Colima: Alerta ecológica

martes, 3 de mayo de 2005
* El gobierno estatal prevé cambiar el uso de suelo en una reserva ecológica Colima, Col , 2 de mayo (apro)- El proyecto de modificaciones al Programa Regional de Ordenamiento Ecológico y Territorial de la Subcuenca Laguna de Cuyutlán, mediante el cual las autoridades buscan, entre otras cosas, cambiar la vocación de uso de suelo de amplias zonas hacia el ramo industrial, colocó en estado de alerta a representantes de diversos sectores sociales que observan con preocupación los riesgos que esto implica para el entorno ambiental de la región Francisco Ascensio Meillón, gerente de la Asociación de Desarrolladores Turísticos de Colima, AC, resume en pocas palabras el objetivo que percibe en la propuesta de modificación del ordenamiento ecológico: “Tiene como propósito hacer un chaleco a la medida a la regasificadora que pretende construir la Comisión Federal de Electricidad, rellenando parte de la Laguna de Cuyutlán” La aprobación, por parte de la CFE, del proyecto de la planta de gas natural licuado para Manzanillo, en el que se contempla una inversión de 1,500 a 1,800 millones de dólares, fue anunciada el 16 de diciembre de 2004 por el entonces gobernador Gustavo Alberto Vázquez Montes Doce días después, el mandatario publicó el aviso de inicio del proceso de elaboración del proyecto de modificación del Programa Regional de Ordenamiento Ecológico y Territorial de la Subcuenca Laguna de Cuyutlán, que apenas año y medio antes, el 5 de junio de 2003 –Día Mundial de la Tierra-, había sido expedido por la administración de Fernando Moreno Peña Una vez concluido ese proyecto y luego de la trágica muerte de Vázquez Montes, el 29 de marzo de este año, el gobierno estatal convocó a un foro de consulta pública sobre esa propuesta, en donde abundaron las críticas y el rechazo de diversos sectores hacia el proyecto Los principales cambios que se proponen realizar las autoridades se encuentran encaminados a abrir la puerta a la actividad industrial en sectores de esa zona que no la tenían contemplada, así como la modificación de la línea de costa de la laguna y rellenar y/o talar zonas de manglares y humedales, actividades que actualmente se encuentran prohibidas De acuerdo con un documento comparativo de los pretendidos cambios, algunas de las principales modificaciones propuestas son las que se describen en los siguientes párrafos El texto original sólo consideraba para la zona de la Laguna de Cuyutlán el desarrollo de la industria “en su vertiente de la agroindustria, ya que se cuenta con el potencial adecuado para realizarla” La nueva versión establece: “Es importante resaltar el potencial industrial que se presenta en la franja contemplada entre los canales de Ventanas y Tepalcates, debido a la infraestructura de comunicaciones (ferrocarril, carreteras) existentes en esa zona Además es importante vislumbrar el desarrollo de este rubro, ya que cuenta con el potencial adecuado para desarrollarse” En lo que se refiere a infraestructura, el documento vigente únicamente señalaba tres zonas con ese potencial: los canales de Tepalcates y Ventanas, así como el terraplén ferroviario, además de las carreteras federal libre y la autopista La versión reformada de este apartado va más allá: “Las instalaciones de infraestructura comprenden las instalaciones requeridas para centros generadores o controladores de la infraestructura urbana, tales como plantas potabilizadoras, tanques de almacenamiento o bombeo, plantas de tratamiento, subestaciones, gaseoductos, oleoductos, almacenamiento de combustibles fósiles, vías de comunicación terrestre y marítima, así como instalaciones portuarias y similares” En el apartado de Unidades de Gestión Ambiental (UGA), la TU-4-5, localizada en la margen izquierda del canal de Ventanas, donde se asientan alrededor de 10 a 15 restaurantes ramadas, es calificada en el programa original como área no apta para desarrollar turismo de gran envergadura, ya que su fragilidad es alta La modificación propuesta va en el sentido de que “no es un área apta para desarrollar turismo, debido a los riesgos por corrientes marinas del canal de ventanas hacia el vaso I y a la cercanía con la planta generadora de electricidad, por lo anterior su uso compatible condicionado es la infraestructura para la conducción y distribución de bienes y servicios para la industria” En lo relativo a la UGA IF-3-28, que contempla el canal de Ventanas, el programa de ordenamiento territorial vigente establece: “El uso condicionado de esta unidad es pesca artesanal y es incompatible con acuacultura” La reforma que se intenta hacer señala: “El uso compatible es infraestructura (comunicación marítima) y es incompatible con acuacultura y pesca” En la actualidad, la Regla 40 del capítulo