De alto riesgo, hacer periodismo de fondo

lunes, 27 de junio de 2005
*Informe de Reporteros sin Fronteras sobre "el oficio más bello del mundo" Ciudad Victoria, Tamps , 27 de junio (apro)- La agrupación Reporteros sin Fronteras advirtió sobre las condiciones de riesgo en la que trabajan periodistas de las ciudades fronterizas de México, principalmente Tijuana y Nuevo Laredo, que han tenido incluso que recurrir a la autocensura para evitar convertirse en víctimas de venganzas y represiones del crimen organizado En un reporte que presenta esta agrupación, luego de haber estado en esas ciudades del 23 al 31 de mayo, destaca que de 16 homicidios y desapariciones de periodistas registradas desde el 2000 a la fecha, seis han ocurrido en Tamaulipas La delegación de la organización formada por Balbina Flores Martínez y Benoît Hervieu se entrevistó con periodistas locales, con corresponsales de medios nacionales, militantes de la causa de los derechos humanos y de la libertad de prensa, y representantes de los poderes públicos del estado y federales, entre los que se encontraba el titular de la SIEDO de la PGR, José Luis Santiago Vasconcelos "La violencia contra los medios de comunicación mexicanos, aparte de que representa una seria amenaza para la libertad de prensa en México, pone también de manifiesto las graves disfunciones de un poder público organizado en tres niveles: municipal, del estado y federal "Disfunciones que no parece que vaya a resolver una campaña feroz para la sucesión de Vicente Fox, en el horizonte de julio de 2006", advierte la agrupación En el reporte se hace referencia a que difícilmente se puede hablar de un ejercicio libre del periodismo en las condiciones que privan actualmente en las ciudades fronterizas, en las que los periodistas están siempre bajo el temor de ser objeto de venganzas por parte de integrantes de alguna de las mafias que operan en esas zonas Entrevistado sobre ello por la misión de Reporteros Sin Fronteras, Víctor Ronquillo, del semanario Milenio, dice: "¿Cómo se puede hablar de libertad de prensa cuando algunos periodistas ni siquiera pueden pronunciar palabras como ?narcotráfico?, ?los Zetas?, o citar nombres de jefes mafiosos que, sin embargo, todo el mundo conoce?" Y sobre la posibilidad de que esta situación pueda cambiar, advierte: "Entramos en una campaña electoral que va a durar un año, hasta las presidenciales de julio de 2006 Los medios de comunicación, tanto locales como nacionales, van a tener que dedicarse enteramente a esa fecha y escrutar las justas políticas, con riesgo de ocultar la dramática situación del país y silenciar las colusiones entre determinadas autoridades locales y las mafias" En el informe de RSF, que está disponible en la página web de la agrupación rsforg, se detallan los casos de los periodistas asesinados desde el 2000 Entre ellos, el asesinato de Francisco Javier Ortiz Franco, cofundador y editorialista del semanario Zeta, en Tijuana; Raúl Gibb Guerrero, del diario La Opinión en Veracruz; la periodista radiofónica Guadalupe García Escamilla; del director editorial de El Mañana de Nuevo Laredo, Roberto Mora García, y del columnista matamorense Francisco Arratia Saldierna Entrevistado sobre el ejercicio periodístico en Tijuana, el director de Zeta, Jesús Blancornelas explica a RSF: "Ha emergido una nueva generación de narcotraficantes Una generación que ya no negocia, sino que mata, que ya no intenta comprar a los periodistas, sino que los asesina" Ramón Cantú Déandar, director de El Mañana de Nuevo Laredo, expone: "Aquí se hacen la guerra desde hace tres años, el "cártel del Golfo", tradicionalmente implantado, y el "cártel de Sinaloa"? Hablar de un "cártel" es arriesgarse a hacer una contra-publicidad, en beneficio de otro Citar el nombre de un narcotraficante significa exponerse a sus represalias, pero siempre a través de un intermediario o de un asesino a sueldo" Juan Arturo Salinas, corresponsal de Proceso, y de la agencia Associated Press (AP) en Tijuana, advierte sobre la corrupción que permea a las filas policiacas locales y que también se convierte en una amenaza para la labor de los medios La impunidad que rodea los asesinatos de periodistas es la prueba de la implicación del poder público "Si no, avanzarían las investigaciones", acota Salinas Daniel