La Yerbabuena, sin miedo al volcán

sábado, 11 de junio de 2005
La Yerbabuena, Col , 10 de junio (apro)- Asentados en las faldas del Volcán de Fuego, a 82 kilómetros de distancia del cráter, los últimos pobladores de esta comunidad no se inmutan ante la creciente actividad explosiva del coloso, y advierten que no están dispuestos a ser evacuados de este lugar Semivacío desde hace casi tres años, cuando la mayor parte de sus habitantes fueron reubicados en un conjunto habitacional construido por el gobierno estatal doce kilómetros al sur, el poblado alberga todavía a un grupo que oscila entre 38 y 50 personas que se han negado a salir, según cifras proporcionadas por el gobierno estatal y los propios lugareños, respectivamente Pese a la actual crisis volcánica que ha puesto en alerta a la comunidad científica y a los organismos de protección civil, Antonio Alonso Osegueda, uno de los líderes de la comunidad, considera que esta etapa explosiva forma parte de un proceso normal, y desestima las apreciaciones del Comité Científico Asesor, en el sentido de que algunas de las explosiones han sido las más intensas en las últimas dos décadas "Ese es el punto de vista de ellos Nosotros hemos visto otras peores y éstas no nos preocupan", sostiene Esa postura enarbolaron este jueves los habitantes de La Yerbabuena, tras ser visitados por la coordinadora general de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, María del Carmen Segura Rangel, ante quien ratificaron su decisión de no salir del pueblo La funcionaria federal visitó el poblado después que en los últimos días se ha producido un desencuentro entre autoridades estatales y los pobladores de esa comunidad, la más cercana al cráter y que según los vulcanólogos fue fundada hace menos de 50 años sobre un espesor de nueve metros de materiales expulsados por el volcán durante la gran erupción de 1913, cuando no existían asentamientos humanos en esa región De acuerdo con el vulcanólogo Mauricio Bretón, tanto La Yerbabuena como La Becerrera ?ubicada esta última a 12 kilómetros del cráter? enfrentan grandes riesgos ante la posibilidad de que se produzca una erupción similar a la de 1913, que es el escenario que se espera al final del presente ciclo eruptivo En el caso de La Yerbabuena, dice, los flujos piroclásticos derivados de una gran erupción podrían sepultar a toda la comunidad, en tanto que La Becerrera se vería afectada por los lahares, que a principios del siglo pasado alcanzaron distancias de hasta 15 kilómetros a partir del cráter Ante la resistencia de los habitantes de La Yerbabuena frente a un posible escenario de evacuación, el gobernador Silverio Cavazos Ceballos indicó que su gobierno seguirá haciéndoles un "atento llamado" a salir cuando lo recomiende el Comité Científico Asesor, porque "se trata de su seguridad y de sus propias vidas", pero si no atienden, "tenemos que aplicar estrictamente la ley y protegerlos aun en contra de su propia voluntad "Los albergues ?dijo el mandatario-- están totalmente listos, hay espacios suficientes y tenemos ya toda la ruta crítica en caso que la actividad sufriera cambios muy fuertes, para generar todas las acciones pertinentes en protección de la propia población" Antonio Alonso interpreta como una "agresión" las declaraciones de las autoridades, en el sentido de que en caso necesario serán evacuadas las personas aun contra su voluntad "A nosotros no nos preocupan las amenazas del gobierno, ya buscaremos medidas para defendernos de su agresión Ya dimos parte a las organizaciones que nos apoyan, ya están avisadas y estamos listos para lo que se pueda ofrecer "Nosotros ?advierte-- no vamos a salir por ningún motivo La decisión es de cada quien Ya tomamos en la comunidad el acuerdo sobre lo que vamos a hacer cuando vengan; así metan sus