Bush: Otra guerra perdida

domingo, 17 de julio de 2005
El gobierno del presidente Bush reconoce su ineficiencia en la lucha contra los traficantes de personas que comercian con indocumentados, principalmente mexicanos, destaca Proceso, en un texto difundido por este semanario en su edición en circulación a partir del domingo 17 de julio Un severo diagnóstico autoevaluatorio, elaborado por la Oficina de Vigilancia de la Efectividad del Gobierno (GAO, por sus siglas en inglés), señala los errores de las agencias encargadas de enfrentar el problema, como el Departamento de Seguridad Interior (DHS), creado por Bush en 2002, con la finalidad de prevenir atentados terroristas Para la GAO, las agencias de Inmigración y Aplicación de Leyes y a la y la de Aduanas y Protección Fronteriza del DHS son una especie de elefante blanco caracterizado por la desorganización y la burocracia A estas dos oficinas atribuye los fracasos contra el tráfico de extranjeros, porque no ponen en práctica las acciones de investigaciones de esta naturaleza, pese a tener la autorización federal Además, se niegan a darle seguimiento a los procesos a través de la cooperación con otros países, destacan algunos lineamientos del análisis de la GAO, publicado en la edición 1498 de Proceso, en circulación desde el domingo 17 de julio

Comentarios