Las claves del 7 de julio

domingo, 17 de julio de 2005
Un informe confidencial elaborado por los ministerios del Interior y de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, entregado al primer ministro Tony Blair después de los ataques terroristas en Madrid el año pasado, ofrece pistas para entender por qué jóvenes musulmanes británicos -buena parte de ellos con títulos universitarios- se afilian a organizaciones extremistas y están dispuestos a inmolarse en nombre de su fe PARIS- Sólo unos días después de los atentados que sufrió Madrid el 11 de marzo de 2004, Tony Blair pidió a los ministerios de Relaciones Exteriores y del Interior de Gran Bretaña un informe exhaustivo sobre el fundamentalismo islámico en su país El documento confidencial, que jugó un papel importante en la elaboración de la estrategia antiterrorista del primer ministro, sintetiza informaciones interesantes pero evidencia, sobre todo, las grandes dificultades de las autoridades políticas y policiacas británicas para obtener perfiles precisos de terroristas potenciales, y medir la peligrosidad real del extremismo musulmán en el Reino Unido Llama la atención el hecho de que sus autores no contemplaron posibles ataques suicidas como los que aparentemente se llevaron a cabo el pasado 7 de julio; sólo aludieron brevemente a un sondeo de opinión que toca el tema, sin profundizarlo El informe consta de unas 60 páginas y está integrado por cartas, análisis, estadísticas, sondeos de opinión, reportes de agentes de servicios secretos, de expertos y de altos funcionarios Destaca sobre todo el documento titulado Jóvenes musulmanes y extremismo elaborado en forma conjunta por expertos de los ministerios del Interior y de Relaciones Exteriores, y que ofrece pistas para entender por qué cuatro británicos de origen paquistaní, cuya edad iba de los 18 a los 30 años y aparentemente estaban bien integrados en Inglaterra, se convirtieron en mártires de la "guerra santa" matando a más de 50 personas e hiriendo a centenares "Islamofobia" En su primera parte, el informe constata: "Numerosos jóvenes musulmanes británicos se integraron a la sociedad y contribuyen a su desarrollo, pero algunos sienten que no pueden ser al mismo tiempo británicos y musulmanes Sondeos de opinión sugieren, incluso, que una minoría de ellos -reducida pero significativa- ve con simpatía actividades extremistas y terroristas "Además, grupos extremistas reclutan activamente a jóvenes musulmanes Por si eso fuera poco, un cierto número de jóvenes musulmanes británicos se involucró con el terrorismo, tanto en el país como fuera de él" Luego enfatiza: "Las causas y los efectos de este problema distan de ser simples y nos impiden hacer cualquier generalización En realidad necesitamos entender mejor (subrayado en el texto) estas causas, la extensión del extremismo y sus lazos con el terrorismo" El informe señala varios factores que pueden incitar a jóvenes musulmanes a optar por el extremismo, entre ellos el "coraje" que les provoca "la política exterior británica y estadunidense, a la que califican de 'política de dos pesos y dos medidas': se aboga a favor de la democracia, pero se tolera la opresión de la umah (comunidad de los creyentes) en Palestina, Irak, Afganistán, Cachemira o Chechenia Semejante actitud genera un sentimiento de impotencia y de frustración ante la situación global de los musulmanes" Así mismo, el documento retoma un sondeo de opinión realizado en marzo de 2004 En ese entonces, Jenny Tonge, una diputada del Partido Demócrata Liberal, dijo que condenaba toda forma de terrorismo, pero que si le tocara vivir en la situación de los palestinos quizá se convertiría en kamikaze Se preguntó a jóvenes musulmanes británicos si estaban o no de acuerdo con Jenny Tonge y 47% aprobó su posición, mientras 43% la rechazó Agrega el informe: "Los jóvenes musulmanes británicos tienen además muchos problemas para conciliar su identidad islámica con los desafíos de la vida secular en una sociedad pluricultural Parte de la comunidad musulmana manifiesta su inquietud ante el hecho de que la jurisprudencia islámica esté totalmente rebasada y que no tenga capacidad para responder a las necesidades de los musulmanes que viven en el mundo occidental "La 'islamofobia' y la ignorancia acerca del Islam que prevalecen en la sociedad británica y en los medios de comunicación masiva del país mantienen apartados a los musulmanes, incluso a los profesionistas muy bien preparados", destaca el documento Insiste en que fue esa "islamofobia" la que generó los violentos enfrentamientos de 2001 entre