Caso Medina Millet: Polarización mediática

viernes, 20 de mayo de 2005
* El “juicio del siglo” ha provocado una inusual cobertura cibernética * Miembro de la “casta divina”, el empresario está acusado de asesinar a su esposa, a 11 días de casados México, D F, 19 de mayo (apro)- Escasos once días de matrimonio entre Flora Ileana Abraham Mafud y Armando Medina Millet se han convertido, a diez años de distancia y a raíz del disparo que le costó la vida a la joven yucateca el 15 de noviembre de 1995, en uno de los litigios más complejos que han dividido no sólo a la sociedad peninsular, sino a los propios medios de comunicación, que han dado en llamar el caso como el “juicio del siglo” El caso Medina-Abraham, como se le conoce genéricamente, se ha convertido, ante todo, en un intrincado y duro litigio político-mediático que ha revivido lo peor de la tradición estigmatizadora de una sociedad que ha vivido en la frontera de la “guerra de castas” En menos de una semana los sitios en Internet que hacen referencia al caso ascendieron de 47 mil 600 a 51 mil links en el buscador de Google Ni siquiera el caso del crimen de Luis Donaldo Colosio registra tantas referencias cibernéticas El litigio traspasó las fronteras yucatecas hasta alcanzar a los medios capitalinos El número de columnas escritas en periódicos nacionales, particularmente en El Universal y Reforma se incrementaron sustancialmente en vísperas de que la Suprema Corte de Justicia definiera si le otorgaba o no el amparo a Armando Medina Una de las dos grandes televisoras nacionales, TV Azteca, ha tomado cartas en el asunto, pues su subsidiaria en Yucatán tiene como uno de sus socios a la familia Abraham No en balde, el gobernador panista Patricio Patrón Laviada, quien no ha negado su cercanía y amistad con Medina Millet, acusó el 29 de abril de este año a TV Azteca de realizar una “campaña de difamación”, ya que la televisora ha denunciado una y otra vez las “presiones” del mandatario estatal para reabrir el caso y disminuir la pena de 20 años de prisión que purga Medina Millet, acusado de homicidio Todavía el lunes 16 de mayo, en su columna “Jaque Mate” del periódico Reforma, el director de noticias de la empresa de Salinas Pliego, Sergio Sarmiento, escribió: “Mi opinión personal es que sí hubo un homicidio y que el responsable es Medina mollet” Sarmiento aportaba otro dato interesante Acusó al gobierno de Patrón Laviada de haber contratado a una empresa de relaciones públicas “para promover entre periodistas de la Ciudad de México la posición de Medina Millet” El propio rotativo El Universal, contraparte de Reforma entre los medios impresos, tomó como una de sus líneas editoriales la defensa de Medina Millet Bautizó el caso como “el juicio del siglo” y anticipó que la Suprema Corte le otorgaría el amparo, basándose en la resolución del magistrado José Ramón Cossío Eso finalmente no sucedió El miércoles 18 de mayo, la primera sala del máximo tribunal negó con cuatro votos contra uno aprobar la propuesta de Cossío Con esta decisión el caso se cierra ante el máximo tribunal, pero no ante los tribunales mediáticos que se han articulado en torno al intrincado expediente de más de 100 mil hojas ¿Guerra de intereses o “Guerra de Castas”? No es para menos, comentan distintos observadores que ven el caso ya no sólo como una muestra de la politización de la justicia, sino también de mediatización de litigios donde se juegan grandes intereses económicos, políticos y hasta religiosos La historia se remonta al 15 de noviembre de 1995, cuando en la colonia Buenavista, de la capital yucateca, un disparo le quitó la vida a Flora Ileana Abraham Mafud, sexta hija de uno de los empresarios más prominentes del sureste mexicano: Asis Abraham Dáguer, dueño de la cadena de supermercados más importantes de la región, “buque insignia” de lo que en Yucatán se conoce genéricamente como la ascendente “casta beduina”, en clara referencia a la elite de migrantes libaneses que en los últimos cincuenta años han desplazado comercial y económicamente a la mítica “casta divina” proveniente de la era porfirista El matrimonio entre Flora Ileana y Armando Medina, descendiente directo de una de las familias de abolengo porfirista, marcó un paso importante en la integración entre las dos elites empresariales, étnicas y culturales que han polarizado a la “alta sociedad yucateca” La muerte de Abraham Mafud rompió ese delicado equilibrio El 29 de noviembre de 1995 el padre de la joven, Asis Abraham Dáguer, interpuso una denuncia de homicidio por el fallecimiento de Flora Ileana Las primeras versiones hablaron de suicidio, a raíz de esta denuncia el caso se orientó hacia el asesinato El 8 de mayo de 1996, Armando Medina Millet, su esposo, fue detenido como principal sospechoso del crimen Sus abogados acusaron a las autoridades ministeriales de “fabricar” el expediente Medina fue detenido y sentenciado en enero de 2000 a cumplir una condena de 20 años por el homicidio de su exesposa Desde entones, la guerra entre las familias ha ido escalando, al grado tal que en el trasfondo social y cultural del caso existe una especie de nueva “guerra de castas”, no sólo en Yucatán, sino entre círculos empresariales, judiciales y políticos mexicanos que han tomado la bandera de una u otra de las partes Se ha involucrado al arzobispado de Yucatán, Carlos Belié, por haberle proporcionado a la Procuraduría estatal el expediente de un tribunal eclesiástico en el que confirmó que la anulación del primer matrimonio de Armando Medina se debió a una “psicopatía” El Diario de Yucatán acusó durante el gobierno de Víctor Cervera Pacheco a la Procuraduría estatal, a cargo de Jorge Lizcano Esperón, de haber estado al servicio de la familia Abraham Mafud, basándose en las declaraciones del abogado de Medina Millet, Rubén Bolio Pastrana A su vez, su contraparte editorial, Por Esto! Ha sostenido una dura campaña contra los alegatos de la defensa de Medina Mollet; ha acusado a su contraparte editorial, Diario de Yucatán, de tomar una parte oficiosa en el caso, mientras que las estaciones de radio y televisión de la entidad se han mantenido en el filo de la navaja de la polarización El caso tomó un nuevo giro cuando el gobernador panista, Patricio Patrón Laviada, asumió como una causa personal la defensa de su amigo Medina Millet Esto ha provocado que cinco de los seis magistrados del Poder Judicial del estado de Yucatán denunciaran presiones ante el Senado de la República para intervenir en sus resoluciones, al tiempo que en el seno de la bancada legislativa local de Acción Nacional se registró una fractura cuando uno de los diputados decidió separarse de la fracción en protesta por las “presiones” de Patrón Laviada, en su intento de inhabilitar a los magistrados

Comentarios