Cuentas alegres, el último informe de López Obrador

sábado, 30 de julio de 2005
* "Me siento satisfecho porque cumplí con mis compromisos de campaña", dice * Impone Encinas riguroso control en el acceso al Auditorio Nacional México, D F, 29 de julio (apro)- Con un recuento de obras y acciones y de cifras alegres que marcaron la diferencia con gobiernos anteriores y con la administración del presidente Vicente Fox, Andrés Manuel López Obrador puso punto final a su controvertida gestión como gobernante de la Ciudad de México La escenografía para la despedida no pudo ser mejor: un público rigurosamente seleccionado que casi llenó el Auditorio Nacional, un mosaico de fotografías de la obra pública de fondo, dos pantallas de plasma a los costados, una banda sinfónica y una gran manta al centro en la que se leía, "Buena suerte AMLO, la alegría está por llegar" Con los reflectores y casi un centenar de cámaras de televisión sobre él, López Obrador reconoció que no todo fue miel sobre hojuelas en su administración Gobernar la Ciudad de México, dijo, implicó riesgos, pero aseguró que con trabajo y dedicación, sin bajar la guardia, logró salir adelante Sostuvo que, desde su particular punto de vista, lo más difícil fue procurar hacer un buen gobierno y acreditar, al mismo tiempo, otra forma de hacer política, más humana, honesta y esperanzadora Interrumpido constantemente por los aplausos de los acarreados ?45 veces a lo largo de su discurso--, López Obrador tuvo que alzar la voz y esbozar una tenue sonrisa: "Me van a dejar terminar o qué" Una vez que el silencio llenó el auditorio, siguió: "Esto fue lo que no les pareció a mis adversarios Se acepta que puedan existir gobiernos emanados de diferentes partidos, pero no se tolera que se intente desplazar a la política tradicional, ésa donde todos los intereses cuentan, menos el interés del pueblo" Por esa causa, agregó, "estuve sometido a fuertes presiones, a campañas de desprestigio y a un intento de destitución instrumentado de la manera más burda y antidemocrática" Precisó que dicha confabulación aglutinó a varios de los personajes más encumbrados de la política nacional, sin importar sus aparentes militancias partidistas porque, en el fondo, advirtió, lo que se pretendía era cerrarle el paso a un proyecto alternativo de nación, y perpetuar la corrupción y los privilegios de siempre Sin embargo, admitió que el apoyo de la gente ?a quien al final llamó "mis paisanos de la Ciudad de México"-- fue lo que lo sacó adelante en los momentos más difíciles, de acecho y de adversidad En el recuento de lo hecho en cuatro años y siete meses de gobierno estuvo ausente la autocrítica El discurso de López Obrador estuvo orientado, más bien, a diferenciar su gobierno con el de sus antecesores y, sobre todo, con la gestión federal Estableció que lo que más lo llenaba de orgullo era haber llevado a la práctica el principio de que "por el bien de todos, primero los pobres" Y no es discurso ni retórica, dijo, porque en su gobierno se destinaron 64 mil millones de pesos a los programas de desarrollo social "Se trata de la inversión más importante para el bienestar de la gente en toda la historia de la ciudad" López Obrador destacó, así mismo, que rompió el letargo en que se encontraba la Ciudad de México desde hace tiempo, con la construcción de obras como la Universidad y las 16 preparatorias, la construcción de un hospital de especialidades, vialidades, servicios, etcétera Se ufanó también de haber bajado los índices delictivos en la capital: "Son los más bajos que se hayan registrado en 10 años Es lamentable que algunos casos muy tristes hayan sido manipulados para sugerir que no se pudo enfrentar a la delincuencia y mantener la percepción de que fue nuestra asignatura pendiente" De igual forma, sostuvo que el crecimiento de la deuda pública fue el más bajo en los últimos 25 años, aunque "por politiquería, ignorancia y mala fe algunos detractores sostengan lo contrario" Además, destacó que ningún empresario encontró obstáculos para invertir en la capital Los únicos que no tuvieron cabida, sostuvo, fueron los traficantes de influencias y los que están acostumbrados a medrar al amparo del poder público Y remató: "Me siento satisfecho porque cumplí con mis compromisos de campaña" En la parte inicial de su discurso, que duró exactamente una hora, el tabasqueño sostuvo que su gobierno no fue de "ocurrencias" Aseguró que en todo momento hubo claridad de propósitos, prioridades, estrategias y metas bien definidas "Desde un principio sostuve ?subrayó-- que un gobierno democrático y de izquierda, sólo se justifica si trabaja por el bienestar y la felicidad de la gente" Al final, López Obrador deseo suerte a su sucesor, Alejandro Encinas, a la usanza de los indígenas del Valle de México: "Buen camino" y, con los brazos en alto, se despidió de sus paisanos de la Ciudad de México entre aplausos y el tema de Las golondrinas como fondo musical Un detalle que llamó la atención en la despedida del funcionario fue la logística instrumentada por el hoy jefe de Gobierno sustituto, Alejandro Encinas El acceso fue rigurosamente controlado y delimitado Y en la explanada del Auditorio Nacional no faltó la mercadotecnia lopezobradorista: carteles, pulseras, playeras, gorras, paliacates y mascadas con leyendas alusivas a la campaña presidencial de López Obrador, quien este sábado registrará su candidatura en el PRD, y, el domingo, inaugurará la casa que habilitó como su cuartel general en la colonia Roma Posteriormente, tomará unos días de vacaciones, y el 11 iniciará su precampaña por el norte del país

Comentarios