Fuga comprada

domingo, 29 de mayo de 2005
El narcotraficante guatemalteco Otto Roberto Herrera García, alias “El Profe” o “El Compadre”, contó con todas las facilidades por parte de los altos mandos de las áreas de gobierno y de seguridad interna para fugarse del Reclusorio Preventivo Sur la tarde del pasado jueves 12, señala Proceso en su edición de este domingo 29 de mayo Según se desprende de las investigaciones que las autoridades capitalinas efectúan de manera paralela a las de la Procuraduría General de la República (PGR), el narcotraficante, a quien se le atribuyen vínculos con los capos prófugos Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán, fue provisto, por instrucciones superiores, de un uniforme de custodio y de un arma durante las horas previas a su huida De esta forma, logró pasar sin problemas cuatro puntos de revisión y, confundido entre la gente, abandonó por su propio pie la prisión donde sólo permaneció recluido 13 meses Hay fundadas sospechas de que, aparte de las autoridades y los custodios del penal, también uno de sus compañeros de dormitorio pudo haber colaborado en la fuga del narco chapín Se trata de Eduardo Salazar Carrillo, exsubdelegado de la PGR en el estado de Sinaloa, relacionado con el maxiproceso contra el cártel de Juárez por brindar protección a Amado Carrillo Fuentes “El Señor de los Cielos” –ya fallecido-- y a Juan José Esparragoza “El Azul”, expone el reportaje que aparece este domingo 29 de mayo en Proceso

Comentarios