Lejos de la justicia

domingo, 3 de julio de 2005
Es "improbable" que el exdictador Augusto Pinochet sea sometido a juicio y sentenciado en Chile La razón: "No hay voluntad política" en ese país, donde la justicia "no funciona" debido a que agentes de la dictadura maniobran todavía para protegerlo Así lo dice, en entrevista con Proceso, Juan Guzmán, el juez chileno que procesó a Pinochet por las operaciones Cóndor y Caravana de la Muerte MADRID- El juez chileno Juan Guzmán Tapia se ganó el apelativo de Juan Sin Miedo debido a que resistió las presiones militares y políticas para que suspendiera el proceso legal contra el exdictador Augusto Pinochet por su responsabilidad en los crímenes cometidos en las operaciones Cóndor y Caravana de la Muerte Nada intimidó a Guzmán Al contrario, instruyó 99 procesos contra el general divididos en 300 querellas, sometió el poder a escrutinio, enfrentó decenas de artimañas judiciales y logró convertir a Pinochet en un "prisionero de la ley" Sin embargo, la falta de voluntad del gobierno del presidente Ricardo Lagos y la "pusilanimidad" de los políticos chilenos evitaron el juicio a Pinochet, su sentencia y la condena que las víctimas de la dictadura siguen demandando Magistrado de la Corte de Apelaciones, Guzmán Tapia decidió jubilarse a los 65 años Con más tiempo para sus asuntos personales, se puso a escribir y acaba de publicar el libro En el borde del mundo Memorias del juez que procesó a Pinochet (editorial Anagrama), que fue presentado la semana pasada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid Católico practicante y conservador, el juez Guzmán fue de los que brindaron con champán el 11 de septiembre de 1973, día del golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende "Es algo de lo que me arrepiento profundamente por haber traicionado mis convicciones democráticas", dice ahora, después de haber sido acusado de ser un "traidor a su clase social" por procesar a Pinochet A través de su trabajo judicial, Guzmán Tapia conoció el horror de las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura Cuenta: "Hasta ese momento era un ser normal, como tantos seres normales existen, que hacen el bien relativo y no hacen el mal a la gente, un hombre que tiene una familia y goza viendo crecer a sus hijas Y de repente comencé a instruir este proceso ?en realidad fueron 99 procesos divididos en 300 querellas? y entonces entré en lo más profundo de la noche Entré en un Chile que no me imaginaba: un Chile de tortura, maldad, perfidia, las peores pasiones que uno se puede imaginar; traiciones y matanzas" Pero también, señala, "me convertí en un hombre apasionado y compasivo, alguien que siente lo que es la hermandad en relación al que sufre" ?Un juez que se ha jubilado anticipadamente, a los 65 años ?Estoy jubilado, pero pienso dedicar el resto de mi vida a hacer el mayor bien que pueda Creando un instituto de derechos humanos, escribiendo algo de docencia aquí y allá, y en el fondo tratando de contribuir a aminorar el sufrimiento que existe en tantos de nuestros países ?Hablemos del costo personal y profesional para usted ¿Es verdad que este caso enterró su carrera en la judicatura chilena? ?No La gente habla de que perdí mi carrera judicial Yo creo que no Fui juez el tiempo que hubo que serlo Si la vida no hizo que siguiera escalando en la jerarquía, ello no lo considero un fracaso "Mi familia sí sufrió deterioro, en el sentido de que presumían amenazas Tuvimos que estar con escolta permanente Hubo un momento en que mis dos hijas y mi mujer estaban con tratamiento psicológico Mi madre sufrió un ataque al corazón bastante severo que la dejó muy limitada" Los inicios ?¿Fue difícil preservar su independencia y libertad como juez en el Chile actual, donde aún los estamentos de la dictadura conservan en parte su poder? ?Desde luego Fue una lucha de día a día y paso a paso Al mismo tiempo, de convencimiento Al principio, no estaba tan convencido de la magnitud del horror que se produjo en Chile Obviamente conocía que hubo numerosos amparos que fueron rechazados formalmente () Los tribunales de justicia fueron terriblemente obsecuentes, no hicieron caso a los informes y archivaron los procesos Era 1976 y 1977, allí fui testigo ?era juez de Santiago y me llamaban a la Corte para relatar causas debido a la escasez de relatores? de que había en ese momento abusos y de que había prisión ilegal Y desde