Garganta Profunda: Más allá de la revelación

lunes, 6 de junio de 2005
México, D F, 6 de junio (apro)- La investigación periodística y el enfrentamiento entre el diario The Washington Post y la Casa Blanca había durado más de dos años, cuando Richard Nixon presentó su renuncia en agosto de 1974, convirtiéndose en el único presidente de Estados Unidos que ha dimitido del cargo Lo hizo cuando era inminente que habría un juicio político en su contra como resultado de la investigación que realizaba la Cámara de Representantes, y ante la perspectiva de que muy probablemente sería condenado por el Senado Incluso se había creado un fiscal criminal especial para el caso Pieza clave para la investigación periodística que se tradujo en más de 400 artículos publicados por el Post, escritos por los reporteros Bob Woodward y Carl Bernstein, fueron las filtraciones de Garganta Profunda, quien después de 33 años reveló su identidad: Mark Felt, el segundo del FBI Fue el secreto mejor guardado en la historia del periodismo El Post, Woodward y Bernstein se habían comprometido con Garganta Profunda a no revelar su identidad hasta después de su muerte Con 91 años a cuestas, Mark Felt, dejó caer la máscara Ahora, con la publicación de su identidad en un artículo de la revista Vanity Fair, los periodistas y el Post quedaron relevados de ese compromiso A lo largo de dos años --primero en solitario y sólo en el último tramo de la investigación acompañado por otros medios estadunidenses--, The Washington Post publicó artículos, realizó cientos de entrevistas, siguió todas las posibles pistas que cada vez apuntaban a niveles más altos de la administración Nixon hasta llegar al mismísimo presidente También enfrentó y soportó todas las presiones, amenazas e intimidaciones de la Casa Blanca Felt había filtrado información al Post, confirmado indicios, apuntado pistas a seguir Nixon negaba, culpaba al mensajero, trataba de intimidar al Post En la revelación histórica de la identidad de Garganta Profunda el Post perdió la exclusiva, pero mantuvo el compromiso hecho entre Felt y Woodward hace más de tres décadas Sin duda le dolió al Post perder ese pedazo que era la última pieza del rompecabezas de una historia que fue suya desde el 17 de junio de 1972 "Me hubiera gustado verlo publicado en The Washington Post", dijo Bradlee, quien entonces era editor ejecutivo del diario Había dudas respecto a que esa fuera realmente la libre voluntad de Felt, con sus 91 años y sus problemas de memoria Finalmente el Post quedó liberado del compromiso El caso Watergate --impulsado, armado, seguido por el Post-- hubiera sido impensable sin Felt, pero las revelaciones tampoco hubieran desembocado en el resultado histórico de 1974 sin el trabajo de investigación del diario Y sin la perseverancia y tenacidad de los editores de continuar con un tema que abría nuevas y nuevas pistas al tiempo que se volvía más complejo en la medida en que los indicios apuntaban cada vez más arriba El respeto al anonimato de la fuente principal se mantuvo también en el Post a lo largo de toda la investigación periodística de Watergate A tal punto que hasta después de la caída de Nixon, Bradlee le preguntó a Woodward quién era Garganta Profunda, convirtiéndose así en uno de los tres que conocían su identidad A quien era el editor ejecutivo, lo que le interesaba era la información y su veracidad que les permitiera avanzar en la investigación, por lo que nunca se enteró que era el segundo del FBI hasta después de la renuncia del presidente Katharine Graham, quien fue directora del Post, se refiere ampliamente al caso Watergate en su biografía Personal History Relata que "había vivido enojos de la Casa Blanca con anterioridad, pero nunca había visto nada como la clase de furia y odio que se dirigía hacia nosotros (?) Los momentos de ansiedad aumentaron en cantidad e intensidad Naturalmente nos preocupábamos cuando nuestras historias eran negadas repetida y vehementemente Incluso nosotros, parece que subestimamos por mucho tiempo la capacidad del gobierno de esconder y distorsionar la verdad Finalmente una serie de eventos comenzaron a desdoblarse en nuestro favor "Hacia finales de febrero (1974) a cinco de nosotros del Post nos hicieron un citatorio civil que nos ordenaba presentarnos ante una Corte de Distrito para testificar sobre nuestras fuentes en la demanda civil del Partido Demócrata contra la Campaña de Reelección del presidente El citatorio requería que presentáramos una gran cantidad de material incluyendo documentos, papeles, cartas, fotografías, grabaciones, manuscritos, notas, copias