Matrimonio gay

lunes, 20 de junio de 2005
Madrid, 20 de junio (apro) - La primera cruzada que libra el Papa Benedicto XVI se dirige contra el matrimonio gay A los pocos días de llegar al solio pontificio, Ratzinger arremetió con dureza contra los homosexuales, a quienes considera alejados del "reino de Dios" Para el nuevo Papa "la legalización del matrimonio gay es destructiva para la familia y la sociedad" El pontífice encamina su batalla hacia España, uno de los países tradicionalmente católicos que perdió una parte de sus fieles con el apoyo de la Iglesia a la dictadura franquista y que actualmente vive una revolución social que incluye el respeto a los derechos y la igualdad a los homosexuales El papa Ratzinger afirma que con el matrimonio homosexual impulsado por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se "destruye elementos fundamentales de un orden de derecho" Benedicto XVI considera que los homosexuales carecen de derechos, por tanto, con el matrimonio entre parejas del mismo sexo, se acaba "con el carácter fundamental de la familia" En el último mes, el acoso de la Iglesia al gobierno español no ha cesado La institución cuenta con el apoyo del conservador Partido Popular y en esta lucha se han aliado, como en los peores tiempos del gobierno de Francisco Franco, donde se unían las llamadas "fuerzas vivas" para imponer su ideología y autoritarismo En un hecho insólito, los obispos decidieron manifestarse en las calles y animar a sus fieles a seguirles para protestar contra el gobierno socialista el sábado 18 de junio, por legalizar el matrimonio entre homosexuales; una marcha convocada por el Foro de la Familia, organización vinculada al Partido Popular La Iglesia y sus acólitos quieren mostrar su fuerza No están dispuestos a admitir que en el seno de la Unión Europea, España considerado --al igual que Italia e Irlanda--, un símbolo del catolicismo, se adentre en territorios reivindicativos de la igualdad sexual, modificando su Código Civil para darle a los homosexuales los mismos derechos que a los heterosexuales Ratzinger ataca a los homosexuales, pero no recuerda que entre los católicos también hay homosexuales; por tanto rechaza a las ovejas de su mismo rebaño y reniega de ellos El Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam), entregó desde el año pasado, en el obispado de esta ciudad, más de 1200 apostasías; es decir, renuncias a la fe católica para que la Iglesia cancele todos los datos que pueda tener de los firmantes de esta petición, incluidos los referentes a su bautismo El colectivo en defensa de los derechos de los homosexuales pretendía así denunciar "los injustificados privilegios de la Iglesia católica, a causa de su representatividad en la sociedad española, dentro del marco de un Estado al que se le supone una acofesionalidad que en la práctica no se está respetando" En realidad lo que buscaban era que se delimitara, estudiara y reglamentara la verdadera representatividad de la Iglesia católica con respecto a los ciudadanos del Estado español El gobierno de Zapatero se ha empeñado en dar énfasis y apoyar a los sectores más desfavorecidos de la sociedad, incluyendo a los homosexuales, y por eso ha conseguido la aprobación de las fuerzas políticas --con excepción del Partido Popular-- de su avanzada iniciativa sobre el matrimonio gay, una realidad que ya se vive en otros países del mundo, como Dinamarca o Estados Unidos Pero la Iglesia y sus aliados no están dispuestos a ceder los avances de la sociedad del Siglo XXI Sus ataques virulentos han provocado la división de la comunidad católica española; una parte en favor de reconocer los derechos de los homosexuales en cuanto al matrimonio y otra, en contra Grupos de católicos de base anunciaron que no obedecerán a los obispos en sus recomendaciones de protesta o de objeción de conciencia hacia los funcionarios municipales a la hora de casar parejas del mismo sexo: "Con toda nuestra convicción cristiana y ciudadana decimos a nuestra jerarquía ?non possumus?, no podemos obedecerles", dice el texto firmado por 610 católicos pertenecientes a decenas de organizaciones de base repartidas por toda la península "Hacemos nuestras las palabras que los apóstoles pronunciaron ante las autoridades religiosas de su tiempo: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres", dice el documento firmado por decenas teólogos y dirigentes del catolicismo La división de los católicos españoles aumenta, dado que los gays católicos han anunciado que acudirán a protestar por el reconocimiento de sus derechos y que esto perjudica seriamente su esencia cristiana También los gays del Partido Popular han dicho que si su partido sigue en contra del matrimonio gay, dejarán las filas de esa agrupación política y más aún, harán pública una lista de los políticos populares gays que viven en el armario Tanto la Iglesia como el Partido Popular han intentado suavizar sus posturas asegurando que sus protestas van dirigidas a apoyar a la familia y a "salvaguardar su futuro"; algo que los colectivos gays no están dispuestos a aceptar, ya que precisamente esta lucha se trata de aceptar nuevos modelos de familia en el espectro de las sociedades modernas El portavoz del Foro Español de la familia, Benigno Blanco, ha ido más allá: "Juguemos todos a la libertad y que se regulen jurídicamente todas las uniones afectivas, pero sin desconfigurar el régimen del matrimonio", dijo al rechazar la igualdad de los derechos para los homosexuales No toda la jerarquía de la Iglesia esta en favor de desterrar a los homosexuales de su seno El cardenal y arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, anunció que ni acudirá ni llamará a sus fieles a manifestarse contra el matrimonio gay: "Parece que nos estamos distrayendo con cuatro cositas, cuando el problema no es la relación que existe entre el gobierno y la Conferencia Episcopal, sino el que se da entre una sociedad mayoritariamente católica y ciertas limitaciones a que ésta pueda vivir con toda la libertad que merece", dijo el purpurado, quien se negó a contratar autobuses para "acarrear" a sus fieles a las protestas, como otros obispos o sacerdotes han hecho Y es que "lo gay no quita lo creyente", según dice un grupo de cristianos homosexuales que han suscrito un documento para reafirmar su pertenencia a la Iglesia y recordar que la institución católica no sólo es la jerarquía, sino el "pueblo de Dios" Dicen que su intención no es destruir la institución del matrimonio, sino "extenderla a otras realidades" a fin de formar una "sociedad libre y justa donde todos tengan cabida" Los más importantes colectivos gays españoles añaden: "Queremos invitar a reflexionar a todas las personas cristianas sobre dónde está Dios, si en la voluntad de quienes convocan la manifestación y que quieren negarnos a una parte de la población nuestro derecho a amar o en la decisión de convertirnos por fin a lesbianas y gays en ciudadanas y ciudadanos de primera Los cristianos que están a favor de respetar los derechos de los gays recuerdan que "Jesús nunca habló de discriminación", sino de amarse los "unos a los a los otros" Es importante destacar aquí, las palabras de Ratzinger antes de que se convirtiera en Papa cuando defendía la libertad de los católicos en su "Carta a los obispos" y decía que la "fe no es privilegio de los jerarcas, sino de la Iglesia entera" y en una Iglesia completa se encuentran también los homosexuales El matrimonio gay es el futuro de una sociedad avanzada, tolerante y capaz de convivir reivindicando el respeto a la diferencia y el reconocimiento de plenos derechos para todos

Comentarios