Fobaproa, cerco de silencio

miércoles, 29 de junio de 2005
México, D F, 28 de junio (apro)- Funcionarios de Hacienda, del IPAB e incluso la mayoría de los medios de comunicación, han dado prácticamente por cerrado el caso Fobaproa, resaltando "los grandes beneficios" que recibirá el erario federal Han hablado de la conclusión de las "auditorías" de gestión, existencia y legalidad, y de los buenos resultados que de ella se obtuvieron, pero nadie ha cuestionado que aquéllas no se llevaron como se debía, que no se cumplió con lo que marca la ley del IPAB, y mucho menos han impugnado el que en dichas revisiones no se haya encontrado nada irregular Así, las auditorías del canadiense Michael Mackey; del auditor superior de la Federación, y del propio excolaborador de Vicente Fox, Fortunato Alvarez, excontralor interno del IPAB, no valieron de nada Es como si a diez años del gran fraude, los funcionaros del IPAB, los medios de comunicación y, por supuesto, los funcionarios hacendarios, en especial Francisco Gil, no tuvieran memoria Pocos fueron los columnistas de diarios que reclamaron el absurdo de las auditorías, y por supuesto el carpetazo que se le está pretendiendo dar al Fobaproa El gobierno ha destacado que, gracias a las revisiones, los bancos pagarán cien mil millones de pesos, pero lo que no dicen es que el gobierno a su vez tendrá que devolverles cien mil millones, cuando en realidad no tiene por qué desembolsar ni un solo peso La semana pasada la Suprema Corte de Justicia de la Nación abordó el tema del Fobaproa, pero nunca fue al fondo del asunto, nunca discutió lo que todo mundo sabe: que el gobierno no tenía por qué rescatar a los banqueros, que lo que se debe a los bancos no es deuda pública, ya que no fue autorizado por el Congreso de la Unión como lo marca la Constitución; que los funcionarios hacendarios de aquel 1995, y que todavía están en el poder, violentaron sus propias reglas para beneficiar a los bancos y afectar a la Nación Pero lo que sí hizo la Corte fue darles las armas a los bancos y al propio gobierno para anunciar que el tema Fobaproa se estaba finiquitando con las auditorías y en que no se encontró nada irregular Lo que sí hizo la Corte fue convalidar, en los hechos, el fraude más grande a la nación perpetrado hace diez años, y por lo cual el gobierno tendrá que pagar este año 200 mil millones de pesos Entonces, la pregunta es de qué sirven las autoridades, para qué sirve Hacienda y para que sirven los medios de comunicación que, con su silencio, están convalidando la porquería de los bancos, de Francisco Gil, de Vicente Fox y de varios ministros de la Corte Es claro, y ya lo dijo el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, la institución más prestigiada y quizá la única que todavía lo conserva en este país, que el Fobaproa no es deuda, y entonces que los millonarios pagarés Fobaproa no se deben cubrir a los bancos, sin embargo, para Francisco Gil y para el secretario del IPAB, Mario Bouregard --encargado de vigilar nuestros ahorros y de que el Fobaproa se finiquite conforme a la ley--, eso no vale, lo único que importa es cumplir ante los bancos, echar tierra a los errores y abusos que se cometieron en el pasado al permitir salvar a bancos que no lo requerían y, de paso, evitar la cárcel, pese a que ya coadyuvaron al fraude a la nación Ahora lo que nos resta esperar a los ciudadanos es que el Congreso de la Unión interponga una controversia constitucional para reabrir el tema Fobaproa, e impedir se paguen los millonarios pagarés a los bancos

Comentarios