las comunidades de británicos con raíces en Paquistán y Bangladesh, por un lado, y jóvenes blancos por el otro Finalmente, los autores del texto subrayan que los musulmanes se sienten objeto de todas las medidas de contraterrorismo implantadas en los últimos meses Otro factor determinante en el desarrollo del extremismo entre los jóvenes: "Un fuerte deseo de forjarse una identidad islámica distinta de la de los padres, que no parte de un conocimiento profundo del Islam sino de un desprecio hacia las organizaciones musulmanas tradicionales Dichas organizaciones son percibidas como demasiado pragmáticas, prosaicas, ineficientes y, en muchos casos, a sueldo del gobierno Estos jóvenes, que buscan dar un sentido a su vida, son presas vulnerables que pueden ser llevadas adonde sea" La situación social apremiante en la que vive gran parte de la juventud musulmana británica también genera frustraciones y puede conducirla al extremismo Explica el informe: "Hay 1 millón 600 mil musulmanes en el Reino Unido Casi la mitad son británicos oriundos de Paquistán y Bangladesh El nivel educativo y económico de ambas comunidades es el más bajo de todo el país Luego siguen las comunidades oriundas de la India, las árabes y de distintos orígenes étnicos que padecen menos desventajas "Más de la mitad de los musulmanes tiene menos de 25 años, mientras que la tercera parte de la población global británica tiene esa edad La tasa de desempleo entre los musulmanes es tres veces superior a la tasa nacional y su tasa de actividad económica es la más baja de todo el Reino Unido Es también en la comunidad musulmana donde se encuentra la proporción más alta de personas sin calificación profesional Finalmente, cabe recalcar que la mayoría de los que viven en las zonas urbanas más deterioradas son musulmanes" El informe reconoce que existen pocos análisis estadísticos sobre las comunidades musulmanas y que, a escala oficial, sólo se dispone de un estudio realizado en 2001 por el Ministerio del Interior titulado Home Office Citizenship Survey Ese trabajo señala que si bien la mayoría de las distintas comunidades que integran la población británica siente que el gobierno y sus empleadores respetan sus convicciones religiosas, 37% de los jóvenes musulmanes afirma lo contrario Los extremistas Según el informe, la comunidad musulmana se divide en tres tendencias: "Primero existe una pequeña minoría que hace mucho ruido Es muy radicalizada y predica una interpretación muy cerrada del Islam basándose en fuentes trasnacionales Luego hay un grupo más amplio que sigue teniendo una identidad islámica, al tiempo que se adaptó e integró a la sociedad británica Finalmente, se encuentra otro grupo importante, cuya identificación con su origen islámico ya no representa factor positivo alguno" Obviamente el primer grupo monopoliza la atención del informe Anota: "Es capital no perder de vista a un amplio espectro de organizaciones extremistas, entre las cuales destacan Al Muhajirun e Hizb-ut-Tahrir Pero es preciso seguir de cerca a grupos menos organizados que obedecen a una doctrina particularmente extremista En la mayoría de los casos, la doctrina ideológica e incluso la metodología no han sido elaboradas por musulmanes nacidos en el Reino Unido, sino por organizaciones oriundas de Medio Oriente y del subcontinente asiático, con ramificaciones en países europeos y en el resto del mundo "La mayoría de las organizaciones extremistas, como Hizb-ut-Tahrir, no aboga directamente a favor de la violencia, y el hecho de pertenecer a ellas o de sentir simpatía por ellas no implica automáticamente un paso hacia el terrorismo Pero involucrarse con ellas puede llevar a una minoría de jóvenes a encaminarse hacia doctrinas mucho más extremistas Esa franja de la juventud musulmana británica puede acabar considerando que estas organizaciones se limitan a 'declaraciones y debates estériles', y aspirar a llevar acciones concretas" ¿Qué tan importante es esa franja? Los autores del informe deploran otra vez no contar con suficientes datos estadísticos para contestar esta pregunta Tienen a su disposición sondeos de opinión realizados en 2001, después del 11 de septiembre y luego en marzo de 2004, tras los atentados en Madrid Según estos sondeos, más de 85% de los musulmanes británicos consideran que los ataques contra objetivos occidentales, incluyendo los del 11 de septiembre, carecen de justificación Y más de 87% afirma su lealtad con Gran Bretaña, 67% dice sentirse "patriota" y 62% señala que los musulmanes británicos no deberían enfrentarse con las fuerzas aliadas que