Tres candidatos

jueves, 26 de mayo de 2005
México, D F, 25 de mayo (apro)- La unidad en sus respectivos partidos es el principal reto que tienen Andrés Manuel López Obrador, Roberto Madrazo Pintado y Santiago Creel Miranda, antes de ser candidatos a la Presidencia de la República Si no salvan con holgura este obstáculo, llegarán a la competencia no sólo disminuidos, sino quebrantados y confrontados en sus equipos, lo cual significará un handicap muy difícil de remontar en una de las campañas más competidas de la historia política nacional Los tres personajes que se perfilan como aspirantes presidenciales de PRI, PAN y PRD para las elecciones del 2006, tienen serios problemas de unidad al interior de sus partidos Ninguno de ellos la tiene fácil, pues se trata de enfrentar “fuego amigo” que resulta más peligroso, porque viene desde dentro de sus propias filas partidistas Andrés Manuel López Obrador, por ejemplo, tiene en Cuauhtémoc Cárdenas a su rival más peligroso, sobre todo porque la ambición personal del hijo del general Lázaro Cárdenas por alcanzar la cuarta candidatura lo ha cegado de tal manera que no se da cuenta que daña más a su partido con esta actitud obcecada La actitud de Cárdenas no ayuda en nada a mantener la frágil unidad del PRD, cuya historia, de confrontaciones entre las tribus, corrientes y grupos, es de todos conocida Si bien es cierto que el fundador del perredismo tiene todo el derecho de competir por la candidatura presidencial, las probabilidades de obtener una victoria en el 2006 son casi inexistentes por los bajos porcentajes que tiene en las encuestas ciudadanas que hoy se conocen A López Obrador no le queda otra que negociar con Cárdenas una salida tersa a este conflicto de intereses Pero esto no depende tanto de él sino del ingeniero, y hasta el momento no hay indicios de que quiera acceder Roberto Madrazo tiene también dificultades para mantener la unidad, y quizá de los tres es a quien más le urge, porque sus posibilidades de ser el candidato menguaron desde que el gobierno foxista se echó para atrás en la intención de meter a la cárcel a López Obrador Si bien es cierto que Madrazo es el candidato más fuerte que tiene el PRI, existe un grupo de gobernadores y exgobernadores que han formado la agrupación Unidad Democrática o Todos Unidos Contra Madrazo (Tucom), que también disputa la candidatura presidencial Al Tucom, al parecer, se le ha sumado la maestra Elba Esther Gordillo, quien a pesar de su ausencia por razones de salud, mantiene su poder dentro del PRI, donde ocupa la secretaría general Unidos, Tucom y la maestra han exigido a Madrazo no “agandallarse” la candidatura y establecer reglas claras en la contienda interna En otras palabras, le demandaron no hacer trampa como lo ha hecho en otras ocasiones, en particular cuando fue gobernador de Tabasco Hasta el desafuero de AMLO, Roberto Madrazo iba libre en la carrera presidencial del PRI, pero una vez que Fox cambió de decisión por la presión nacional e internacional que tenía sobre sí, el líder priista frenó su loca carrera y ha tenido que modificar su táctica, pues las encuestas mostraron que su porcentaje de preferencia dentro de su propio partido había caído 25 puntos, de agosto del 2004 a mayo de este año El exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, ha sido quien con mayor claridad ha advertido a Madrazo los riesgos de un “agandalle” en la candidatura presidencial Si lo hace, habrá fractura en el PRI, denunció al amagar con la salida de un grupo importante de priistas Ante estas amenazas, Madrazo ha tenido que recular aceptando a regañadientes la propuesta de una campaña interna con reglas claras y, al mismo tiempo, la formación de un Consejo Político Nacional (CPN) equilibrado, no a su favor como ya lo estaba planeando junto con sus amigos José Murat, David Penchyna, César Augusto Santiago y Ulises Ruiz Pero el mayor peligro para Madrazo se llama Elba Esther Gordillo, quien se siente traicionada por el tabasqueño, mismo que le había dado su palabra de apoyar las reformas estructurales de Fox pero, de última hora, cambió de opinión dejando mal parada a la maestra, la que se había comprometido con el presidente Elba Esther Gordillo, al parecer, ya no está dispuesta a firmar una nueva alianza estratégica con Madrazo, y a éste le urge contar con el apoyo del SNTE, porque los demás sindicatos de la CTM ya no garantizan los votos que se necesitarán en la elección presidencial del 2006 Santiago Creel, por su parte, tampoco tiene a su favor al PAN, pues Francisco Barrio, Felipe Calderón y Alberto Cárdenas no están dispuestos a ceder en sus aspiraciones por la candidatura presidencial La escasa fuerza que ha conseguido con su mala gestión en la Secretaría de Gobernación no le ayuda en sus aspiraciones presidenciales Además, en el PAN no tiene asegurado el apoyo incondicional de los suyos, puesto que existe una división entre los militantes y simpatizantes panistas por otros de los candidatos Quizá nunca antes el PAN había estado tan dividido como ahora, y parte de los factores de esa escisión es la figura de Marta Sahagún, quien ha provocado disgustos por su ambición de poder La unidad es, entonces, el principal reto de los precandidatos presidenciales de PRI, PAN y PRD y, por lo que se ve, cada uno llegará disminuido, porque las diferencias de los grupos al interior de cada uno de ellos son irreconciliables

Comentarios