relativo a la Regulación de Actividades Pesqueras prohíbe en la laguna la modificación de la línea de costa, la creación de playas artificiales, la remoción o movimiento de dunas, así como rellenar y/o talar zonas de manglares y/o humedales La modificación proyectada a este rubro, retira la prohibición y sólo establece condicionantes: “Se condiciona la modificación de la línea de costa, así como rellenar y/o talar zonas de manglares y humedales, a la realización de estudios previos de caracterización y estatus de la flora y fauna existentes en las zonas (que serán afectadas)… con el fin de determinar su viabilidad y así como a la obtención de la autorización en materia de impacto ambiental y demás autorizaciones correspondientes; y en caso de ser realizadas estas actividades, proponer e instrumentar las medidas de prevención, mitigación y compensación de los impactos generados al medio natural” El presidente de la Comisión de Protección y Mejoramiento Ambiental del Congreso del estado, Jubal Ayala Jiménez, cuestiona el hecho de que en menos de dos años el gobierno estatal intente modificar el programa de ordenamiento ecológico y territorial de la Laguna de Cuyutlán “Cuando uno dice modificaciones –precisa el legislador-- se piensa en las que se hacen, por ejemplo, a un artículo de alguna de las leyes de nuestro marco legal, pero en el caso de este ordenamiento de la laguna citada no son cambios para precisar algún término o para darle mayor claridad al sentido del ordenamiento, sino que en este caso se trata de modificaciones estructurales, donde predomina el concepto industria o infraestructura industrial, por sobre el de la vocación natural de la pesca o el aspecto ambiental” Ayala Jiménez dice que para justificar sus modificaciones el propio gobierno acusa de deficiente el ordenamiento primero “Del aprobado en 2003, el actual titular del Ejecutivo señala entre los considerandos que ‘presenta una serie de incongruencias en la determinación de usos compatibles, condicionados y compatibles y en los criterios de usos de suelo’” El diputado estima que “hay una intención que debe ser analizada por la sociedad colimense, porque no se observa en el decreto modificado el sentido superior de preservar el medio ambiente” Así mismo, en la tribuna del Congreso local el 28 de abril, Jubal Ayala manifestó que si se realizan las acciones contempladas en las modificaciones al ordenamiento territorial, “impactarían la zona de Ventanas y Campos de manera muy drástica, sobre todo en términos de su contexto ambiental y de seguridad de las personas” En esa ocasión lanzó algunas preguntas: “¿Por qué de la noche a la mañana se define la zona de Campos y Ventanas como de vocación industrial a secas? ¿Qué con la ecología? ¿Qué con el interés social, es decir con la protección del ambiente, del balneario Tapo-Ventanas? ¿Qué con las familias de los pescadores? ¿Por qué tanto afán por modificar el uso del suelo en el más hermoso vaso lacustre de los colimenses? ¿Dónde está el desarrollo sustentable?” Con base en lo anterior, Ayala Jiménez solicitó de las autoridades de gobierno y de las dependencias encargadas de la preservación ambiental, una información detallada con respecto a las modificaciones estructurales hechas al ordenamiento territorial de la Laguna de Cuyutlán, básicamente sobre el número de ponencias recabadas en la consulta y en general información sobre los motivos por los que se modifica estructuralmente el ordenamiento territorial de la subcuenca Laguna de Cuyutlán En la consulta pública sobre el proyecto de modificaciones el presidente del Movimiento en contra de la contaminación en Campos, José Luis Gómez Castillo, expuso la oposición de la comunidad a que se modifiquen los usos de suelo en la zona para permitir la instalación de industrias de alto riesgo en los vasos 1 y 2 de la Laguna de Cuyutlán, así como en la franja de los canales de Ventanas y Tepalcates “Si dicho programa (de ordenamiento territorial) fue implementado para rescatar desde el punto de vista social y ecológico la subcuenca Laguna de Cuyutlán, es imperdonable que ahora traten de afectar dicha subcuenca con la instalación de industria de alto riesgo, y más aún en áreas cercanas a zonas habitacionales”, refirió Candelaria Ruiz Márquez, de la Sociedad Cooperativa La Jaiba Manzanillense, manifestó que el proyecto de modificación del programa afecta “considerablemente” a su agrupación al impedirles las labores de pesca a las que se han dedicado tradicionalmente: “Nos oponemos totalmente a dichas modificaciones –indicó- y proponemos que por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia se modifiquen las clasificaciones de las unidades de gestión ambiental, dejando la compatibilidad de usos del suelo como hasta la fecha están considerados”

Comentarios