luego que había una mentira que se estaba institucionalizando, primero por los órganos que señalaban que no había detenidos y luego por la complicidad de los tribunales superiores de justicia que archivaban los procesos () ?La recién fallecida dirigente comunista Gladys Marín presentó en 1998 la primera querella contra Pinochet y le tocó a usted, por sorteo Era una supuesta garantía para los sectores de la derecha política y militar de Chile ¿Por qué no archivó la querella, como ellos esperaban? ¿Y en qué basó su razonamiento judicial creativo para admitirla? ?Efectivamente, fue una interpretación creativa Es lo que nos queda a nosotros cuando tenemos leyes, a veces, que no son demasiado abiertas ni demasiado cerradas y nos permiten una cierta creatividad para hacer el bien, para hacer justicia () "Cuando me pasaron la causa contra Pinochet, sentí que tenía que cumplir plenamente con lo que exigía mi juramento como juez Hubo compañeros de la Corte de Apelaciones, que hoy día son ministros de la Corte Suprema, que me dijeron: ?Supongo que vas a archivar esta porquería? Estábamos sentados tres, uno por cada lado, y el otro me dijo: ?No pierdas mucho tiempo en esto Archívalo lo más rápido posible? O sea, el ambiente era desde luego adverso" ?¿Por qué no cedió? Juan Guzmán se remueve en su asiento, medita unos segundos y contesta: ?Porque desde el momento que hay una denuncia o una querella por la tortura, muerte o desaparición de personas, cualquier hombre bien nacido, y mucho más si se trata de un juez, tiene la obligación de investigar Lo tomé como algo natural, como si hubiera sido médico que siempre hacía operaciones chicas y de repente me tocó una operación grande ?Y usted se convirtió en "traidor a su clase social", como lo llamaron algunos ¿Desde dónde llegaron las primeras presiones para que cerrara el caso Pinochet? ?En América Latina, la clase social depende del barrio donde tú naces Yo nací en El Salvador, pero mi familia vivía en el barrio Plaza Italia, lo que nos hacía pertenecer a una burguesía de clase media alta, y obviamente que fui a colegios de curas y estudié en la Universidad Católica Todo eso hacia pensar que yo pertenecía a la derecha "En realidad, nunca fui un hombre de partido Hubo un momento en la juventud en que nos metimos en la universidad a disolver movimientos comunistas porque pensábamos que el comunismo era el enemigo Las cosas que nos meten cuando somos muchachos" ?Incluso, usted cuenta en su libro que el 11 de septiembre de 1973, el día del golpe de Augusto Pinochet, usted y su familia brindaron con champán a pesar de que el presidente Salvador Allende era amigo de su padre, el poeta Juan Guzmán ?Brindamos porque terminaban tres años de caos Mi padre y madre querían mucho a Salvador Allende y estuvimos ese día brindando con champán, pero ese champán se puso amargo en la misma boca cuando oímos la noticia de que había muerto el presidente Salvador Allende ?¿Por qué cambiaron? ¿Qué les pasó por la mente en ese instante trágico de la historia de Chile? ?Los medios engañan, sobre todo cuando se prepara un golpe por Estados Unidos, y nosotros no teníamos gasolina, pan, leche, no teníamos tantas cosas fundamentales que necesitas cuando tienes una niñita de dos años Estábamos por el regreso a la normalidad "De lo que me arrepiento atrozmente son varias cosas: primero que todo, haber traicionado allí mi tradición democrática, porque yo nací hijo de un país democrático, estudié en país democrático, crecí en el seno de una familia democrática, estudié derecho, que es justamente una carrera que nos obliga a ser demócratas Me arrepiento de ese momento de debilidad en el cual brindé y de los años que a continuación viví Seguí, por lo menos, apoyando a Pinochet y a la dictadura, esperando que durara poco Pensaba que, al cabo de uno o dos años, habría una especie de retorno a la normalidad ()" ?El decreto ley que Pinochet promulgó en 1978 amnistiaba los crímenes cometidos entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1978 ¿Qué hizo usted para seguir realizando su trabajo a pesar de las presiones militares y políticas? ¿Intentaron corromperlo o comprarlo? ?Por el lado militar hubo gente que me ofreció todas las comodidades para viajar Me decían que podía beneficiarme pagando precios bajos en hoteles militares en el norte o sur Hubo "sugerencias" de que me apoyarían en la carrera judicial Por el lado político, del