Factor de división (Primera de dos partes)

martes, 31 de mayo de 2005
* El doble juego de Madrazo agrava la crisis del partido * Corre riesgos la endeble unidad del PRI rumbo al 2006 advierten distinguidos priistas México, D F, 30 de mayo (apro)- Apenas inició la carrera en pos de la candidatura presidencial con la celebración de su Consejo Político Nacional, la crisis que vive el PRI desde el 2000 salió a flote nuevamente y, según algunos de sus distinguidos miembros, esta situación puede resultar insalvable si Roberto Madrazo no deja el doble juego que despliega en su favor como dirigente nacional del priismo y aspirante a la Presidencia de la República La última semana de mayo fue negra para los priistas, quienes ya no pudieron ocultar las fuertes escisiones que hay en su interior, producto de varias circunstancias, por la pugna por la candidatura presidencial del 2006 entre dos bandos claramente visibles: los madracistas y el grupo Unidad Democrática, mejor conocido como "Todos Unidos Contra Madrazo" (Tucom); pero también por la lucha que existe por la presidencia nacional del partido entre Roberto Madrazo, quien tendrá que dejarla el 15 de julio, día en que se define el método de selección interna, y Elba Esther Gordillo, quien ya anunció que se recupera de su salud y no renunciará a sus derechos como secretaría general del partido, que la facultan a quedarse al frente del tricolor La situación del PRI es complicada, advierten la senadora Dulce María Sauri Riancho y el diputado Roberto Campa, vocero del Tucom, porque, además, de estas circunstancias adversas, el Revolucionario Institucional sufre los efectos de no tener por primera vez en su historia al presidente de la República como árbitro en la contienda interna por la candidatura presidencial Al mismo tiempo, el priismo madracista está resintiendo el impacto desfavorable de haber votado en favor del desafuero de Andrés Manuel López Obrador, sostienen ambos legisladores La situación por la que atraviesa el PRI es, cuando menos, grave, admite la senadora Sauri Riancho, quien ya ve los primeros signos de crisis en las filas del partido que dirigió de 1999 al 2002 Entrevistada un día después del Consejo Político Nacional en el cual Madrazo fue ovacionado por un nutrido grupo de consejeros, como si se tratara de una asamblea, la senadora Sauri centra su análisis en la ambivalencia del tabasqueño como presidente del partido y como aspirante presidencial Una situación, subraya, que no se ve en el PRD ni en el PAN y que complica gravemente la situación del PRI "Yo no podría usar la palabra o el concepto de crisis, pero sí veo es que hay un riesgo cada vez mayor conforme avanza el tiempo Lo vimos con mucha claridad en la postura que tomó el PRI y nuestro grupo parlamentario en la Cámara de Diputados en relación al desafuero de Andrés Manuel López Obrador El hecho de que el presidente del partido sea el más fuerte aspirante del PRI a la Presidencia de la República, potenció el problema para el priismo, porque se asumió que utilizaba la ventaja de su encargo para descalificar al rival más fuerte", señala Sauri Riancho observa que el voto por el desafuero no es sólo el problema que enfrenta actualmente Madrazo, sino también la disputa por la candidatura presidencial que sostiene con el grupo Unidad Democrática, el cual, dice, podría resolverse si Madrazo no aspirara a la candidatura presidencial "Pero al ser parte interesada, cada uno de sus actos son tomados en función a sus aspiraciones a la candidatura a la Presidencia y eso complica extraordinariamente la negociación interna", agrega Por eso afirma: "Me he cansado de decir que esto debió haberse previsto, que el presidente del partido debió haberse separado del cargo desde enero para hacer uso legitimo de su derecho de ser candidato, para dejar que fluyera el proceso interno Muy probablemente, en un escenario de equidad, el presidente del partido, ya separado de su encargo, podría haber ganado la elección interna, pero con la carga acumulada y la tensión política de estos meses, las cosas se hacen más difíciles y la cuesta más empinada --Es evidente que el presidente del partido está sacando ventaja de su posición --Creo que hay que distinguir entre lo que es y lo que representa el cargo de presidente de un partido cuya estructura jerárquica es muy fuerte y poderosa, que ha funcionado por muchos años, aun cuando el PRI era gobierno y el presidente de la República era la figura más importante en el escenario político interno Ahora que no hay presidente de la República priista, ese peso, esa figura y representatividad, sobre todo la responsabilidad política del dirigente nacional, es aún mayor A mi me tocó ser una especie de gozne entre dos tiempos, el tiempo del presidente de la República priista y el tiempo de la ausencia, en esta última situación el papel del presidente del partido se vuelve crucial, sobre todo la autoridad moral y la legitimidad de sus decisiones "Pero cuando se vuelve parte de una disputa que es natural en la vida interna del partido, todo cambia Esto complica extraordinariamente el papel Yo no veo que Leonel Cota quiera ser aspirante y tampoco en el PAN veo a Manuel Espino El único caso que está viviendo esta situación y esta tensión interna es el PRI" Días aciagos Cuando la mayoría de la Cámara de Diputados votó en favor del desafuero de Andrés Manuel López Obrador, el priista Roberto Madrazo se veía corriendo libre en la carrera presidencial del 2006; pero el revés del presidente Vicente Fox desistiéndose de las acusaciones en contra del jefe de Gobierno, paró en seco al priista tabasqueño, quien resintió de inmediato el golpe con la pérdida de hasta siete puntos porcentuales en la mayoría de las encuestas sobre preferencias electorales Roberto Campa, único diputado del PRI que en tribuna se opuso al voto priista en favor de la inhabilitación de López Obrador, advierte ahora: "El desafuero fue una muy lamentable decisión del PRI, no debió haberse involucrado Quienes tomaron la decisión ahora están pagando las consecuencias Y me refiero principalmente a la dirigencia" Las secuelas de esta decisión también repercutieron al interior del PRI Los miembros del Unidad Democrática o Tucom ya no ocultan su molestia en contra de Madrazo y sus aspiraciones presidenciales En una reunión con corresponsales extranjeros el lunes 23, el exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, también aspirante presidencial, soltó: "Si en este proceso, cualquiera, empezando por el dirigente nacional del partido, intenta ?agandallar? la candidatura, lo único que va a pasar es que va a aumentar el riesgo de una fractura del partido, y el PRI fracturado nada tiene que hacer frente a las otras fuerzas políticas en el próximo año" A esta reunión con los corresponsales extranjeros el Tucom llegó más que fortalecido pues un día antes, el domingo 22 por la noche, algunos de sus miembros más activos ?Enrique Jackson, Tomás Yarrington, Arturo Montiel y Enrique Martínez--, cenaron con Elba Esther Gordillo en su penthouse de Polanco y salieron más que seguros de su fuerza

Comentarios