El agravio a periodistas conculca libertades: CNDH

jueves, 9 de junio de 2005
* La embestida contra comunicadores genera una ola de temor, alerta Soberanes México, DF, 8 de junio (apro) - El ombudsman nacional, José Luis Soberanes, aseguró hoy que no basta que la libertad de expresión sea tutelada por el sistema jurídico, sino que es necesario también que no exista temor por parte de quienes la ejercen "Cuando surgen espacios en los que el agravio o la intimidación a los periodistas puede quedar impune, la libertad de expresión puede llegar a afectarse", dijo En conferencia de prensa, luego de presentar un informe sobre el Programa de Atención de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles, que auspicia la comisión a su cargo, Soberanes precisó que los recientes casos de ataques contra comunicadores --en diferentes partes del país--, no sólo han dado lugar a una escalada de violencia y de agravios de consecuencias indignantes, sino también --de no hacerse algo para superarlos-- puede originar una oleada de miedo y temor, que proyectará su sombra de silencio sobre la libertad de expresión, hasta nulificarla "Las agresiones contra periodistas, por causa de su labor informativa ?subrayó--, impactan indirectamente en todos los valores en que se sustenta la convivencia democrática" Tras presentar sendas recomendaciones (03/2005 y 04/2005) dirigidas a los gobernadores de Morelos, Sergio Estrada Cajigal, y de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, respectivamente, por los casos de Adriana Mújica Murias y Jorge Fernández Menéndez y Leopoldo Mendívil, el titular de la CNDH hizo un llamado a los mandatarios para que se legisle, como ya se hizo a nivel constitucional en Morelos, sobre el derecho de los comunicadores a no revelar sus fuentes de información Destacó que además de los casos de agravios a periodistas donde pudieran estar relacionados servidores públicos, hay otros que pueden tener su origen en grupos del crimen organizado, de los sindicatos o grupos religiosos "En tales casos ?añadió--, aun cuando las amenazas o las agresiones no provengan de servidores públicos, el Estado mexicano no queda eximido de la obligación de hacer que se investigue de manera exhaustiva el origen de los agravios, a fin de que la autoridad judicial imponga a los responsables las sanciones que las leyes prevén" Tras señalar que los principales hechos actualmente denunciados son las amenazas, intimidación, ejercicio indebido de la función pública, violación a la libertad de expresión, privación de la vida y desaparición de persona, puso en relieve que es alarmante se incremente el número de casos relacionados con atentados a la vida y otros derechos humanos de los periodistas, como amenazas vía telefónica, mensajes por Internet, anónimos o gente que acosa con su constante presencia o merodea en las cercanías del trabajo o en el domicilio del periodista Soberanes hizo un recuento de los casos más sensibles en lo que va del año, como en los que perdiera la vida la conductora del programa "Punto Rojo", que se transmitía por la estación radiofónica Stereo XHNOE-91, de Nuevo Laredo, Tamaulipas, Guadalupe García Escamilla; el director del diario La Opinión, de Poza Rica, Raúl Gibb Guerrero, y la desaparición del reportero del diario El Imparcial de Hermosillo, Sonora, Alfredo Jiménez Mota Dijo que, en este último caso, preocupa a la CNDH que ya pasaron más de dos meses sin indicios que permitan localizar al reportero, además, esta el hecho de que la PGR decidiera cambiar al fiscal que se encontraba a cargo de la investigación, circunstancia por la cual el ombudsman solicitó a esa dependencia informara, por escrito, las razones que motivaron el relevo de los investigadores en este caso, así como las acciones que se tomaron para que no se afectara el avance de la indagatoria Informó que otros casos son los correspondientes a 2004, de Roberto Javier Mora, director editorial del periódico El Mañana, de Nuevo Laredo; Francisco Ortiz Franco, editor del semanario Zeta, en Tijuana, Baja California; Francisco Arratia, colaborador de los periódicos El Regional y El Imparcial, de Matamoros; Gregorio Rodríguez Hernández, corresponsal gráfico del diario El Debate, en Escuinapa, Sinaloa, y Leodegario Aguilera Lucas, director de la revista Mundo Político, en Guerrero, así como otros casos de intimidación para la revelación de fuentes ocurridos a lo largo de los últimos años y meses, como son los de Lydia Cacho, periodista y directora del Centro Integral de Atención a la Mujer; Mary Fe Díaz Izquierdo, directora del Sol de Tabasco; Isabel Arvide, Carlos Ramírez y Lilly Téllez, así como el de los reporteros de La Jornada, Roberto Garduño, Gustavo Castillo, Enrique Méndez, Andrea Becerril y Ciro Pérez; Rafael Navarro, director de El Mexicano, en Ciudad Juárez, Chihuahua, y Pedro Pérez Natividad, director editorial de Primera Hora, en Nuevo Laredo, Tamaulipas Al referirse a la decisión de la PGR de establecer el número telefónico 01-800-periodista, para atender los agravios contra trabajadores de los medios, Soberanes expresó que esa dependencia primero debe "arreglar la casa" y resolver los expedientes abiertos de agresiones a periodistas, antes de abrir una oficina sobre el particular Subrayó que la PGR no debe dar servicios que no le corresponden; "está para perseguir los delitos, no para recibir quejas de agravios a periodistas"

Comentarios