Creel, la sombra

jueves, 2 de junio de 2005
México, D F, 1 de junio (apro)- Santiago Creel Miranda ha sido el secretario de Gobernación más exiguo de los que han pasado por esta dependencia vital para la vida política del país Hoy quiere ser el candidato presidencial del PAN En el 2000, cuando llegó a las oficinas del Palacio de Covián, el exconsejero electoral contaba con todo el espacio político para realizar las metas de gobierno que se había fijado Vicente Fox, entre ellas quizá la principal, la reforma del Estado Pero nada ocurrió Desde el inicio Creel mostró que no estaba hecho para ser el operador de las reformas estructurales que planteaba el gobierno del cambio Por ejemplo, la famosa reforma del Estado que terminó elaborando Porfirio Muñoz Ledo se fue de inmediato al archivo de las buenas intenciones del foxismo Creel sólo alcanzó a sostener algunas reuniones inocuas con representantes de los partidos, quienes al notar su liviandad política, decidieron ir cancelando las pláticas Curiosamente, a la par que abortaba la reforma del Estado ?planteada como el inicio del pacto político que se necesitaba para la transición democrática--, comenzaron a crecer los problemas nacionales sin que hubiera la presencia de un operador gubernamental En el caso del Congreso de la Unión, fue evidente que los partidos nunca vieron al secretario de Gobernación como el interlocutor que se requería para establecer la mesa donde negociar las reformas laboral, electoral, hacendaria y energética El gobierno de Fox tampoco encontró en Creel a un negociador Tan fue así que, por ejemplo, para desatorar la amenaza de huelga nacional de Pemex en el 2002, los operadores que destrabaron este conflicto fueron los priistas, principalmente el exgobernador de Sinaloa, Juan S Millán Mientras que para operar las reformas estructurales en la Cámara de Diputados, Fox tuvo que echar mano nuevamente de los priistas, en este caso de Elba Esther Gordillo, quien se dedicó a tratar de convencer vanamente a sus compañeros y a la oposición de los beneficios que traerían dichas reformas Desde su oficina en Bucareli, Creel sólo se dedicó a mirar cómo era sustituido en sus tareas de operador por los priistas Pero cuando se le encargó resolver el conflicto de Atenco, fracasó rotundamente echando por la borda la principal ambición de este gobierno Habría que recordar que por la tardanza de su operación, el problema de Atenco creció sin control Creel tardó más de dos meses en entrarle al conflicto y, cuando quiso mediar, era demasiado tarde porque los campesinos ya se habían organizado con la ayuda de múltiples organizaciones sociales, universitarias, sindicalistas y, a saber, por enviados del EZLN y el EPR Al ver que el conflicto era irresoluble para los fines de construir un nuevo aeropuerto internacional, en sustitución del de la Ciudad de México, el secretario de Gobernación dijo en corto a sus colaboradores: "Ni crean que voy a meter las manos" Así de fácil fue como actuó el secretario de Gobernación A partir de entonces Creel ya era una sombra política que se dedicó principalmente a ofrecer declaraciones en contra de Andrés Manuel López Obrador, y a esperar los tiempos para lanzar su candidatura por la Presidencia Es evidente que Creel inicia la carrera presidencial con muy malas cartas de presentación, pues no cuenta con ningún logro político en tanto secretario de Gobernación Las diferentes encuestas levantadas recientemente muestran esta realidad para Creel En ninguna de ellas alcanza los porcentajes de Roberto Madrazo y menos los de López Obrador Aún así, el ahora exsecretario de Gobernación decidió empezar su campaña bajo un amplio objetivo: el bien común, más empleo, mejor desarrollo y mayor seguridad pública y justicia social Santiago Creel piensa convencer a los ciudadanos que lo apoyen para ser candidato, y luego presidente, basando su campaña en su figura de maniquí Envuelto en papel celofán seguramente cree que la gente comprará su imagen impoluta sin cuestionar su pobre papel como secretario de Gobernación Sin embargo, él está convencido que puede cambiar la percepción ciudadana, y para ello, seguramente, derrochará dinero en su campaña, corriendo el riesgo de que esta vez sí sea sancionado por las autoridades electorales y judiciales Paradójicamente, este miércoles cuando formalizó su salida de Gobernación para buscar la candidatura presidencial por el PAN, Creel fue despedido con una gran marcha de colonos de Ecatepec, recordándole de esta manera su pésimo antecedente de operador político fracasado, algo que seguramente cargará como una lápida de aquí hasta julio del 2006, cuando se realicen las elecciones

Comentarios