Encarcelan en Oaxaca a una bull terrier

miércoles, 15 de junio de 2005
* Atacó a una mujer en Tlacolula de Matamoros Tlacolula de Matamoros, Oax , 14 de junio (apro)- "Chiquita", una perra bull terrier, nunca se imaginó pisar la cárcel a sus escasos dos años de edad y, mucho menos, ser considerada una reclusa "peligrosa" para la sociedad Sin embargo, la justicia fue benévola con la perra, ya que el síndico de Tlacolula de Matamoros le impuso como sanción ocho horas de cárcel y le fijó una multa de 150 pesos por haber atacado a la señora Adelina Ramírez, a quien le desgarró la ropa y le alcanzó a propinar un rasguño en el brazo derecho Un tanto avergonzada, la comerciante Eufemia Hernández, propietaria de "Chiquita", tuvo que desembolsar los 150 pesos que la autoridad impuso como multa para que su perra recobrara la libertad Mientras doña Eufemia Hernández trataba de convencer a la señora Adelina Ramírez de retirar los cargos y ponerse de acuerdo en una cantidad que solventara las curaciones, la "Chiquita" se echó un prolongado sueño en la cárcel; cuando despertó aún seguía detenida, detrás de unas rejas de acero y en una fresca mazmorra que la cubrió de los inclementes rayos del sol y de las implacables temperaturas que rebasaron los 36 grados centígrados, aunque no se le permitió consumir alimentos Una vez firmado el acuerdo y pagada la multa, el carcelero abrió las rejas de par en par para que "Chiquita" recobrara su libertad Según el expediente penal, los hechos ocurrieron el domingo pasado, día de plaza en Tlacolula de Matamoros, cuando a doña Eufemia Hernández la siguió su perra bull terrier, cuando salió para hacer sus compras Eran como las 10:00 de la mañana cuando "Chiquita" se irritó, quizás por el calor, y se abalanzó en contra de la señora Adelina Ramírez, a la que rasgó algunas prendas de vestir y le alcanzó a rasguñar el brazo derecho La asustada mujer, como pudo, evitó el ataque del animal que se había puesto enfurecida y solicitó el auxilio de los policías municipales En un operativo insólito, los policías lograron someter a la perra pinta y le encerraron en la cárcel municipal Ocho horas después, "Chiquita", ya amansada por el cansancio, abandonó la cárcel con la vergüenza de ya no ser el mismo animal de antes por contar con antecedentes penales

Comentarios