Congreso o del gobierno, hubo presiones directas Cuenta una de ellas: Horacio Rojas, jefe del gabinete del ministro de Justicia, lo llamó escandalizado cuando sometió a proceso a Pinochet por primera vez Lo hizo "con desvergüenza y yo lo reté: le dije que era bastante insolente y con descaro absoluto", comenta Guzmán recuerda que en 1999 todas las presiones que recibía eran para que se olvidara del Código de Procedimiento Penal chileno y evitara practicarle exámenes psicológicos a Pinochet, quien permanecía detenido en Londres En esas fechas ya se empezaba a argumentar la "demencia senil" del exdictador Dice que Jorge Rodríguez, a cargo del Instituto Médico Legal, y Carlos Figueroa Serrano, exministro del Interior del gobierno de Eduardo Frei-Ruiz Tagle, intentaron ayudar a Pinochet Luego Santiago Sinclair, senador, vicecomandante en jefe del ejército y exintegrante de la Junta Militar, así como un abogado le propusieron dictar una orden de detención contra Pinochet para que Londres lo enviara a Chile en lugar de a España "Yo siempre he comparado a esa gente que me presionó con los que violan a una mujer: ultrajan la justicia", comenta Y señala que utilizaron su poder ?un senador, por ejemplo, interviene en los nombramientos de la Corte Suprema? para "torcer la justicia" Frente a frente ?¿En que influyó la querella contra Pinochet presentada en julio de 1996 por la Unión Progresista de Fiscales en España? ?Con el tiempo me he dado cuenta de que no solamente fue estupenda la actuación en España, dándole movimiento y utilizando la herramienta de la jurisdicción universal, sino que esto significó un gran apoyo y para que se pudiera hacer justicia en Chile La razón: dejó de ser un problema local para convertirlo en un problema universal donde los ojos del mundo estaban observando cómo iba a actuar la justicia chilena ?¿Por qué la razón de Estado o las cuestiones políticas estuvieron por encima de la justicia para liberar a Pinochet? ?Lamentablemente, aun en Inglaterra, donde hay una tradicional judicatura, primaron las razones de Estado y se le dio la libertad a una persona que merecía ser extraditada a España ?El mundo quedó estupefacto al ver cómo Pinochet, presuntamente enfermo y liberado por "razones humanitarias", llegaba en silla de ruedas y de pronto se levantaba como si nada ¿Hubo fingimiento? ? (Pinochet) Se rió del gobierno inglés y de Chile, porque los mismos chilenos, el mismo gobierno de la Concertación ?compuesto por muchas personas que fueron perseguidas? prometieron que iba a ser juzgado en Chile El presidente Ricardo Lagos lo prometió, algo que no se ha cumplido ?¿Creyó en la demencia senil del general? ?Ninguna de las dos veces que me tocó interrogarlo La primera vez estuvo bastante bien en sus respuestas y bastante bien físicamente Yo sabía que tenía enfermedades de tipo físico, por su edad Y si se hablaba de alguna forma de menoscabo psicológico, éste era mínimo Dentro de los parámetros que poseía, era fundamental procesarlo ?¿Cómo se veía físicamente? ?Estaba con la cara hinchada, deformada, un peso excesivo, una inmovilidad bastante marcada que requería de dos personas que lo apuntalaran para caminar En cuanto a sus facultades mentales, yo ya tenía dos informes neurológicos de que estaba demente, pero tenía un informe del psiquiatra Martín Cordero que señalaba que tenía capacidad de abstracción Y eso es lo que yo aprecié: tenía capacidad de discernimiento, una perfecta comprensión entre el bien y el mal, que sabía muy bien distinguir entre las cosas que le perjudicaban en el interrogatorio y las que no Se defendió muy bien La evasión ?¿Qué faltó para sentenciar y condenar a Pinochet? ?Mucho El proceso penal chileno consta de una etapa de investigación en la cual, una vez que se procesa a un individuo, se cierra el sumario con todas las actuaciones necesarias para tener una acusación Y entonces empieza el juicio plenario donde las partes se presentan, luego viene el período de prueba y la sentencia ?Entonces, Pinochet estuvo lejos de un juicio ?Siempre estuvo lejos de un juicio porque los abogados fueron atacando a través de recursos las resoluciones que tenían que ver con el procesamiento de Pinochet Me pidieron que le revocara el procesamiento Dije que no Una sala mantuvo el procesamiento, pero diciendo que no era autor de los crímenes, sino encubridor Me pidieron sobreseimiento temporal o definitivo Dije que no, que tenía que seguir Hubo otra apelación y se revocó Llegó el caso a la Corte Suprema y ésta decidió que no solamente había que sobreseer el caso temporal, sino definitivamente, por razones mentales, en el caso de Caravana de la Muerte "En el caso de la operación Cóndor, lo procesé y hace unas semanas la Corte de Apelaciones revocó mi auto de procesamiento Dijo que era cosa juzgada O sea, siempre ha quedado en ese nivel" ?En alguna ocasión tuvo el sueño de poder dictar sentencia y condenarlo ?