Arremeten policías de Hidalgo contra Congreso de punks

sábado, 16 de julio de 2005
* Los libertarios venían de Guerrero, Querétaro, NL, Jalisco, BC, Edomex e Hidalgo Tezontepecn de Aldama, Hgo , 15 de julio (apro)- Un centenar de jóvenes punks, conocidos como Los Libertarios, quienes llevaban a cabo su congreso nacional, fueron desalojados por elementos de las Policías Regional y Municipal, "porque la población no los veía bien", se esgrimió como razón Establecidos en el balneario El Huemac, a donde habían llegado con el propósito de discutir una amplia agenda que incluía temas como la intolerancia, la diversidad sexual y el maltrato a las mujeres, llegaron ahí desde el miércoles y pensaban alojarse otros dos días más pero no fue posible Los lugareños, quienes recientemente enfrentaron el problema del asesinato de una menor, presionaron a las autoridades policiacas para sacar a estos jóvenes que, inmediatamente, con 300 efectivos, ordenaron el desalojo Encabezados por el comandante Esteban Olvera, de la Policía Regional, los efectivos, a los que se sumaron las corporaciones de Tezontepec y Tlahuelilpan, decidieron acatar las instrucciones de la gente y de "forma preventiva" ante los temores y amenazas de los lugareños, tuvieron que supervisar el abandono del lugar Los libertarios, originarios de diferentes estados de la República, como Guerrero, Querétaro, Nuevo León, Jalisco, Baja California, Estado de México e Hidalgo, llegaron de manera pacífica al lugar, sin embargo, su forma de vestir no gustó a la gente de la cabecera municipal, quien inmediatamente los tildó de vagos, drogadictos y delincuentes Tras el incidente, advirtieron los afectados que el gobierno hidalguense vulnera sus garantías individuales al impedirles reunirse pacíficamente a discutir temas de interés nacional, ante lo cual plantearon la posibilidad de interponer su denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH) En Tlahuelilpan, municipio aledaño a Tula, realizaban una colecta para proseguir con el congreso nacional, sin embargo, también ahí provocaron a la moral de los lugareños, quienes se sumaron a la petición de que "los corrieran" Los punketos responsabilizaron de cualquier daño a su integridad al gobierno estatal, a quien sus familias pueden reclamarles cualquier agresión, aseverando que no se puede entender como en un país se presume libre, ocurran estas acciones de intolerancia

Comentarios