decretos, para nosotros no valen Como ciudadanos y como humanos tenemos derecho a decidir, la Constitución también nos ampara" Argumenta Alonso Osegueda: "No vemos al volcán en una etapa crítica, al contrario, vemos que está haciendo su trabajo y no creemos que nos vaya a dañar; la razón la vamos a tener con él, ya que la naturaleza es más sabia que el ser humano" --¿Cree que están equivocadas las autoridades? --De hecho siempre han estado equivocadas, tomando acciones que no les corresponden Nosotros respetamos la decisión de cada uno de los habitantes que decidieron quedarse, tanto como de los que se fueron de aquí No obligamos a nadie a permanecer Sobre todo ahorita hay gente que está regresando Ahora somos 50 personas o más --¿Qué van a hacer si vienen las autoridades con la intención de evacuar el poblado? --Nuestra decisión es no, y nos defenderemos a como dé lugar No aceptamos, nuestra madre tierra no la vendemos, no está en disputa Ni con la fuerza pública lo van a lograr --¿Pero si ustedes ven que el volcán está haciendo erupción, de todas maneras se quedarán aquí? --Ahí sí es otro rollo si la madre naturaleza nos dice: "aguas, ahí les voy", entonces nosotros sí la respetaríamos --¿Y sí saldrían? --Sí, ya buscaríamos nosotros los medios por dónde Ya tenemos planeada nuestra ruta de evacuación, sabemos hacia dónde vamos a salir y a dónde vamos a llegar --¿No utilizarían los vehículos del gobierno? --Ayuda del gobierno, nada --¿Cuál sería la señal para ustedes? --Repito: la madre naturaleza es muy sabia Podemos observar cuando bajan los animales, ellos saben cuando hay peligro y no los dañan tan fácil también nos damos cuenta si hay temblores, en fin, hay muchas señales --¿A qué atribuye la intención del gobierno estatal de reubicarlos a ustedes? --La idea sigue siendo la misma: aquí hay intereses a nivel internacional Les interesan estos terrenos, pero nosotros no negociamos con la madre tierra, queremos trabajar y nada más El gobierno no es tanto que esté preocupado por nuestra seguridad Ellos lo que están viendo es la plata, el billete A largo plazo están planeando los grandes capitales hacer desarrollo turístico aquí, porque ya vieron las bellezas naturales que hay aquí A sus 106 años de edad, doña Alberta Altamirano Pérez --una de las pocas personas sobrevivientes que atestiguaron la erupción de 1913-- está decidida a no permanecer en este lugar "El volcán ?dice? está echando nubes blancas para la lluvia y eso no tiene ningún peligro Cuando echa nubes negras entonces sí es peligroso, pero tampoco quiere decir que vaya a desparramar lumbre hasta acá Todo lo que avienta rueda por sus barrancas y acá nada más nos llega la ceniza" Añade: "La gente de aquí nos dejó por el miedo al volcán, pero no hace nada Yo no le tengo miedo, desde que Dios me echó al mundo lo he visto y no se ha acabado Ahorita para el tiempo que tengo, solamente dos veces ha reventado feo, pero no mató a nadie" La boca del mundo Sentada en el patio de su casa, donde vive con su hijo Leandro Cuéllar Altamirano, doña Alberta afirma sin embargo que cuando el volcán haga erupción será el día del Juicio Final "A la hora que se vaya a acabar todo, dónde se esconde uno de la lumbre, se tiene que quemar la tierra Dicen que el volcán es la boca del mundo, y acabará todo con fuego el día del Juicio Final Entonces va a estar trabajoso esconderse, ni dónde meterse uno Esa será la voluntad de Dios Hay siete volcanes, pero éste es el más grande y a él le corresponde hacer el Fin del Mundo" --¿No le dan ganas de irse a vivir a otro lugar más alejado del volcán? --Yo aquí estoy con mi muchacho El no hace el ánimo de irse por allá Y dondequiera está Dios Si él acaba el mundo, no vamos a poder defendernos ni arriba de los árboles, que todo tiene que quemarse

Comentarios