Rosas, redactor en jefe adjunto de El Mañana, hace referencia a las dudas que persisten de que el crimen de quien fuera director editorial de ese periódico, Roberto Mora García "Poco antes de su muerte, Roberto fue víctima de un intento de chantaje, por parte de unos narcotraficantes que le ofrecieron 40 mil dólares si no publicaba una investigación Se negó ¿Existe un móvil más claro?", revela el periodista a RSF La directora general de ese periódico, Ninfa Déandar, dice que aunque el caso fue tomado por las autoridades federales, no se le ven avances "En realidad, en este país no hay estado de derecho Con Vicente Fox hemos tenido que enterrar a un poder federal, sacralizado durante mucho tiempo Ciertamente, las autoridades federales han reforzado su presencia en Tamaulipas, donde la criminalidad es muy elevada, pero no la han reducido y no se ha llevado a cabo ningún trabajo real de investigación Y además, la policía federal está tan expuesta como las otras", declara la editora de El Mañana de Nuevo Laredo Permiso para portar armas El reporte hecho público por la organización internacional también hace referencia a las declaraciones hechas por el ahora exsecretario de Seguridad Pública en Tamaulipas, Luis Roberto Gutiérrez Flores, en el sentido de que los periodistas que han sufrido amenazas podrían negociar un permiso para llevar armas En ese sentido, la agrupación cuestiona que cómo pueden ejercer su trabajo los periodistas sometidos a "tantas presiones y expuestos a tan graves riesgos" Aunque señala que la autocensura afecta más a los medios locales que a los nacionales "Por desgracia, con frecuencia la prudencia extrema lleva a seguir al pie de la letra las informaciones oficiales, y a la autocensura", señala Y menciona casos, precisamente de Nuevo Laredo El primero de ellos, expuesto por Roberto Gálvez Martínez, director de información de Stéreo 91 XHNOE ?la radio a la que pertenecía Dolores Guadalupe García Escamilla--, quien reconoce que tras el asesinato de la periodista hubo un "cambio de línea "Lupita practicaba un periodismo agresivo, audaz, un periodismo de fondo Su muerte nos ha demostrado que ese periodismo se ha vuelto demasiado peligroso Hemos tenido que parar", confiesa, "ahora, reproducimos la información facilitada por las autoridades, y nos limitamos a un solo ángulo de tratamiento, el del ?cómo? Evitamos el ?quién? y el ?por qué? No es necesario añadir nada a los hechos diversos Aquí todos los días hay asesinatos e investigaciones que no llevan a ninguna parte? No queremos enfadar a nadie" Hace referencia a que el programa "Punto Rojo", que presentaba la periodista, se suprimió después de su asesinato Idéntica actitud en el diario El Mañana El periodismo de investigación ya no está de moda en la cabecera más antigua (75 años) de Nuevo Laredo "Sí, somos rehenes de la autocensura y es peor que la censura", admite sin medias tintas el director, Ramón Darío Cantú Déandar "Todos los periodistas de nuestra redacción que trabajan en temas delicados, y en particular en el narcotráfico, han sufrido amenazas o violencia Ahora publicamos solamente informaciones transmitidas por las autoridades" RSF advierte que "ningún" periódico parece quedar al margen de esta postura En el caso del diario Primera Hora / Ultima Hora, menciona el atentado que sufriera el 10 de mayo anterior Pedro Pérez Natividad, a cuya camioneta fue lanzada una bomba molotov y se desconoce su paradero desde entonces "Somos más prudentes desde el atentado Prestamos mucha atención a lo que publicamos No ahondamos demasiado en los temas delicados", admiten Jaime Vivas y Miguel Montenegro, los dos directores interinos Además, agrega que su preocupación ha aumentado desde que su colega, Carlos Figueroa, encargado de la sección policiaca, recibiera amenazas de muerte, captadas en las frecuencias de radio de la policía, como le ocurrió a Dolores Guadalupe García Escamilla antes que la asesinaran Después de presentar todo este panorama que encontró en las ciudades fronterizas, la agrupación menciona los compromisos hechos por el gobierno federal de crear una fiscalía especial para investigar los homicidios contra periodistas, y la línea telefónica que operará a partir del 1 de julio para que la PGR reciba denuncias de trabajadores de los medios "aún siguen vivos"

Comentarios