellar la frontera-- representan la visión de sectores racistas y xenófobos que se opondrán a cualquier regularización migratoria, a la que acusan de amnistía o premio a quienes violan las leyes Pero mientras Real ID no es solución alguna y está dirigida solamente a golpear a los indocumentados, la iniciativa Kennedy-McCain plantea una reforma integral y de largo alcance que entiende que la migración es un fenómeno social y económico que vincula a México y a Estados Unidos Es evidente que para aprobar la iniciativa bipartidista –sobre la que se prevé un amplio y polarizado debate-- tendrá una importancia relevante la posición que asuma el presidente Bush Es su oportunidad de poner en sintonía sus palabras con los hechos Ahora sí, puede demostrar que está de acuerdo con una iniciativa que aborda las políticas migratorias con una visión de largo plazo Hasta el momento, no ha sido así: su discurso se contradice con su apoyo a la Ley Real ID y su tolerancia hacia la acción de los grupos cazamigrantes en la frontera con Arizona Frente a un fenómeno tan complejo como es el de la migración de México a Estados Unidos no se puede jugar con palabras y complicar las soluciones –como ocurre con la Real ID o los Minuteman--, no se debe entrar en callejones sin salida, enviar los mensajes equivocados, promover sentimientos de rechazo, fortalecer temores, enraizar intolerancias Por el contrario, como lo perfila la iniciativa bipartidista para una reforma migratoria integral, las únicas soluciones son avanzar en la convivencia, el respeto mutuo y el reconocimiento de que el fenómeno social, económico, cultural es de doble vía porque uno necesita al otro ¿Acaso no es cierto que los empleadores requieren la mano de obra de los migrantes? Diversas organizaciones empresariales se han pronunciado ya en favor de las visas de trabajo temporal y de la regularización migratoria El punto de partida para abordar la migración indocumentada es reconocer que no se trata de un asunto coyuntural, sino de un factor estructural de las economías y las sociedades de ambos países que aporta importantes beneficios mutuos Que la sociedad estadunidense está profundamente dividida sobre el tema de la migración es un hecho, pero también lo es que han avanzado políticas antimigrantes y xenófobas toleradas o impulsadas desde el Ejecutivo y el Congreso, y que si se quiere abordar de manera integral la existencia de más de 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, es necesaria una cirugía mayor sobre las políticas migratorias estadounidenses a partir de un cambio de óptica La migración mexicana a Estados Unidos es parte de una relación económica y social que se ha fortalecido en los últimos años Tiene que ver con la vecindad, con esa frontera en la que Estados Unidos sólo ve cuestiones de seguridad, aunque debiera ver el avance de la integración La frontera no es sólo la línea divisoria, es una región de la que participan seis estados de México (Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas) y cuatro de Estados Unidos (Arizona, California, Nuevo México, Texas) con una población de 80 millones Cien kilómetros al norte y al sur de la línea divisoria, la frontera entendida como una región con una dinámica propia, se integra por 36 municipios y 48 condados, con 167 millones de personas de lado mexicano en 2000, con una dinámica demográfica acelerada “(…) Una emergente hibridación cultural y demográfica está borrando diferencias nacionales, culturales y lingüísticas Este naciente mestizaje está transformando tanto a Estados Unidos como a México”, afirma Michael Dear de la Universidad del Sur de California Para el escritor Carlos Monsiváis esta conciencia híbrida es “la frontera portátil”, la cual define como la condición que llevamos en nuestras mentes allí donde vayamos, sin importar si vivimos o no en la frontera, la cual es un espacio en el que se concentra con toda su complejidad la relación entre ambos países La frontera, nuestra frontera, es la más dinámica y compleja del mundo Una de sus características es la migración, otra es su asimetría, pero también lo son el nivel de integración y de interdependencia A lo largo de la línea fronteriza de más de 3 mil kilómetros hay 14 pares de ciudades hermanas (Tijuana-San Diego, Ciudad Juárez-El Paso, Matamoros-Brownsville, Reynosa-McAllen… por mencionar algunas) en las que la cotidianidad tiene una altísima interdependencia y sólo atravesar los puentes o puertos fronterizos recuerda que al cruzar se cambia de país Por esta compleja frontera tienen lugar alrededor de un millón de cruces diarios, más de 350 millones al año, por ahí atraviesa también el 90% del comercio entre México y Estados Unidos Y claro que este altísimo nivel de interdependencia requiere formular una política migratoria nueva que se haga cargo de los intensos intercambios humanos Es inseparable el binomio frontera-migración La frontera entre México y Estados Unidos es una de las regiones de mayor crecimiento económico para ambos países Y claro, por esa larga, dinámica, interdependiente frontera cruzan anualmente los 500 mil o 600 mil indocumentados mexicanos que buscan trabajo en Estados Unidos No son ilegales como los llaman allá, son indocumentados que mucho aportan a la economía de los estados donde laboran Entendiendo el fenómeno estructural, así como la necesidad de los empleadores estadunidenses de mano de obra mexicana, la iniciativa Kennedy-McCain plantea en el primer año 400 mil visas de trabajo temporal por tres años, renovables por otros tres Para el cuarto año, quienes así lo decidan, podrán iniciar sus trámites para obtener la residencia Con la aprobación en el Senado de la ley Real ID, la relación bilateral México-Estados Unidos recibió otro duro golpe, lanzado desde el Congreso y apoyado por la Casa Blanca De aprobarse la iniciativa bipartidista Kennedy-McCain la relación bilateral México-Estados Unidos podrá encontrar otros espacios de respeto y desarrollo, porque hay 6 millones de indocumentados mexicanos en Estados Unidos y porque, además, se abrirán visas de trabajo, lo que disminuirá tensiones en la relación y fortalecerá la seguridad en la frontera Incluso no pocos “polleros” se quedarán sin indocumentados que transportar Es de esperarse que de ser aprobada la iniciativa bipartidista habrá menos muertos en la frontera Las políticas de control y persecución de indocumentados son un callejón sin salida, una escalada de terribles consecuencias, que no lleva, sino al aumento de los migrantes muertos en el intento de cruzar, o a un creciente número de deportaciones, pero también de indocumentados en la Unión Americana Si a contrapelo de la realidad, en Estados Unidos llegaran a imponerse las políticas de los que invocan la xenofobia, el racismo, la supremacía, o las visiones de los políticos desgastados que utilizan un populismo irresponsable, las consecuencias para México y Estados Unidos serían devastadoras El gobernador de California Arnold Schwarzenegger llegó, incluso, a afirmar que si Estados Unidos podía hacer una guerra en Irak, igual podía controlar la frontera, equiparando una guerra en la que están involucrados 150 mil soldados estadunidenses con la situación de una frontera pacífica en la que tienen lugar fenómenos sociales y económicos de integración que evidentemente el gobernador no entiende Con la iniciativa Kennedy-McCain se abre un nuevo debate sobre la migración Será un debate estadunidense duro Aunque la iniciativa aborda de manera integral todos los temas relacionados con la migración indocumentada, toma en cuenta factores de seguridad y abre una nueva perspectiva, el debate será polarizado La virtud de la iniciativa migratoria bipartidista es que por fin aborda el tema de la migración de manera integral y reconoce que las políticas migratorias de Estados Unidos están quebradas, que no responden a las nuevas realidades estructurales, sociales y económicas, como lo muestra la realidad de 11 millones de indocumentados México deberá articular una política para incidir positivamente en el debate que será largo No podemos tener –una vez más-- una política reactiva, de declaraciones, desarticulada o ausente Porque no es cierto que se trata de un asunto unilateral Atañe a 6 millones de indocumentados mexicanos

Comentarios