Red de ductos, verdadera bomba de tiempo

viernes, 6 de mayo de 2005
* Funcionarios de Pemex admiten falta de mantenimiento por escasez de recursos Villahermosa, Tab , 5 de mayo (apro)- La falta de recursos ha impedido dar mantenimiento óptimo a la red de ductos de Petróleos Mexicanos en Tabasco, lo cual originó la explosión del martes en el municipio de Centla, admitió el subdirector de Pemex Exploración y Producción, Región Sur, Teódulo Gutiérrez Acosta El funcionario reveló que, desde hace dos meses, solicitaron recursos extraordinarios por alrededor de mil 250 millones de pesos para “intensificar” el mantenimiento a la red de ductos instalados en Tabasco, pero hasta ahora “no han bajado” Indicó que la tubería utilizada por Pemex para el trasporte del hidrocarburo tiene en promedio 20 años de vida, como el que explotó el martes en la ranchería Benito Juárez, municipio de Centla, de 16 pulgadas de diámetro, que transportaba gas y aceite “Si tuviéramos más dinero, podríamos tener un mantenimiento más intenso en los tubos y una mejor supervisión”, afirmó Por su lado, el diputado y dirigente estatal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Pascual Bellizia, alertó que más de 60% de los 12 mil kilómetros de ductos que Pemex tiene en Tabasco, sobrepasan los 30 años “cuando su vida útil es de 20” Dijo que el mayor problema se observa en colonias periféricas a Villahermosa, donde tuberías de Pemex que trasportan gas y gasolinas están a flor de tierra “y sin que se les de mantenimiento, por lo que son una verdaderamente bomba de tiempo” El 17 de enero, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró un oleoducto de 16 pulgadas de diámetro que, el 31 de diciembre de 2004, derramó 12 mil litros de petróleo sobre 10 hectáreas de pastizales en el ejido La Ceiba del municipio de Cunduacán Ramiro Berrón Lara, delegado estatal de la Profepa, informó entonces que la clausura se debía a que el tubo presentaba corrosión por falta de mantenimiento, además que el material ya había excedido su vida útil, lo que constituía grave riesgo para habitantes de la zona Previamente, en abril de 2004, la Profepa había clausurado cuatro pozos productores de gas natural en las 300 mil hectáreas de la llamada Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla, por violación a la Ley Federal de Equilibrio Ecológico por parte de Pemex-Exploración-Producción (PEP) La dependencia inmovilizó barcazas y equipos que realizaban trabajos de dragado para la perforación de los referidos pozos, al considerar que la actividad petrolera contaminaba el entorno ambiental de esa zona ecológica y Pemex no cumplía con los requisitos marcados por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) Dos meses después, en junio, la Profepa aplicó la misma medida contra trabajos de exploración en mil 924 pozos, por irregularidades en el manejo de explosivos Esta vez se clausuraron los trabajos de sismología que realizaba PEP en el prospecto exploratorio Colibrí-Maya, ubicado en el municipio de Comalcalco Esta acción contra Pemex, explicó la Profepa, fue en respuesta a denuncias de cientos de campesinos, alarmados por detonaciones de explosivos, los cuales dañaban viviendas y contaminaban tierras, cultivos, ríos y lagunas con sustancias tóxicas peligrosas

Comentarios