Juan Pablo II, viacrucis de una beatificación

lunes, 25 de julio de 2005
Roma, 25 de julio (apro) - En lo que representa su última labor significativa antes de partir de vacaciones a Val de Aosta (norte de Italia), el jefe de la Iglesia católica, Benedicto XVI, promovió desde el 13 de mayo, en tiempo record, la beatificación de Juan Pablo II Para este tarea, los prelados que se ocupan de la causa trabajarán todo julio indagando sobre la vida del difunto Papa y sobre sus supuestos milagros Y apenas el 28 de junio, el cardenal italiano Camillo Ruini, uno de los mayores representantes de la jerarquía católica y vicario de la catedral de Roma, dio el banderazo a la sesión de apertura de la investigación diocesana, proceso que normalmente se llevaría cinco años, e hizo la lectura del edicto, que se presentó en una solemne ceremonia en la monumental basílica de San Juan de Letrán, sede del obispado en esta ciudad Ruini hizo la lectura del edicto --en que se exponen los motivos del proceso de beatificación, y que será colocado a las puertas de las diócesis de Roma y de Cracovia por dos meses-- ante decenas de fieles que asistieron a la misa dictada en latín, entre ellos varios ciudadanos polacos que acogieron el papa con la bandera de Polonia De este modo, batiendo todos los récords, en menos de tres meses de aquel 2 de abril en que murió Karol Wojtyla, la máquina para la beatificación se puso en marcha, en lugar de atender los tiempos marcados en el Manual de Derecho Canónico que el mismo Juan Pablo II había promulgado en Roma, el 25 de enero de 1983 La verdad es que no es la primera vez que un Papa toma una decisión así "El mismo Juan Pablo había decidido emprender un proceso rápido", comenta Bruno Bartolozzi, especialista del Vaticano, de 65 años, quien lleva ya 42 trabajando ante la Santa Sede La propia madre Teresa de Calcuta, por dispensa especial, obtuvo en aquel entonces la apertura de la causa de canonización, por lo "extendido de la fama de santidad y de los favores que se le atribuían", agregó Bartolozzi Y fue finalmente proclamada beata el 19 de octubre de 2003 Así que el cardenal Ruini, ese mismo 13 de mayo, sin perder tiempo, convocó en su oficina a un prelado polaco de 45 años, Slawonir Oder, quien fue encargado de llevar a cabo el renocimiento del status de beato, en una exhaustiva investigación, que terminará con la presentación de toda la documentación ante el tribunal eclesiástico "Este trabajo ?comentaría después Oder-- me dejó muy sorprendido La misma tarde que Benedicto XVI otorgó la dispensa especial, fui convocado por el cardenal Ruini" para la investigación, y por la cual el Vaticano pidió que "todos y cada uno de los fieles deben comunicar directamente o enviar al Tribunal Diocesano todas las noticias que pudiesen proporcionar elementos favorables o contrarios a la fama de santidad" De hecho, Juan Pablo obtuvo, en parte, su "fama de santidad" en ocasión de sus funerales, cuando ante los más importantes líderes religiosos del mundo, como los jerarcas orientales, rabinos judíos, así como los más poderosos representantes del poder político como el presidente estadunidense George W Bush, un coro de gritos había suspendido por un momento la atención: "Santo subito, santo subito (Santo ya, santo ya)" "La Iglesia no puede no tener en consideración a esas personas", afirma Bartolozzi, "que gritaban desde la la plaza San Pedro con lágrimas en los ojos, exigiendo la santificación de pontífice polaco" No son pocos los que creen que esas presiones han influido sobre el rápido proceso de apertura de la causa También varios expertos han interpretado esta manera de agilizar las cosas, como la voluntad de Benedicto XVI de continuar sobre las huellas que quedan de la herencia de Juan Pablo, quien gobernó por 26 años Esta versión podría ser considerada válida teniendo en consideración que Joseph Ratzinger ha sido uno de los purpurados más cercanos del precedente Papa, así como el hecho que varios miembros del Vaticano han manifestado una presión para que el Papa sea santificado lo más pronto posible, como auspicia el exfiel secretario personal de Juan Pablo, Stanislao Dziwisz Este fiel seguidor de Wojtyla ha declarado en varias ocasiones que estaría muy contento si el Papa pudiese ser beatificado "tal vez en agosto", en ocasión del viaje a Colonia (Alemania), el primero fuera de Italia del Papa alemán, en el marco de la próxima Jornada Mundial de la Juventud, que comenzará el 16 de agosto hasta el 21 del mismo mes en memoria de los Reyes Magos Súbitamente, en declaraciones hechas a la prensa, Dziwisz agregó que "las esperanzas de que ocurra algo parecido son iguales a cero" De hecho, las directivas del Vaticano y de su pontífice podrían ofrecer una nueva perspectiva de análisis sobre los temas de actualidad para el próximo sínodo mundial de cardenales, en la que se reunirán 250 obispos en representación de sus 4 mil 500 colegas, a fin de discutir temas como el aborto Por ahora y hasta el 28 de julio, Benedicto XVI está de vacaciones en el chalet de la localidad de Les Combes, en el Valle de Aosta, dedicándolas exclusivamente al descanso y al estudio --algunos cronistas comentaron que estaría escribiendo su primera encíclica-- con pocos paseos y poco contacto con los fieles Un verdadero proceso y su tribunal Un verdadero juicio que tiene