Impune, el acoso sexual en la Policía de Mérida

viernes, 22 de julio de 2005
* Denuncian al jefe del Departamento Operativo de Seguridad Pública y Prevención, Carlos Ancona Villagrán Mérida, Yuc , 21 de julio (apro)- La exagente de la Policía Municipal de Mérida, Inés Lugo, reveló haber sido víctima de acoso sexual por parte del jefe policiaco del Departamento Operativo de Seguridad Pública y Prevención, Carlos Ancona Villagrán Según la expolicía, el funcionario le solicitaba "favores sexuales" a cambio de concesiones y privilegios, como dejar de hacer guardias de 24 horas en el palacio municipal, y ante su negativa fue despedida y amenazada La agente acudió a la Comisión de los Derechos Humanos de Yucatán donde interpuso una denuncia, y después hará lo propio ante el Ministerio Público Explicó que trabajaba como guardia en el palacio municipal los primeros meses de la actual administración y, antes de renunciar se le reubicó como policía de crucero Dijo que decidió emprender acciones ante la negativa de las autoridades municipales a escuchar sus quejas contra Ancona Villagrán, quien le advirtió que le integró un expediente para calificarla de "mal elemento" El caso fue confirmado por el regidor de la Comisión de Seguridad Pública, Juan Carlos Cocom Hererra, quien demandó una investigación exhaustiva contra los funcionarios y agentes policiacos del municipio meridano, toda vez que en el último año se han incrementado las denuncias por violación a los derechos humanos Consideró urgente aplicar sanciones contra los elementos de la PMM para que cesen las anomalías que denuncian los ciudadanos, como actos de "prepotencia", cometidos incluso por sus superiores, incluido su director Benjamín Millet Molina "En su momento denunciamos las situaciones raras que había en la corporación, aunque no fui el único, sino que los mismos ciudadanos han levantado varias denuncias en la Codhey contra esa dependencia, ya que los elementos no tienen la capacitación adecuada para ese trabajo", aseveró Las primeras quejas contra la Policía Municipal iniciaron cuando los elementos de la corporación detuvieron con lujo de violencia a dos reporteros en el primer cuadro de la ciudad, lo cual derivó en una manifestación de los representantes de los medios a las puertas del palacio municipal para exigir el cese a los arrestos arbitrarios También en el Centro Histórico de Mérida, detuvieron a una menor de edad que vendía frutas en las calles, y aunque la niña se refugió en un comercio para no ser arrestada, los agentes entraron al lugar para remitir a la ambulante a la cárcel pública Aunque en todos los casos el alcalde Manuel Fuentes Alcocer se comprometió a realizar las investigaciones necesarias, hasta el momento se desconocen los resultados

Comentarios