Política laboral foxista, pura decepción

lunes, 2 de mayo de 2005
* Resume abusos el informe del Centro de Reflexión y Acción Laboral México, D F, 2 de mayo (apro)- De manera cotidiana, los trabajadores del país sufren constantes violaciones a sus derechos y, en la actualidad, la amenaza de la reforma laboral elaborada por el gobierno foxista, que niega el derecho a la sindicación y a huelga, entre otros, reafirma el aumento a la trasgresión en la materia bajo esta gestión Estas denuncias cobran fuerza cuando son avaladas por el “VIII informe de violaciones a los derechos humanos laborales en México durante el 2004”, elaborado por el Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal), y cuya edición impresa se titula: “Dicen que en este gobierno no pasa nada…” Y tienen razón En tres capítulos, el Cereal analiza el papel de los tres Poderes de la Unión ante los derechos laborales, y analiza casos de violación atribuibles al Ejecutivo, Legislativo y Judicial En el primer aspecto habla del discurso oficial en la materia, en el que se resaltan supuestos logros, incluyendo los magros aumentos al salario mínimo Pero también se habla de casos concretos de trasgresiones, como en el área Central de Bibliotecas, dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), donde trabajadores que participaron en la cartera de Escalafón y ganaron, fueron amenazados y calumniados por sus oponentes Las autoridades del centro cometieron abuso de poder –asunto en que intervinieron el Cereal y la Red de Derechos Humanos “Todos los derechos para Todos” Se suma el caso de las trabajadoras de las plataformas marinas, víctimas de violencia, hostigamiento sexual y discriminación, que se traduce --de acuerdo con el reporte--, en una manifestación de poder, una práctica discriminatoria, caracterizada por la falta de decisión sobre los derechos de las mujeres Destaca los casos de las trabajadoras Marcela Rosales y Dulce Vargas, ambas trabajadoras de Pemex en la Sonda de Campeche En el capítulo “Acciones de reacción ante irresponsabilidad del Poder Ejecutivo”, se evidencia el caso de la industria automotriz mexicana, por lo que cita la reunión del 27 de abril de 2004, entre las empresas Volkswagen de Puebla, Nissan Aguascalientes, Nissan Cuernavaca, Daimler Chrysler, Ford Nacional, Seglo Puebla y Conexos de la República Mexicana, representadas por General Motors Silao, American Gear and Axle, Arneses Eléctricos y Automotrices plantas 1 y 2, Pistones Moresa y Continental Teves El encuentro se nombró Conferencia Nacional de Sindicatos de la Industria Automotriz (Consta) Esa reunión representó la oportunidad de fortalecer la negociación entre trabajadores automotrices y empresas de autopartes Se planteó la realización de foros, elaborar un plan de coparticipación con el sector patronal y gubernamental a fin de fortalecer la industria, intercambiar experiencias entre sindicatos, promover la organización y actuar en el ámbito internacional También el informe de Cereal habla de la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) Cita el “Diagnóstico sobre la situación de los derechos humanos en México”, elaborado por el Alto Comisionado de Naciones Unidas, donde se hacen una serie de recomendaciones al gobierno foxista en materia de derechos humanos laborales, las cuales, dice, no han sido tomadas en cuenta y, por el contrario, se sigue buscando la forma de aprobar la ley Abascal, pese a la oposición de organismos nacionales e internacionales Esta reforma es calificada como regresiva en materia de derechos laborales y violatoria del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales En el segundo apartado del informe, se habla de casos de violación atribuibles a irresponsabilidad del Legislativo Señala el caso de Perforadora Central SA, compañía que practica la firma de un contrato de protección, es decir, que los empleados firman en blanco un contrato individual de trabajo y son obligados a afiliarse al Sindicato de Trabajadores de la Construcción, Excavaciones, Similares y Conexos de la República Mexicana, encabezado por Raymundo Botello, caso que mencionó el Cereal en su informe del 2003 A raíz de las anomalías detectadas, la Comisión del Trabajo y Previsión Social del Senado solicitó, en diciembre de 2003, a la STPS, investigara las condiciones laborales de los trabajadores; el 19 de febrero de 2004, la Contraloría Interna de Pemex, dependencia obligada a indagar, realizó una auditoría, consultó a la base y le prometió resguardar sus derechos, pero días después representantes de la empresa amenazaron a los empleados que se quejaron de las condiciones laborales ante el auditor Aurelio Radilla, de Pemex Se documentó una oleada de despidos Se apuntan los casos de Fermex y Nafinsa Al Poder Judicial, por su parte, también le adjudican violaciones a los derechos laborales a través de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, las que carecen de autonomía, por lo que la hacen de patrón, en este caso la autoridad gubernamental, juez y parte, de presuntas violaciones laborales Dicho informe indica que la estructura de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje está diseñada para responder al sistema de corporativismo sindical, lo que anula su independencia como órgano de impartición de justicia laboral “Este diseño implica no sólo el elemento más visible de su adscripción al Ejecutivo, sino el establecimiento de normas que garanticen el control de este poder sobre la designación de sus integrantes –es un órgano tripartita--, tanto del representante del gobierno, como de los representantes obreros y patronales” De los casos de violaciones atribuibles al Poder Judicial, destacan la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA) con 47 años de existencia, que pide la diferenciación de los pilotos y sobrecargos del resto de la plantilla laboral, debido a sus funciones diferentes Desde el 2000, ASPA reclamó la titularidad de un contrato colectivo de los pilotos, de Aviacsa Dicho contrato estaba en manos del Sindicato de Trabajadores de la Industria Aeronáutica, Similares y Conexos de la República Mexicana “En estos años los pilotos han sufrido toda clase de presiones para impedir su libre organización, incluyendo el despido de un tercio de la planta, esto es 39 pilotos, cuyos procedimientos por el despido injustificado ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje aún no se resuelven”, indica el informe También el reporte se refiere, entre otras cosas, a la justicia laboral en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde se demandan violaciones a los derechos del trabajo, así como las siete demandas de nulidad de elecciones en el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), celebradas en 2003, que estuvieron plagadas de ilegalidad y antidemocracia Además, se cita el histórico caso de la empresa Euskadi, que se había declarado en huelga en rechazo al cierre de la planta por la empresa Continental Tire Después de una intensa resistencia, se declaró la existencia del movimiento, y la empresa tuvo que negociar con los empleados Por todo ello, el informe de Cereal, presentado el 27 de abril, tres días antes del 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, concluye que la política laboral foxista es una decepción para la clase trabajadora, y la actitud ante esta situación asumida por el Legislativo, significa una traición para los sindicalizados

Comentarios