Arrecia campaña mediática sobre responsables del "halconazo"

jueves, 21 de julio de 2005
* Difunden medios supuesta negativa de magistrada para detener a LEA y Moya Palencia México, D F, 20 de julio (apro)- Las presiones del fiscal especial Ignacio Carrillo Prieto al Poder Judicial, a fin de conseguir la orden de aprehensión del expresidente Luis Echeverría, tuvieron ya un efecto contrario Al mediodía del miércoles, agencias de noticias, páginas de Internet de periódicos, radiodifusoras y vespertinos, informaron a sus lectores y escuchas en todo el país que la magistrada del Quinto Tribunal Unitario, Antonia Herlinda Velasco Villavicencio, había negado las órdenes de aprehensión contra el expresidente y su secretario de Gobernación, Mario Moya Palencia Ambos aparecen como los únicos sujetos a un posible juicio penal por su presunta responsabilidad en la matanza de doce estudiantes el 10 de junio de 1971, cometida por el grupo paramilitar conocido como Los Halcones La información difundida calificó incluso como "histórica" la supuesta decisión de la magistrada, quien ?agregaron-- propinó un "revés" a Ignacio Carrillo Prieto, titular de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp) Aseguraron que al analizar el expediente y las investigaciones de la fiscalía, "la magistrada comprobó que no existen elementos jurídicos para acreditar que Echeverría y Moya Palencia incurrieron en el delito de genocidio", como acusa Carrillo Algunos medios incluyeron opiniones de especialistas sobre la supuesta decisión de la magistrada Esas versiones siguieron a una importante campaña mediática del propio Carrillo, quien en semanas recientes y ante la perspectiva de la resolución de la magistrada, se ha dedicado a dar entrevistas y publicar desplegados para seguir argumentando en favor de la consignación Además, se ha presentado en la oficina del tribunal Su principal argumento ha sido que ambos personajes cometieron genocidio sin importar el número de víctimas registradas oficialmente, tanto el 10 de junio de 1971 como el 2 de octubre de 1968 Carrillo se ha dedicado a difundir también que, en las próximas horas, se consignaría de nuevo a Echeverría por la matanza de Tlatelolco Los rumores presentados como información periodística tienen que ver también con el escepticismo que existe en algunos medios sobre la contundencia de los argumentos y las pruebas presentadas por el fiscal para fincar responsabilidad penal a los señalados como genocidas Ante la duda sobre la existencia de un genocidio, en los medios de prensa se considera que Velasco Villavicencio podría reclasificar el delito y determinar que no hubo genocidio, sino homicidio Si así ocurriera, el delito ya habría prescrito, con lo cual se negaría la orden de aprehensión, salvo que la magistrada considerara que se trató de homicidios con agravantes Esta determinación tendría entonces que ser hecha por un juez federal, en un proceso que se abriría en contra de los acusados El interés de Carrillo Prieto es que Echevería y Moya Palencia sean procesados por genocidio delito que, según la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no ha prescrito aún para ellos La Corte determinó que los 30 años en que el delito ya no es perseguible se cumplen el 30 de noviembre del próximo año, fecha en que se cumplen tres décadas de que los exfuncionarios perdieron el fuero constitucional En su afán de que prevalezca su criterio en la decisión de la magistrada, Carrillo Prieto repitió esta semana un desplegado que había publicado ya en varios medios nacionales En ese documento asegura que el genocidio no depende del número de muertos "Sostener que en México no hubo un largo genocidio cuando, se sabe, fueron perseguidos, reprimidos y exterminados sistemáticamente grupos nacionales opositores al gobierno, equivaldría a ignorar los hechos y a expedir pólizas de impunidad, contrarias al sistema legal mexicano, a la moral y a la recta conciencia universal de los pueblos" Los genocidios más conocidos han ocurrido a causa de diferencias étnicas y religiosas, pero también, indudablemente, en Latinoamérica, por motivos políticos, como fue el caso de México, asegura

Comentarios