combatieron a los talibanes en Afganistán "Sin embargo -advierte el informe-, una minoría, poco más de 13%, defiende el terrorismo, mientras que 26% no siente lealtad por Gran Bretaña" Y recalca: "Algunos de los musulmanes que se involucran con grupos extremistas tienen un nivel de educación muy bajo y viven en barrios miserables, pero últimamente estudiantes y jóvenes profesionistas de origen social más alto se lanzan al extremismo político e incluso al terrorismo" Los integrantes de estos sectores "son reclutas de nivel superior que pueden ejercer un proselitismo mucho más amplio y complejo Sabemos ahora que los extremistas buscan inmiscuirse en escuelas y colegios En estos lugares, los jóvenes manifiestan una gran curiosidad, hacen muchas preguntas, pero pueden mostrarse receptivos ante los argumentos y las formas de razonar de los extremistas "Ya tenemos comprobada también la presencia de organizaciones extremistas en universidades A menudo se prohíben estas organizaciones, pero reaparecen con nuevos nombres tales como Sociedad 1924, Foro Musulmán de Medios o Sociedad Cultural Musulmana Cualesquiera que sean sus nuevas etiquetas, siguen siendo extremistas" Afirman los expertos de los ministerios del Interior y de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña: "Nuestros servicios de inteligencia señalan que el número de musulmanes británicos involucrados en actividades terroristas en el país y fuera de él, o que apoyan estas actividades, es mínimo, ya que corresponde a un poco menos de 1% de la comunidad musulmana" El pasado 10 de julio, al comentar ese dato, el diario británico Sunday Times recalcó con justa razón que 1% de la población musulmana británica representa a 16 mil personas El diario citó también a lord Stevens, un importante exoficial policiaco quien afirmó que 3 mil musulmanes nacidos en Gran Bretaña se habían formado en campos de entrenamiento supervisados por Osama Bin Laden En el informe Jóvenes musulmanes y extremismo, los expertos no aluden a esa cifra, pero confiesan que es imposible definir el perfil de potenciales terroristas musulmanes británicos: "Los antecedentes y las motivaciones que llevan al terrorismo o a una actividad ligada con el terrorismo varían Los futuros terroristas pueden ser extranjeros recién naturalizados que radican ahora en Gran Bretaña Por lo general son oriundos del norte de África o de Medio Oriente También pueden ser ciudadanos británicos que pertenecen a la segunda o tercera generaciones de la comunidad oriunda de Paquistán o Cachemira Es importante resaltar que estos últimos no provienen exclusivamente de hogares musulmanes Muchos salen de medios liberales e incluso alejados de toda referencia musulmana También puede haber personas que se convirtieron al Islam cuando alcanzaron la edad adulta; entre ellas hemos ubicado a ciudadanos británicos blancos y a otros oriundos de la India" Aclaran: "En forma global, sin embargo, reiteramos que distinguimos dos grupos de jóvenes extremistas: por un lado, personas con diplomas universitarios, bien educadas, o técnicos con buen nivel profesional y por otro lado, individuos sin educación, sin calificación y a menudo con antecedentes criminales" Según el documento, el grupo con mayor educación es cooptado por las organizaciones extremistas que actúan en universidades, así como en asociaciones y centros culturales de corte étnico En cambio, el otro sector es conducido a las mezquitas para que caigan bajo la influencia de predicadores radicales Se observa igualmente que otros jóvenes se convierten al Islam radical en la cárcel En cuanto a la forma en que los extremistas hacen contacto, dicen los autores, "constatamos que un número significativo de jóvenes musulmanes británicos es reclutado gracias a un contacto personal, a veces por casualidad y a menudo fuera de su contexto habitual Por lo general se pide a estos individuos optar por un 'perfil bajo' Se les recomienda no conectarse con redes que, de una u otra forma, están asociadas con islámicos extremistas Eso permite acudir a ellos para efectuar operativos sin despertar sospechas" Reconocen los especialistas: "Nuestro entendimiento del proceso de radicalización -lo que empezamos a llamar el terrorist career path (currículum terrorista)- sigue gestándose Necesitamos hacer mucho más trabajo para identificar las etapas de esa radicalización y para definir los pasos que deben dar el gobierno y los grupos comunitarios si quieren prevenirla A medida que progresen nuestras investigaciones informaremos a las distintas entidades gubernamentales al respecto" l

Comentarios