Fox y Marta Sahagún: Derrotados de antemano

viernes, 10 de junio de 2005
México, D F, 9 de junio (apro)- Aunque en el remoto caso de que el juez le dé la razón en su lanzada política con disfraz jurídico contra el semanario Proceso, para lo cual usa todos los recursos del poder que nadie le confirió legítimamente, Marta Sahagún está moral y políticamente derrotada Eso lo saben inclusive algunos de los propios colaboradores de la mujer del ciudadano presidente Vicente Fox, a quienes no escucha, trastornada como está por el poder que paulatinamente se le escapa y cuya conducta ejemplifica, precisamente, cómo van a actuar quienes forman parte de la alta burocracia que está enquistada en la administración pública federal con una lógica grupal y una mediocridad manifiesta Porque, de hecho, en la derrota Sahagún no está sola La acompañan el grueso de los que han formado parte de este gobierno de la alternancia, conquistado por una mayoría de mexicanos hartos de los abusos del poder, y que fue traicionada, doblemente, por la palabra incumplida Esta derrota del grupo gobernante comenzó desde el momento mismo que se hizo del poder, cuya efemérides ahora súbitamente quiere celebrar con propósitos facciosos un día antes de las elecciones del Estado de México y Nayarit, una concentración que --de llevarse a cabo-- implica de antemano otro descalabro: para evitar una raquítica asistencia, que deberá ser comparada con las movilizaciones contra la delincuencia de hace un año y el repudio al desafuero de Andrés Manuel López Obrador, habrán de recurrirse al acarreo Es muy sencillo: ya no hay causa que una Más allá de los gazapos declarativos del ciudadano presidente, con cuya proclividad ha abonado al apocamiento de su investidura, el gobierno ha sido vencido por sus propias acciones y omisiones a lo largo de los cuatro años y medio de gestión Y en ese sentido es preciso tener memoria para no caer en la banalidad de que el 2 de julio se cumple también el cuarto aniversario de la boda que inauguró la "pareja presidencial" La primera acción convalidada por el presidente electo, que perfiló lo que ocurriría en esta administración, fue cuando se integró el equipo de transición que, de manera abusiva, comenzó a cobrar salarios sin desempeñar aún funciones públicas Lo grave no sería esto, necesario para dar cauce a la entrega-recepción, sino que quiso ocultarse La capacidad de perdón de una sociedad esperanzada sofocó el escándalo Luego, en el de por sí caótico reparto de posiciones, se provocó un desorden administrativo con la indefinición o duplicidad de competencias, con estructuras que jamás obedecieron a sus jefes llamados coordinadores El asalto que perpetró la secreta Organización Nacional del Yunque, a través de Ramón Muñoz Gutiérrez, se quiso encubrir con los head hunters, un mito propagandístico La falta de empeño gubernamental se mantuvo con el barniz aplicado a los mismos programas del priismo, incapaz la nueva alta burocracia de diseñar políticas públicas eficaces, porque las que se innovaron, como los changarros, son un fracaso estrepitoso del que ya ni quieren hablar La propia estrategia gubernamental, que pasaba por tener capacidad de convencer siquiera a los propios panistas, hizo que no prosperaran las reformas propuestas por el Ejecutivo ante un Congreso renuente Pero esta realidad ya se sabía de antemano, y desde el gobierno jamás se tuvo la capacidad de echar mano del respaldo social Se optó por la actitud pendenciera de Fox Una tras otro se fueron uniendo los eslabones del fracaso y deslavándose las promesas que esperanzaron a muchos mexicanos Desde el poder, además, el activismo político de la mujer del ciudadano presidente, quien encubre la voracidad de sus hijos, minó la confianza en el "cambio" prometido, aun con la enorme capacidad de perdón de muchos mexicanos Ahora, precisamente por reseñar tales despropósitos, Proceso ha sido objeto de una demanda por presunto "daño moral" perpetrada desde el propio poder, como lo reconoció, el viernes 3, el propio presidente de la República, más allá de la colorida expresión de las "faldas" de su mujer Ante la independencia de un medio como Proceso, como lo ha acreditado durante casi tres décadas, el poder presidencial opta por la intimidación y el golpeteo, sea por la vía de la demanda judicial, como Sahagún y Fox, o la cancelación de la publicidad oficial, como si fueran de su propiedad los recursos de la nación Por eso es preciso recordar fragmentos de la posición que, en la edición de esta semana, asumió el semanario, que ha recurrido ante el embate ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), y lo hará ante las instancias internacionales, en defensa de las garantías que consagra la Constitución y los tratados suscritos por México "Proceso es objeto de una agresión desde el máximo poder en México, un poder, por cierto, más peligroso por cuanto agoniza ya en medio de la irresponsabilidad y la ineficacia", dice el editorial, al aludir a las palabras de Fox, quien el viernes dijo erróneamente, como es costumbre, que la acusación era por calumnias y engaño "Ni en los momentos más autoritarios de los gobiernos priistas fuimos objeto de una agresión tan artera como la que nos han asestado quienes llegaron al poder con la bandera de un cambio inexistente y que ahora muestran su verdadero rostro: el de la intolerancia" Y aclara: "No vamos a quedarnos callados No aceptamos la censura ni la autocensura; no nos amedrentan las amenazas, veladas o explícitas, públicas o privadas" Y en efecto, además de dar contestación punto por punto en los tribunales a la demanda de Sahagún, Proceso reafirma sus convicciones, las mismas que tuvo desde que nació precisamente a raíz de otro golpe desde el poder presidencial, en 1976, justamente también por esas mismas convicciones En este empeño obviamente el semanario y quienes aquí trabajamos no estamos solos, porque en todo el país se exhiben los rostros de la intolerancia desde el poder, el constitucional y el fáctico: asesinatos y agresiones a compañeros periodistas, y embates descarados como los de los gobernadores de San Luis Potosí contra La Jornada de San Luis; de Oaxaca, contra Noticias y, en Querétaro, los medios independientes Como Sahagún y Fox, Marcelo de los Santos, Ulises Ruiz y Francisco Garrido están también moral y políticamente derrotados, porque los periodistas, como los que trabajamos en Proceso, nos atenemos a los hechos Y en ese sentido vale contar la anécdota de Pablo Picasso cuando un general franquista le reclamó el cuadro del Guernica: --Usted hizo esa cosa espantosa --Esa cosa espantosa la hicieron ustedes ?le respondió el artista-- Yo sólo la pinté Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios