El gran "bailaor" Mario Maya, de nuevo en México

lunes, 20 de junio de 2005
México, D F, 20 de junio (apro)- El notable bailarín y coreógrafo Mario Maya impartirá un seminario de flamenco en esta ciudad Dirigido a profesionales y a alumnos avanzados en este arte, el taller, organizado por el Cenidi-Danza "José Limón", será de perfeccionamiento y será impartido durante el otoño Originalmente iba a será dictado este verano pero el artista cambió las fechas porque será centro de un homenaje en España Nacido en Córdoba en 1937, su familia se mudó a Granada cuando aún era muy pequeño, y se inició en el flamenco en las cuevas del Sacromonte Su carrera, siempre llena de éxitos, lo llevó a ser parte de la compañía del famoso cantaor Manolo Caracol y posteriormente de la de Pilar López De temperamento arrojado y fiel a las viejas tradiciones del flamenco, ha visitado México durante muchos años Le gusta el país y le gusta trabajar con bailarines profesionales Además, tiene dos hijos con una mexicana Con una toalla en un hombro y el cigarro prendido en la otra, en alguna ocasión en los noventa dio un curso en la UNAM en el que participaron las principales figuras del flamenco mexicano Sin mucha didáctica de por medio, Maya explicaba su danza ejecutándola él mismo No encontraba otra forma de explicar cómo la técnica tenía que estar obligadamente trasminada por la pasión Reconocido en España como "uno de los grandes", ha sido merecedor de todo tipo de reconocimientos, y sus espectáculos han recorrido el mundo Al mismo tiempo, ha sido uno de los principales críticos de todo el movimiento de "flamenco ligth" que bailarines como Joaquín Cortés han puesto en boga Incluso se ha quejado que el flamenco se haya transformado en un espectáculo adulterado donde ya no importa "El duende" sino la danza de los billetes Por ello, se ha empeñado que sus alumnos ?incluida su hija Belén?sean depositarios de toda una tradición que él mismo define como de "una depurada técnica y armonía estética de manos pies y con quietud de caderas Todo bajo un equilibrio místico y profano" En 1986, le fue concedida la Medalla de Andalucía

Comentarios