2004, año negro para la libertad de expresión en México: CDHDF

martes, 31 de mayo de 2005
* Denuncia ombudsman apatía oficial para aclarar atentados a comunicadores México, D F, 30 mayo (apro)- El ombudsman capitalino Emilio Álvarez Icaza afirmó que 2004 fue un “año negro” para la libertad de expresión en México, que lo ubica como el país más riesgoso para el ejercicio periodístico en Latinoamérica, tal y como lo subraya el reporte anual de Reporteros sin Fronteras, Durante la presentación del “Recuento de daños a las libertades de expresión e información en México durante 2004”, elaborado por la Fundación Manuel Buendía, el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos) y el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) señaló que las libertades de información y expresión aún representan un reto para la administración de justicia El informe fue presentado por la fundación y el Cencos, con el apoyo de la CDHDF, como parte de la conmemoración del XXI aniversario del asesinato del periodista Manuel Buendía El titular de la CDHDF llamó la atención sobre la dilación, ineficacia y parcialidad del Poder Judicial en el esclarecimiento de asesinatos en contra de los comunicadores, así como sobre los citatorios judiciales y las demandas por difamación, que se han consolidado, sostuvo, como una de las estrategias más consistentes en contra de los periodistas “Los citatorios judiciales a periodistas han aumentado considerablemente en los últimos años, y se han vuelto una forma muy efectiva de hostigamiento y amenazas para que se desistan de su labor en determinados asuntos, haciéndolos declarar sobre sus fuentes de información o para acusarlos de crímenes que no han cometido”, subrayó Por su parte, Omar Raúl Martínez, presidente de la Fundación Manuel Buendía y director de la Revista Mexicana de Comunicación, subrayó que, en el 2004 y en lo que va del presente año, se han intensificado los actos en contra de las libertades de expresión e información en el país: “El 2004 representó el periodo con mayor índice porcentual de violencia para el gremio periodístico en la última década” Así, a diferencia del 2003, en que se registraron 76 incidentes contra el trabajo informativo, el año anterior hubo un incremento de 21%, con 92 actos, de los que destacaron cuatro asesinatos y una desaparición física, sobre los que expresó su preocupación, al sumarlos con dos asesinatos y una desaparición más registrados en lo que va de 2005, para un total de 43 casos El Distrito Federal registró el mayor número de casos (15%), seguido por Baja California (12%), Sinaloa (9%) y Chihuahua (8%), aunque en el norte del país es donde se han disparado los índices Durante su intervención, Balbina Flores, representante de la organización Reporteros Sin Fronteras, cuestionó el avance de las investigaciones sobre los asesinatos de periodistas, pues dijo que no van más allá de declaraciones y promesas sobre la creación de una fiscalía especial para llegar a los responsables Comentó que sólo hay agentes del MP federales atendiendo cada uno de los casos de los seis periodistas muertos y la desaparición del reportero Alfredo Jiménez Mota, de “El Imparcial” de Sonora El periodismo en el norte del país, subrayó, se ejerce en condiciones realmente lamentables, y es responsabilidad del gobierno garantizar el trabajo de los comunicadores, pero también es de los medios y de la sociedad exigir que esto sea de manera permanente Álvarez Icaza, tras señalar que en los crímenes contra periodistas se ha observado ineficacia y falta de voluntad para castigar a los culpables, destacó los asesinatos de Roberto Mora, director del diario “El Mañana” y editor de la revista “North México Business”, en Nuevo Laredo, Tamaulipas; de Francisco Javier Ortiz Franco, codirector y periodista del semanario “Zeta”, de Tijuana, Baja California; de Francisco Arratia Saldierna, autor de la columna “Portavoz”, de los periódicos “El Imparcial”, “El Regional”, “Mercurio” y “El Cinco” en Tamaulipas, y de Leodegario Aguilar Lucas, editor de la revista “Mundo Político”, en Acapulco, Guerrero Consideró que estos hechos deben preocupar y generar acciones de los distintos niveles de gobierno y de los distintos poderes públicos: “Porque sin duda las libertades democráticas y la salud de un sistema democrático están estrechamente vinculadas con la salud del ejercicio y las libertades básicas de información, de expresión, de comunicación, de prensa Es un dato que refleja que nuestra democracia es débil” Álvarez Icaza se refirió a la necesidad de recuperar los compromisos de México en materia de libertad de expresión a escala internacional, a través de instrumentos como el artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos de Naciones Unidas, la Carta de una Prensa Libre-World Press Freedom Committee de la Convención Americana de los Derechos Humanos de la OEA, la Declaración de Chapultepec y la Declaración Interamericana de Libertad de Expresión

Comentarios