como objetivo recabar toda la información posible en busca de la heroicidad de las virtudes, o del virtuosismo de la heroicidad del candidato, comenzará para reconocer el status de Juan Pablo II Y tuvo como primer acto oficial la inauguración del los trabajos del Tribunal Diocesano, que deberá decidir si Juan Pablo II ha realizado por lo menos un milagro después de su muerte, como condición necesaria para que el "venerable" se convierta en "beato" De hecho, ante el cardenal Camillo Ruini, en la primera sesión del tribunal, debieron prestar juramento los jueces y el postulador de la causa, monseñor Slawomir Oder --su trabajo sera el del advocado defensor--, quien además tuvo que presentar una carpeta con los informes sobre la vida y obra de Juan Pablo II Tras el juramento, el postulador tuvo prohibido hablar con los medios y personas ajenas La Congregación de las Causas de los Santos, cuyo prefecto es el cardenal José Saraiva Martins, administrará --como lo ha hecho por cuatro siglos-- los procesos de beatificación y santificación El tribunal deberá escuchar a todos los testigos y analizar los escritos de Juan Pablo II, calificado en el edicto como "hombre de intensa vida de oración, testigo valiente del Evangelio de Cristo, que sintió como prioridad el compromiso por la santidad" Importante en esta fase será recopilar todo lo que el candidato haya escrito: cartas privadas, diarios, textos juveniles, etcétera, y todos los escritos realizados a lo largo de la vida, a fin de examinarlos a detalle Para eso, Oder deberá controlar 365 textos y seis volúmenes escritos por Juan Pablo II, para demostrar la forma "heroica" y continuada de las virtudes de la fe, además de leer los testimonios que llegan a Roma y escuchar a los testigos de los supuestos milagros Los documentos serán analizados en Roma porque es ahí donde se ha comenzado la investigación Para esta tarea, en el otoño, un equipo de ayudantes será llamado a auxiliar a Oder Para no interrumpir la ya tradición mediatica, han sido creados varios sitos Web en diferentes lenguas, entre ellas italiano, español e inglés, entre ellos vicariatusurbisorg/beatificazione/ y johnpauliibeatificationorg, en que los fieles podrán ponerse en contacto directo con el postulador En menos de una semana, desde la creación de los sitios, Oder recibió mil mensajes Los teólogos consultores, cardenales y hasta el actual Papa tienen derecho a opinar en esta etapa del proceso, después de la cual se prevé la beatificación Todo esto se podría evitar si Joseph Ratzinger, ejercitando una vez más sus poderes, beatifica "por autoridad" a Wojtyla Los milagros Importantísimos para comprobar la realización del milagro --por lo general una curación inesperada-- serán los testigos, que deberán facilitar a Wojtyla a arribar al honor de los altares de la fe, demostrando su santidad Entre los cientos de testigos que aseguran haber vivido un milagro, figuran muchos latinoamericanos y polacos, además de italianos No obstante, la lista aún no es revelada "El milagro tiene que ser duradero en el tiempo", comenta el especialista del Vaticano, Bruno Bartoloni "Una comisión de médicos, no solamente católicos, deberá decidir cuál testigo es el más atendible", y corroborar que "no haya otra explicación posible que justifique lo occurido", explicó Bartoloni Sólo los presuntos milagros atribuidos a la intercesión de un siervo de Dios o de un beato post mortem pueden ser objeto de investigación A la rigorosa consulta científica se debe sumar el examen teológico O sea, expertos teólogos deben lograr establecer una relación entre las palabras de "siervo de Dios" y lo ocurrido La Congregación para las Causas de los Santos se vale del asesoramiento de un equipo de 70 médicos y de distintos expertos Es opinión común entre los clérigos que los milagros constituyen una confirmación divina de la santidad de la persona invocada, al margen de posibles errores humanos, y su importancia para la canonización es fundamental Los testigos, de hecho, parecen ser centenares Por ejemplo, un joven italiano que estaba en coma tras un accidente de motocicleta, se despertó inexplicablemente después que su familia pasará días orando por la intercesión el recién difunto pontífice También está el caso "de una mujer mexicana, que reveló haberse curado después de presenciar por televisión los funerales del Papa; en ello tengo varias reservas ?refiere Bartolini--, porque parece que su mejoramiento ha sido sólo temporal, y su médico declaró que la mujer aún tiene problemas", añadió el vaticanista "Los católicos mexicanos han querido adoptar a Juan Pablo II No es extraño que haya muchos mexicanos entre los que reclaman haber asistido a un hecho inexplicable, además que muchos latinoamericanos apreciaron su oposición al embargo contro Cuba", comentó Hasta el turco Agca Ali, quien el 13 de mayo 1981 trató de matar Juan Pablo II, y el que permanece preso en Turquía por haber asesinado a un director de un periódico, podría aparecer entre los personajes que serán llamados a testimoniar Finalmente, la etapa siguiente a la beatificación, es la santificación Para este segundo proceso, un segundo milagro deberá ser comprobado A partir de ahí, el llamado por sus fieles "Juan Pablo el grande" podrá ser venerado universalmente, y seguir su culto en cualquier parte del mundo

Comentarios