() Uno va avanzando paso a paso En el caso de Pinochet, honestamente llegué a pensar que si se le procesaba iba a ser un gran triunfo y los abogados de las causas pensaban igual Personalmente, por el honor y la dignidad de la justicia chilena y del inculpado mismo, pienso que habría quedado mejor si a Pinochet se le hubiera juzgado Se habría podido demostrar que era culpable o inocente Se perdió una etapa histórica muy importante para el poder judicial chileno y para demostrarle al mundo que no hay nadie sobre la ley, pero también por la dignidad de Pinochet Se sacó el proceso con argucia, pero en realidad lo que procedía era un juicio hecho y derecho ?¿Por qué no hay voluntad política para juzgar a Pinochet? ?Se dice que Pinochet hoy día ya no es un símbolo importante para la actualidad chilena Sin embargo, los políticos quedaron un poco amarrados después del referéndum de 1988 Pinochet no quería soltar el mando después de haber perdido el plebiscito y los políticos entraron en negociaciones asegurándole al ejército que Pinochet sería intocable, pero en esas negociaciones no debieron entrar los jueces ?¿Por qué el gobierno del presidente Lagos no ha cumplido? ?El presidente Lagos dice que en Chile las instituciones marchan, pero eso lo dice solamente él Los chilenos sabemos muy bien que las instituciones no marchan "Le voy a dar un ejemplo: después de la dictadura, con la astucia de la derecha se modificó la Constitución para que los miembros del Senado intervengan en el nombramiento de los jueces de la Corte Suprema y para que, con dos tercios de votos, aprueben los nombramientos que hace el presidente de la República Hoy día, si no le gusta la persona al Senado, simplemente veta a ese candidato En dos ocasiones, por razones políticas, ha vetado dos nombramientos" ?¿Por qué el gobierno de Lagos no quiere juzgar a Pinochet? ?En un principio habría sido imposible, porque a cada rato había manifestaciones y luego los llamados "boinazos", y por los Pinocheques en los cuales estaba involucrado un hijo de Pinochet Esa causa se archivó por orden de Frei hijo, porque le creaba el temor de que el ejército se podía levantar Con los años ese peligro ya no existe El verdadero ejército tradicional, que todos hemos respetado, a su vez es respetuoso de la Constitución, de la vida humana ?para eso están? y de las leyes () Pienso que hemos vuelto a la normalidad en cuanto a la calidad del ejército Peligro no había ninguno Yo creo que fue la pusilanimidad y el doble lenguaje de los políticos ¿Quién les cree a los políticos hoy día? ?¿Nunca le habló el presidente Lagos? ?No, pero me habló el jefe del gabinete del Ministerio de Justicia Pienso que si me llegó un emisario de este ministerio, éste no actuaba aisladamente, pues después permaneció en el cargo ?¿Cómo definiría a Pinochet como persona? ?No entiendo que se pueda hacer daño a un ser viviente y mucho menos a un ser humano, a nuestros hermanos Pero en el caso de que hubiera sido declarado culpable, no entiendo cómo puede haber una persona que desprecie tanto la vida humana y, sobre todo, la vida de los seres humanos que como militar juró defender "Pinochet es el paradigma del dictador porque utilizó el terror, utilizó la fuerza, permitió matanzas o las ordenó Endureció un ejército que era un lujo Y ahora se está discutiendo jurisdiccionalmente acerca de si se apropió indebidamente de dinero Con todas estas características, vemos que todos los dictadores tienen los mismos antecedentes" ?¿En qué va a terminar el caso de Augusto Pinochet? ?Si uno ve lo que fue Pinochet en esos 17 años de dominio total y de poder absoluto, y uno ve por la etapa que actualmente está pasando, uno puede deducir que la historia le dobló la mano Quizá la justicia pudo llegar más lejos, pero él no jugó con victoria Y eso es muy importante para el mundo: que los pretendientes a dictadores se lo piensen dos veces en lo sucesivo

Comentarios