y los borradores finales de las historias sobre Watergate (?) Nuestros abogados decidieron darme algunas notas de los reporteros" Bradlee afirmó entonces que si querían meter a alguien a la cárcel iban a tener que mandar a la señora Graham, cuya fotografía daría la vuelta la mundo y aparecería en cada periódico En ese entonces Garganta Profunda informó que Nixon utilizaría cinco millones que le habían quedado de su campaña para hundir al Post "Será desgastante, pero el fin está cerca, dijo" En una ocasión Felt le dijo a Woodward: "nuestras vidas estaban en peligro," afirmó Bradlee, quien un foro del Post, dijo que es difícil mantenerse frente a un gobierno que dice que la publicación va a amenazar la seguridad nacional "Es mi experiencia que la mayoría de los argumentos en torno a la seguridad nacional son parte de una campaña para evitar decir la verdad", añadió La revelación de la identidad de Garganta Profunda fortalece la hipótesis de que quien filtraba información tenía dos características: su acceso a la información y un motivo para filtrarla Felt tenía ambos: era el sucesor lógico de Edgar Hoover y fue hecho a un lado por Nixon, quien colocó al frente del FBI a un abogado que le era incondicional: Patrick Gray, quien carecía de experiencia en los servicios de inteligencia Por la posición que ocupaba en el FBI, Felt tenía acceso a todos los informes de la investigación y pensaba que era necesario detener la corrupción de Nixon, quien pretendía controlar y usar al FBI en el caso Watergate ¿Héroe o traidor? Para Nixon fue el más grande traidor, para la opinión pública el hombre que tuvo el valor de hacer llegar información útil para detener grandes violaciones al derecho y a la Constitución El caso Watergate tuvo en los años 70 un fuerte impacto en las relaciones de la prensa con la presidencia El Congreso se fortaleció, dio un impulso al periodismo de investigación que había comenzado Vietnam Hubo también en años anteriores filtraciones importantes como la del alto funcionario Daniel Ellsberg que entregó al The New York Times y al Washington Post los "papeles del Pentágono" en los años 60 Watergate fortaleció también el reconocimiento de la importancia que tienen para el periodismo de investigación las fuentes anónimas, la confidencialidad de las informaciones, las conversaciones "off the record" Watergate tuvo también consecuencias profundas en la política estadunidense Estableció la noción de la comisión independiente, protecciones legales para los informantes, el Acta de Prácticas Justas de Campaña, el Acta de Privacía de 1974, y fortaleció el Acta de Libertad de Información Paradójicamente, George W Bush ha hecho más que ningún presidente desde Nixon para ampliar los poderes del Ejecutivo, señala la revista The Economist Felt nos hizo retroceder a Watergate, justo en la semana en que la administración Bush niega vehementemente las violaciones a los derechos humanos, las torturas en las cárceles de Guantánamo, Afganistán e Irak Culpa al mensajero, se lanza contra Amnistía Internacional por haber usado la palabra "gulag" para referirse a la falta de respeto al derecho internacional por parte de la administración Bush El presidente estadunidense, el vicepresidente, el secretario de Defensa y otros funcionarios montaron un gran show en el que se centraron en la palabra "gulag", desviando la atención de los hechos Naturalmente han culpado al mensajero Es también paradójico que la revelación de la identidad de Garganta Profunda coincida con la opacidad que caracteriza las relaciones del poder con la prensa y con las presiones sobre medios y periodistas críticos Baste recordar la forma en que la revista Newsweek se vio obligada retractarse en la historia de que el Corán fue arrojado en un retrete en la prisión de Guantánamo La administración Bush ha hecho también demandas contra periodistas que no revelan sus fuentes Irónico, cuando es más que evidente la importancia de las fuentes anónimas para el periodismo de investigación Irónica coincidencia también la revelación de quién es Garganta Profunda, precisamente en la semana en que el diario The New York Times cuestionó que se realicen a puerta cerrada los debates legislativos para refrendar secciones claves de la Ley Patriótica, que otorga nuevos poderes a las agencias de seguridad nacional "Es una idea terrible que otorga credibilidad a los peores temores de opositores" El editorial señalaba que el debate debiera darse a la luz del día Watergate reaparece como una lección de periodismo y de política frente a los abusos del poder

Comentarios